Al menos 41 muertas en una cárcel de mujeres tras un motín in Honduras | Internacional

Algunas de las guardias a carga de la seguridad en el Centro Femenino de Adaptación Social tras el motín, en Honduras.ORLANDO SIERRA (AFP)

Un enfrentamiento entre pandillas ha causado una de las peores tragedias carcelarias en Honduras. Al menos 41 mujeres han muerto este martes en el Centro Femenino de Adaptación Social (Cefas), ha confirmado la vocera del Ministerio Público, Yuri Mora, quien ha advertido que la cifra de víctimas puede aumentar. La presidenta Xiomara Castro ha lamentado la matanza y ha asegurado que «tomará medidas drásticas» en momentos en que ha diseñado una política similar a la de su vecino Nayib Bukele para hacer frente a la violencia de las pandillas. “Conmocionada por el monstruoso asesinato de mujeres en Cefas, planeada por maras a vista y paciencia de las autoridades de seguridad. Mi solidaridad con familiares. Convocado a rendir cuentas al Ministro de Seguridad y al presidente de la Comisión Interventora. ¡Tomaré medidas drásticas!”, escribió la mandataria a través de Twitter.

La cárcel de mujeres se encuentra a 25 kilómetros de la capital, Tegucigalpa. Las imágenes de los medios locales muestran escenas de caos en el reclusorio, donde las autoridades han declarado un estado de emergencia tras la matanza. “No vamos a tolerar actos vandálicos ni tampoco irregulidades en esa cárcel. Se autoriza la intervención inmediata con acompañamiento de bombarderos, policías y militares, se declara emergencia”, informó la viceministra de Seguridad, Julissa Villanueva. Las autoridades han ordenado un plan de seguridad que incluye 26 cárceles del país, en el que están encerradas al menos 20.000 personas. Las prisiones de Honduras tienen altos índices delictivos y dentro de ellos grupos criminales que tienen el control organizan extorsiones, ordenan secuestro y la venta de droga.

Medios locales han informado que la matanza ha producido un enfrentamiento entre reclusas pertenecientes a las pandillas Mara Salvatucha MS-13 y la Pandilla 18. El diario La galería informado de videos que muestran un grupo de mujeres calcinadas. “Los cuerpos calcinados están el área de los baños y son parte de las pruebas recabadas con este lamentable hecho”, información periódica. El Viceministro Villanueva dijo que «este es un ataque directo contra el Gobierno de una mujer que tiene la voluntad política de avanzar, nosotros estaremos aquí respondiendo de frente, con valor con nuestras manos limpias hacia adelante».

La coordinadora residente de las Naciones Unidas en Honduras, Alice Shackelford, expresó un «fuerte rechazo a la violencia» tras conocer la tragedia de Cefas. «Mi corazón llora y comparte el luto con sus familias», ha dicho la diplomática. “Me solidarizo con las mujeres en el centro correccional y huyo de la violencia”, dijo Shackelford en una publicación en Twitter.

Esta tragedia se da en momentos en que la presidenta Castro ha decidido tomar medidas similares a las de su homólogo salvadoreño Nayib Bukele para hacer frente a la violencia de las maras. Castro anunció en noviembre una polémica política que incluye excepciones parciales para combatir el crimen en zonas más inciertas de las ciudades hondureñas, como San Pedro Sula, considerada una de las más violentas del mundo. Las medidas se han puesto en marcha en 120 comunidades, donde además se han suspendido las garantías constitucionales y se han movilizado militares para establecer el orden.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Suscríbete aquí para Boletin informativo de EL PAÍS América y recibe todas las claves informativas de la actualidad de la región