Bebidas energéticas y adolescentes, consecuencias para la salud

El consumo habitual de bebidas energéticas tiene efectos y consecuencias a nivel cerebral y metabólico, según datos de la última encuesta sobre alcohol y drogas en estudios secundarios en España (ESTUDES) reconocida por el Observatorio Español de las Drogas y las Drogas (OEDA), e información que es posible publicar sobre estas bebidas y sus efectos en la población adolescente.

Bebidas energéticas y adolescentes: consecuencias sobre el cerebro y el metabolismo


Jóvenes esperan artistas en festival en Miami. FOTO EFE/ANTONI BELCHI

En 2023, el consumo de bebidas energéticas alcanzó el máximo desde que la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional de Medicamentos (PNSD) comenzó a estudiar en 2014: el año pasado, el 47,7% de los estudiantes de 14 a 18 años lo hará en los últimos 30 días , con una graduación alcohólica del 19,5%.

Otro estudio reciente del PNSD realizado entre 12 y 13 años reveló anteriormente otro dato: hasta el 37,7% de estas chicas consumieron Red Bull, Burn, Monster, Coca-Cola Energy y otras en el último tiempo, el 10,2% mezcladas con alcohol.

Intensas campañas publicitarias para estas bebidas

Intensas campañas publicitarias están en el origen de la irrupción de estos productos en el mercado, que los definen como «bebidas refrescantes creadas para aumentar la resistencia física, proporcionar sensación de bienestar y estimular el metabolismo, capacidades para minimizar un alto nivel de energía proveniente de una combinación. de ingredientes añadidos por sus posibles efectos estimulantes», informó la OEDA.

Entre sus compuestos se encuentran la cafeína, la glocuronolactona y las vitaminas. Algunos atribuyen sus propiedades estimulantes a aminoácidos como la taurina o a sus extractos vegetales como el ginseng o el guaraná, y en algunos casos a agregados minerales, inositol y carnitina.

Bebidas energéticas: consecuencias para la salud

La realidad, al parecer, es que hay «consecuencias importantes» a nivel cerebral y metabólico: algunos de sus efectos secundarios están relacionados con la estimulación del sistema nervioso central (SNC) y cardiovascular y su relación con el cuerpo y la obesidad.

La ingestión regular también se asocia con sobredosis de cafeína, hipertensión, pérdida ósea y osteoporosis.

Sus efectos secundarios incluyen palpitaciones, insomnio, náuseas, vómitos y micción frecuente.

Como advierte la OEDA, los jóvenes son «uno de los grupos de población con más experiencia» en este ámbito.

De hecho, varias comunidades, entre Galicia y la propia Consejería de Sanidad, con el apoyo de numerosas sociedades científicas, pueden tener en el foco las bebidas energéticas y querer regularizarlas para los primeros años.

Bebidas energéticas y alcohol, antes que otros medicamentos.

Los estudiantes de 14 a 18 años han tenido muchos bebés en el último mes, más de la mitad (54%) son niñas y el 40,7% son niñas, de forma similar a que el aumento del consumo en los últimos años ha sido más del doble en ellas que en ellas.

En los últimos días, la prevalencia ha ido aumentando paulatinamente hasta alcanzar su pico en 18 años (59,8 por siglo).

Además, el consumo de alcohol ha aumentado y este grupo también muestra un uso significativo de medicamentos: así, el 72,5% de los adolescentes que consumen energía consumen alcohol; el 32,3%, tabaco; el 24,3%, cannabis; el 10,5%, hipnosedantes, sin receta; y 1,6, éxtasis o cocaína.

Otro dato del estudio es que los jóvenes que consumieron bebidas energéticas en los últimos 30 días con notas mediáticas, repitieron más cursos o hicieron más cosas que el resto. Estas diferencias son todas las principales cuando se trata de mezclar con alcohol.

Las diferencias son más significativas con las salidas nocturnas: el porcentaje de personas que consumen bebidas energéticas o no alcohólicas en los últimos 30 días y que consumen dos o tres noches a la semana, desciende en los tres días de la semana o más después, y cenar más cada semana para comer con amigos, en el cine o para estar allí, sobre todo los que no quieren.

Al desarrollar actividades como leer o adquirir algún hobby como tocar un instrumento musical que funcione como armadura protectora, por lo que la prevalencia de consumo es menor entre los adolescentes que ejercen algunas de estas tareas, véanlos OEDA.

cartelcartel
EFE/Ulises Rodríguez