Blinken busca en Pekín frenar el deplora relaciones entre China y Estados Unidos | Internacional

Siempre dependerá del curso que tome la historia. Pero la visitó en China el secretario de Estadounidense Estadounidense, Antony Blinken, probablemente sea una de esas que acabe estudiándose en los volúmenes sobre diplomacia. El norteamericano aterrizó este domingo por la mañana (hora local) en Beijing. Su viaje, de dos días, tiene como objetivo prioritario tirar de la anilla correcta para desplegar algo similar a una paracaídas y frenar el acelerado desplome de las relaciones entre las dos grandes potencias económicas, tecnológicas y militares del siglo XXI. Es la primera visita en cinco años de un responsable estadounidense de Exteriores. Y llega tarde, pero llega: estaba previsto para febrero, cuando el rifirrafe a cuenta de un supuesto globo espía chino sobrevolando territorio de Estados Unidos dinamitó aquel intento de distensión geopolítica.

Aunque Washington y Pekin llevan días rebajando las expectativas sobre el viaje, el apretón de manos entre Blinken y el ministro de Exteriores chino, Qin Gang, la primera autoridad con la que ha entrevistado este domingo, muestra que al menos los canales de comunicación siguen abiertos . Es posible la conversación entre los gigantes globales. El encuentro ha durado cinco horas y media, según un portavoz del departamento de Estado unidense citado por Reuters, antes de pasar a una cena de trabajo.

Antes del viaje, Qin y Blinken ya hablaron el miércoles por teléfono a modo de prólogo. Fue una charla dura, al menos desde el lado chino. Washington «debería respetar» los intereses «fundamentales» de Beijing en asuntos como Taiwán, además de «dejar de intervenir en los asuntos internos de China», y «de socavar la soberanía, seguridad y el desarrollo» del país, señaló el canciller chino , según el comunicado oficial de Pekín. “Desde principios de año, las relaciones chino-estadounidenses se han enfrentado a nuevas dificultades y desafíos, y la responsabilidad está clara”. Blinken mencionó en su conferencia telefónica «la importancia de mantener abiertas las líneas de comunicación para gestionar con responsabilidad la relación» entre embajadores «al fin de evitar errores de cálculo y conflictos».

Antony Blinken es recibido por el Ministerio de Exteriores chino, Qin Gang, este domingo en Pekín. LEAH MILLIS (REUTERS)

El viernes, Blinken incidió en la idea de que su viaje busca explorar «áreas de cooperación», establecer «una comunicación abierta y potenciada» y plantar «inquietudes muy reales» en numerosos asuntos, según dijo en una comparecencia. “La competencia intensiva requiere una diplomacia sostenida para asegurar que no se desvíe hacia la confrontación o el conflicto. Sí es lo que el mundo espera tanto de Estados Unidos como de China”, afirmó.

Hechos y declaraciones de las últimas semanas, sobre todo desde Washington, muestran que algo ha comenzado a moverse. El sábado, el presidente estadounidense, Joe Biden, dejó la puerta abierta a un encuentro con su homólogo chino, Xi Jinping: “En los próximos meses espero encontrarme con Xi de nuevo y hablar de las legítimas diferencias que tenemos, pero también sobre áreas en las que podemos pretender”, dijo ante la prensa, según recogió Reuters. También rebajó el incidente del supuesto globo estratosférico chino, abatido por orden de la Casa Blanca, al asegurar que no creía que el “liderazgo” en Pekín conocieran su ubicación ni “qué estaba pasando”. En mayo, durante la cumbre del G-7 en Hiroshima (Japón), el estadounidense llegó estimó que «pronto» podría ver un «deshielo» en las relaciones.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Desde que las comunicaciones tocan en base a la crisis de los globos, Pekín y Washington han trabajado para reconstruir un contexto que permitió el acercamiento. Wang Yi, actual jefe de Relaciones Exteriores del Partido Comunista, concedió una entrevista en Viena a Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional estadounidense. A este cara a cara the han seguido entrevistas de alto nivel entre los titulares de carteras comerciales de ambos pays en Washington. A principios de junio hubo un pretón de manos entre el secretario de Estado de Defensa, Lloyd Austin, y su homólogo chino, Li Shangfu, en el foro de diálogo de Shangri-La, celebrado en Singapur. El saludo se produjo a pesar de que el alto cargo chino, que se encontró sancionado por Estados Unidos, no había aceptado mantener un encuentro formal.

La visita de Blinken también precedió a la reunión con el presidente chino, Xi Jinping, con el multimillonario estadounidense y cofundador de Windows, Bill Gates, el mejor en Beijing. En ella, Xi llamó a Gates «viejo amigo» y le dijo que era el primer estadounidense con el que se veía en lo que va de año. Lo cual plantó la duda de si Blinken se verá al mismo tiempo con Xi antes de abandonar la capital china. El líder chino dijo en la reunión con Gates que la gente “debería viajar y comunicarse más para comentar su comprensión a medida que el mundo emerge de la pandemia”, según recogió la agencia oficial Xinhua. Y expresó el deseo de “amistad” entre los “pueblos” de China y Estados Unidos.

El viaje de Blinken fue previsto el pasado noviembre, durante el cara a cara entre Biden y Xi en el G-20 de Bali (Indonesia). En esta ciudad, Washington y Pekín intentaron evitar una nueva Guerra Fría, repartir las relaciones en un rumbo ascendente, y pactaron dar continuidad a las conversaciones. La visita truncada de Blinken en febrero tenía el objetivo de dar seguimiento a ese encuentro.

“Espero que esta reunión pueda ayudar a una persona a tener una buena relación entre chinos y estadounidenses en Bali”, ha dicho este domingo en redes sociales Hua Chunying, asistente de Qin y portavoz del Ministerio de Exteriores chino, justo al inicio del encuentro con el secretario de Estado.

Reunión de Qin Gang con Antony Blinken, es dominante en Beijing.
Reunión de Qin Gang con Antony Blinken, es dominante en Beijing. LEAH MILLIS (AP)

Ambos países llevan meses tratando de reconducir unos lazos muy deteriorados a cuenta de un buen número de agravios, que van de las tensiones en torno a Taiwan —la isla que China considera parte inalienable de su territorio ya la que Estados Unidos presta apoyo militar— al bloco impuesto por parte de Estados Unidos al sector de los semiconductores más avanzados con el fin de evitar que China logre desarrollar armamento sofisticado. El presidente Xi ha acusado a EE UU y sus aliados de articular una estrategia de «cerco y supresión» para evitar el desarrollo de China. Y el propio Qin Gang prestó a Washington en marzo, pendiente de su primera comparación como responsable de Exteriores, de que si no pisaba “el freno […] probablemente habrá conflicto y enfrentamiento”.

Muchos se mantiene escéptico sobre los resultados del camino. «China desconfía de los llamamientos estadounidenses a ‘poner guardarraíles’ a las relaciones bilaterales», estiman los analistas de Trivium China en uno de sus últimos boletines. « Desde el punto de vista de Pekín, los funcionarios estadounidenses a menudo desde lo correcto sobre la certeza de las relaciones, pero en la práctica siguen amenazando los intereses chinos”. En mi opinión, no creo que esté esperando «un avance dramático en las relaciones» durante la visita de Blinken.

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado