Arabia Saudí no tiene una jaula de oro y exige el regreso de estrellas como Benzema

Que el fútbol no le importa a los saudíes y es simple ‘sportswashing‘ es una mentira categórica. Es una de las grandes pasiones del país de Oriente Próximo. Está en todos los lados. Simplemente con encender la televisión en un hotel se encuentran casi una decena de canales deportivos, de los que cinco, por lo menos, son para la retransmisión de partidos. Tanto de ligas internacionales como de la local, que, para nada, es una sucesión de estadios vacíos. Al revés. Por eso Arabia Saudí exige a estrellas como Benzema rendimiento. No quieren ser una jaula de oro ni un proyecto efímero como Qatar o China; buscan ganar.