Black Friday: ¿Cómo saber si no se pueden inflar los precios antes de bajarlos? ¿Cuáles son los derechos de los consumidores? | Mis Derechos | Economía

¿Quieres comprar el Black Friday? Un grupo de expertos explica cómo detectar posibles abusos.IMÁGENES FALSAS

No es a tu gato al que le gusta este Black Friday. El mensaje transmitido por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) a un estudio reciente, publicado en los últimos años, asegura que la fiesta navideña es, en realidad, un trampantojo. Según su investigación, los comerciantes anuncian caídas del 23% para el centro de medios; Sin embargo, si comparas los precios con los más bajos de los últimos 30 días (como marca la ley), es seguro que los precios no son más bajos, si no es así. En concreto, los productos tienen una tasa un 3% superior, según datos referenciados sobre el consumo en Internet.

Desde hace un año, las asociaciones de consumidores insisten en que hay que tener cuidado, porque las promociones del Black Friday y el Ciber Monday pueden arruinar mucho y pocas novedades. Anuncios que no calman el frenesí de los consumidores; De hecho, cada uno de sus usuarios reconoce que comprará en las tiendas negras y, según los cálculos de la propia asociación, pagará una media de 237 euros.

En este consumo de fibra, ¿¿Cómo sabes que una chica es una verdadera pandilla? ¿Qué pasa con los posibles abusos por parte de los vendedores durante el Black Friday y cómo denunciarlos? Un grupo de expertos explica cómo actuar ante estas pruebas y cómo detectar posibles abusos.

Según la ley, ¿cómo se debe anunciar una entrega de premios?

Por lo tanto, los comerciantes están obligados a saber ya que se ha bajado un precio y cómo se ha bajado. Esta información debe estar claramente indicada en la etiqueta del producto. Paraca Belén Campos Manzanaressociedad gestora de Ponter Abogados y Asesores, las empresas pueden anunciar el resultado del trabajo de ambos métodos: por un lado, «indicando el porcentaje de descripción del precio original», y por otro, «indicando el precio anterior y el reembolso actual» Aunque es habitual, la razón es que los vendedores eligen entre sus dos opciones.

Pero hecha la ley, hecha la trampa. La regulación tiene un riesgo y sólo exige indicar el precio más bajo de los últimos 30 días. Por tanto, en realidad, el consumidor no tiene forma de conocer el incremento de precio en el período justo anterior. Es decir, la ley no obliga a los comerciantes a informar si el precio del Black Friday es efectivamente el más bajo del año. Tampoco importará si es el más bajo del periodo.

“Esto es una ganga”, ¿cómo sabemos que el comerciante dice la verdad?

Ante la eficacia de los medios de control, Inmaculada Vivas, catedral de derecho civil de la Universidad de Sevilla, afirma que muchas empresas incurren en prácticas comprometidas o abusivas. Por ejemplo, «enviar el precio un día antes del período de canje para aplicar el precio a la cifra más alta», apunta; o “calcular el destino en base a un precio anterior”, que “no sea el más bajo del mes pasado”, lo que tiene como consecuencia que “los precios estén hinchen”.

Hay, no hay objeción, algunos consejos para frenar los engaños. “Algunas organizaciones de consumidores y usuarios ofrecen seguros o herramientas de comparación de precios”, afirma el profesor. Este es el caso de la página web de la OCU, que contiene un aseguradora de precios lo que permite saber si realmente el precio anunciado es el más chollo de los últimos meses. Belén Campos coincide en esta sensación de que existen otras iniciativas muy útiles, en este caso privadas, como www.verificadordeofertas.com, lo que ayuda al usuario a discernir si una oferta es una oportunidad o una ganancia, realizando un rastreo entre 500 páginas web y 30 millones de productos.

Supongo que un negocio tiene los precios inflados, ¿cómo podemos denunciarlo?

La parte más difícil en este punto es armar los ensayos. Esto es más importante en los negocios de Internet, donde es posible seguir la actividad digital de las tiendas virtuales. FACUA recomienda utilizar las páginas como web.archive.org, lo que permite comparar el precio en una web en el pasado y funcionar como una especie de máquina del tiempo en números rojos.

Se pueden utilizar capturas de pantalla certificadas para ocultar precios inflados ilegalmente. Con las pruebas, el abuso. “Lo denunció claramente el Ministerio de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030”quienes “deberán actuar contra ellos mediante la imposición de las sanciones correspondientes”, subrayó Vivas.

¿Aceptar una rebaja de precio que implique renunciar a derechos del consumidor?

Es común pensar que cuando los especialistas en marketing aplican cualquier tipo de investigación a los consumidores, les están pidiendo un favor. También es común crear artículos que Sufrí una rebaja no se puede realizar ninguna garantía ni transferencia. Sin embargo, quien desee adquirir un producto no implica renuncia al derecho.

“El consumidor tiene los mismos derechos que cuando compra sin devolución, por lo tanto, las garantías serán siempre las mismas”, y lo mismo ocurre con el resto de derechos que “permanecen inalterables en los plazos de depósito o reembolso”, recuerda el abogado. Campos Manzanares.

Compró una altura equívoca y me hizo pagar la diferencia entre el precio reembolsado y el precio real, tal vez viernes negro acabó. ¿Tienes derecho a hacer esto?

En este caso, los comerciantes tienen la potestad de liquidar la diferencia entre un artículo comprado con el cliente y otro que una vez cumplido el plazo de devolución si éste quiere cambiar por otro. En las tiendas digitales, por ejemplo, los consumidores tienen derecho a desistir – se decide que puede transferir el producto y recuperar el dinero sin explicación – dentro de los 14 días. Pero si está buscando una nueva talla y el Black Friday ya pasó, es posible que el día deba compensar la diferencia.

Para evitar errores, debes buscar en la página web del producto y localizar este mensaje: «si el artículo que deseas cambiar ha sido rebajado antes o después de tu compra, la diferencia de precio no se aplicará en el cambio de talla». Ante estas situaciones, Campos Manzanares recomienda que lo mejor es “probar la política de cambios y novedades de cada establecimiento en cuestión para saber si podemos exigir que mantengamos el precio de rebajado”.

José MiraEl abogado especialista en derecho del consumidor de Gallego Mira, reafirmó que “aunque haya un cambio de talla y éste se produzca fuera del plazo de viernes negro, no tenemos derecho a exigir una determinada cantidad por la diferencia”. Y además, si llega el segundo artículo y no está pactado con el consumidor, y esta opción es transferir el dinero y recuperarlo, «la cantidad que se cobrará por la transferencia será el precio pagado en su día, no el precio actual del producto».

¿Tienen los mismos derechos los consumidores que compran “online” que los que tienen vida física?

Sí. Los comerciantes digitales, al igual que las localidades, tienen todos los mismos derechos de garantía, retiro o transferencia. Resulta, como Mira Berenguer, que «las relaciones comerciales en Internet deben estar respetadas por los derechos de los consumidores». En particular “porque existen políticas de transferencias que, incluso, superponen a todo ello los mínimos legales en beneficio del consumidor”.

La agenda de Cinco Días

Las ciudades económicas más importantes del momento, con las claves y contexto para entender tu capacidad.

RECIBELO EN TU CORREO