julio 15, 2024

Así afecta el estrés a tu salud bucodental

Así afecta el estrés a tu salud bucodental

La gingivitis, la periodontitis, la sequedad bucal o el bruxismo son algunos de los principales problemas que el estrés derivado del trabajo puede causar en nuestra salud bucodental. Los expertos médicos alertan de que debemos tomar medidas para manejarlo y evitar daños irreversibles.


El estrés de la vuelta a la rutina empeora nuestra salud bucodental /EFE

Con la vuelta a la rutina tras las vacaciones, también regresa el estrés. Según el Estudio sobre Salud Bucodental realizado por Sanitas en 2022, más del 70 % de la población considera que el estrés derivado del trabajo empeora su salud bucodental.

El estrés no solamente afecta a nivel mental, tal y como afirman los médicos de Sanitas, sino que cuenta con consecuencias físicas que pueden llegar a dañar el estado de nuestra boca, sobre todo si se prolonga en el tiempo.

“En muchas ocasiones la vorágine que se origina en el trabajo provoca que las comidas se produzcan a deshoras, aumentando la ingesta de azúcares, complica el cepillado dental lo que termina descuidando la higiene bucodental. Si esta rutina se prolonga en el tiempo, lo más común es que se desarrollen enfermedades”, señala la doctora Berta Uzquiza, responsable de Innovación de Sanitas Dental.

El bruxismo

El bruxismo consiste en rechinar y apretar los dientes de manera involuntaria, especialmente por la noche.

Si bien es cierto que puede originarse por múltiples factores, el estrés es una de las principales causas. Esto es debido a que incrementa la tensión muscular en el cuerpo, incluyendo los músculos de la mandíbula.

Según el Estudio Sanitas de Salud Bucodental 2023, un 18,91% de la población general y un 9,65% de los jóvenes menores de 18 años sufren este problema.

Algunas de las consecuencias más graves de bruxismo son el desgaste dental, que puede provocar fracturas y pérdidas de dientes, los dolores de cabeza y cuello, el desarrollo de trastornos del sueño y una dificultad, en algunos casos, para abrir y cerrar la boca adecuadamente.

Con la vuelta de las vacaciones y el regreso a la rutina de trabajo habitual, nuestro nivel de estrés se eleva, por lo que debemos tener cuidado para no deteriorar nuestra salud bucodental.

Estrés salud bucodental
El bruxismo puede provocar desgaste dental. /EFE/NACHO GALLEGO

Otras complicaciones

Además del bruxismo, existen otras complicaciones para nuestra salud bucodental derivadas del estrés. La doctora Berta Uzquiza destaca las más comunes e incide en la importancia de prevenirlas.

  • Gingivitis y periodontitis: Estas dos enfermedades, al igual que las caries, surgen del incremento de la placa bacteriana de nuestra boca, por lo que una buena higiene dental nos puede ayudar a controlarlas.
  • Aftas y herpes labiales: El aumento del cortisol, hormona íntimamente ligada con el estrés, puede alterar nuestro sistema inmune. Esto se relaciona con la aparición de aftas y herpes labiales.
  • Sequedad bucal: Esta es una de las principales consecuencias bucales derivadas del estrés. Lo que sucede es que los vasos sanguíneos de las glándulas salivales se contraen ante situaciones de estresantes, aumentando el riesgo de caries.
  • Síndrome de la boca ardiente: Este síndrome es otra de las complicaciones para nuestra salud bucodental derivadas del estrés. Produce una sensación de quemazón y hormigueo en la boca que causa la alteración del sentido del gusto. Se asocia, sobre todo, a trastornos psicológicos, a la ansiedad y al estrés.
Estrés salud bucodental
La aparición de algunas complicaciones bucodentales es evitable. EFE/Oliver Berg

¿Qué podemos hacer?

Los médicos de Sanitas nos proponen algunas medidas que podemos llevar a cabo en la vuelta a la rutina para reducir el estrés que causa el deterioro de nuestra salud bucodental.

  1. En primer lugar, es fundamental establecer una rutina de sueño. Intentar despertarse y acostarse a la misma hora cada día, así como dormir entre 7 y 8 horas son algunas de las recomendaciones que podemos llevar a cabo para que nuestros músculos tengan el tiempo suficiente para relajarse y descansar.
  2. Realizar ejercicio contribuye a disminuir los niveles de estrés y mejora la calidad de nuestro sueño. Lo recomendado por los doctores es realizar, al menos, 30 minutos de deporte al día, cinco días a la semana.
  3. Limitar el consumo de cafeína y alcohol es importante, ya que son sustancias que pueden aumentar el estrés y la ansiedad.
  4. Practicar técnicas de relajación como la respiración profunda, el yoga, el taichí o la meditación puede ayudarnos a relajar nuestros músculos y a disminuir nuestros niveles de estrés.
  5. Aunque no trate directamente la causa del bruxismo y otras complicaciones de la salud bucodental derivadas del estrés, usar una férula dental es de gran alivio y protege nuestra dentadura.
  6. Por último, tratar de identificar las fuentes de estrés es crucial para aprender a manejar este tipo de situaciones.

Además, los sanitarios recuerdan la importancia de acudir a un experto de la salud mental en caso de que el estrés no desaparezca y afecte de manera negativa a nuestro bienestar.