Alrededor del 40% de la población mundial está afectada por el riesgo de contraer dengue.

MADRID, 12 de marzo (EUROPA PRESS)-

El jefe del Servicio de Salud Internacional del Hospital Clínico e investigador del Instituto de Salud Global de Barcelona, ​​el doctor José Muñoz, dijo «más o menos considera que el 40 por ciento de la población mundial está afectada de riesgo de dengue», y que «hay 400 millones de casos estimados», y «muchos casos son asintomáticos», concretamente un 80 por ciento.

«Claramente el año ha ido creciendo. Ahora tenemos cifras que son importantes para nosotros en países que tienen serios problemas, como Brasil, por ejemplo, México, su aumento de 189 a 200 años respecto al año pasado en incidencia», dijo declaró durante el encuentro ‘Una Salud: la expansión del dengue, organizado por la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS) y Takeda este martes.

El dengue es una enfermedad transmitida por la picadura del mosquito tigre, debido a factores como la globalización y el cambio climático cada vez está más extendida a todos. En 20 años, los casos de dengue se multiplicaron por 10 y se afirmó que se habían registrado 500.000 casos contra 5 millones en todo el mundo. Hay países donde el dengue era endémico y ya se cumplen 129 años del último informe de la Organización Mundial de la Salud.

«Los mosquitos ‘aedes aegypti’, vectores del dengue, son especies tropicales que se reproducen en ambientes naturales, además de en los troncos de los árboles, pero se han adaptado a la vida en las ciudades. Por eso, tienen a nuestros compañeros y a nosotros mismos». para esta expansión. La expansión que se ha producido por todo el mundo es precisamente porque tiene capacidad de adaptarse a las ciudades”, afirmó el entomatólogo y catedrático de Sanidad Animal de la Universidad de Zaragoza, Doctor Javier Lucientes.

Así, el doctor Lucientes explicó que esta especie «es un mosquito eminentemente urbano, que pica básicamente a las personas». Además, hay dos particularidades que lo hacen «muy peligroso»: «un día, y su actividad coincide con la actividad de otros», y el otro «es muy agresivo» y los integrantes son «excesivamente agresivos».

«Cuando decides que tienes un picar, tienes un pican. Di que además duele muchísimo, yo me he librado hasta ahora. Depende de las personas, a mí en principio no me duele tanto, me duele más la mosca negra. So cuando tenemos un tenga “hay una cierta medida de protección, que nos recuerda que no sólo tiene que ser en la mano y en la persona, sino en todo el cuerpo”, explicó.

Entre las motivaciones por las que la mitad de la población mundial se enfrenta a la globalización, «es la capacidad de destruir en ciertos momentos a personas y comerciantes, en todo el comercio relacionado con neumáticos de un continente a otro, pero en todo lo relacionado con temas vegetales».

Asimismo, los inviernos son todos más cálidos y esto es beneficioso para la propagación de la enfermedad porque “los inviernos tienen mucho frío frente a los huevos de los mosquitos y los mosquitos adultos, pero estos inviernos son más cálidos que los que se adaptan a las cepas y “ellos tener capacidades de resistencia al invierno”.

«La clave es una buena vigilancia por parte de la gente y un buen perfilamiento de la persona infectada. No tenemos ningún espionaje sobre lo que vamos a esperar en el mar donde hay más mosquitos, que en estos momentos en la costa podemos tener suficientes densidades de vectores para poder transmitir», anunció el doctor Lucientes.

En aquel momento, el jefe de contagios del Hospital La Fe de Valencia, el doctor Miguel Calavert, apuntó a «las guerras, el hogar, la deforestación, el cambio climático y el calentamiento global en general» como causas de la expansión del mosquito. tigre, y ninguno de estos «garrapatas y otros tipos de vectores».

Por ello, el doctor Calavert respondió a la necesidad de «sensibilización y educación» de la ciudadanía en vectores en general y en medidas preventivas en particular. “En España hay mucha pasión por el negocio cinematográfico, la pesca, todo eso, sus actividades laborales que favorecen el contagio”, añadió.

VIGILANCIA, CONTROL Y PREVENCIÓN

Durante el simposio se presentaron expertos en tres aspectos clave para abordar la situación mundial del dengue: vigilancia, control y prevención.

Respecto a los dos primeros, el subdirector general de vigilancia de la Agencia de Seguridad Pública de Cataluña, Jacobo Mendioroz, la vigilancia es clave porque «el ayuntamiento de casos es asintomático y va solo a la primera línea del iceberg». Entre las formas de vigilancia, el experto ha desarrollado especialmente la aplicación “Mosquito Alert”, que ayuda a detectar las picaduras del mosquito tigre y sabe cómo activarlo en cada caso.

Además, la prevención es central en las medidas que se llevan a cabo en el momento de viajar fuera y regresar a España, como la vacunación. En este aspecto, la voz formativa de la Asociación Española de Vacunación, la doctora Natividad Tolosa, destacó que «se protege al mosquito en el establecimiento pero cuando también ve».

«No tenemos idea de que nuestros agentes están protegiendo a los mosquitos en las instalaciones, pero cuando volamos aquí, retenemos el vector, pero en muchos casos son asintomáticos. Tenemos una oportunidad de protección con una vacuna que podemos ofrecer a los viajeros contra dengue.» , declaró.

Sin embargo, el doctor Tolosa afirmó que «la vacunación no es eficaz para salvar determinados casos raros». “La novedad y la venta es que esta es una vacuna que se puede aplicar tanto a personas que han tenido contacto con el dengue como a personas que no han tenido contacto con el dengue, por lo que es útil para los viajeros”, explicó.

Así, explicó que es una vacuna con una capa de dosis para quienes la necesitan tres meses pero parece que la protección se extiende a lo largo de los 14 días de la primera dosis y, por tanto, «con una primera dosis se puede mantener». Hasta el momento, un año con un 80 por ciento de efectividad”.

«No tiene sentido el calendario vacante, pero en casos de viajes, etc., no hay nada por nada. Hay que convertirlo en algo endémico aquí», concluyó el doctor Tolosa.