Cesa al Ministro de Infraestructura lo filtrará a provincias

«Ya tienes a las provincias sin peso. Ya ves tu fondo». Estas medidas del presidente argentino, Javier Milei, de los gobernadores provinciales, devastaron la primera crisis del gobierno. En el pleno, negociaciones para aprobar el decreto y la “Ley Óminibus” con cientos de reformas económicas, legales y políticas, Milei llevó a las provincias a eliminar transferencias del Gobierno central a presupuestos regionales si no puedes presionar tus votos para que voten a favor de las macroleyes. El Ministro de Infraestructura, Guillermo Ferraro, filtró estas palabras a la prensa, y Milei no lo hizo, porque optó por elegir a Ferraro y eliminar al ministro dentro de los 90 días de su mandato.

Esta sacudida política ya está en Luis ‘Toto’ Caputo, el actual Ministro de Economía y Hacienda, ante un ministerio encargado de absorber infraestructuras, transportes y servicios públicos, la cartera que tenía hasta ahora Ferraro. Así, el que será ministro de Economía del expresidente Mauricio Macri se convertirá en el nuevo “presidente sin lucha”, la persona con más poder en el ejecutivo libertario de Milei.

Pero la filtración que ha desatado el político Earthmoto también revela La precaria situación del presidente., que quiere construir un gobierno fuerte y que aborda décadas de inercia política sobre la base de una minoría parlamentaria con kilómetros de piezas que quieren abordar cualquier cosa. Aquí, los gobiernos provinciales tienen amplia experiencia en negociar la ayuda de sus líderes para lograr mejores cambios de financiamiento o concesiones legales. Pero Milei optó por la opción contraria: si le ofrecen más dinero, de ser así, preferirá empresas con depósitos “sin peso” si no obedece.

La respuesta no se hace esperar. El vicegobernador de Río Negro, Pedro Pesatti, dijo que su provincia «produce el 90% de la energía que necesita la Argentina», y traer «dejar sin energía al Gobierno central», cortando las transferencias de electricidad a Buenos Aires. «No puedo, pienso, utilizar la amenaza como metodología para creer. ‘Los voy a fundir a todos’, ¿quien grita que eres ¿Quién ocupa la presidencia? En este juego de multas uno responde como puedo”, añadió.

Mientras tanto, el alcalde de la Ciudad de Buenos Aires, Jorge Macri, primer presidente, optó por llegar a los libertarios y confirmar los hechos de gobernabilidad con la UCR (centro de la ciudad) y tiene el profesionalismo, un anuncio de uno de los gobernadores. Más poderosos y que, en principio, debería ser fácil atraer la atención del partido de Mauricio Macri hacia Milei.

Negociaciones caóticas

Y en el Congreso, los diputados que negociaron con el Gobierno la aprobación de la “ley ómnibus” criticaron el “caos” para quienes están produciendo. Oscar Agost Carreño, diputado de la Coalición Federal de Hacemos (HCF), bloqueó la clave para mantener la mayoría absoluta respecto de los dos sentidos, denunciando que El oferente negocia no en el Congreso, sino en un departamento en el barrio porteño de Recoleta.. Y no nos encontramos con la señora de gobierno ni con el grupo parlamentario de Milei, sino con Federico Sturzenegger, economista e intelectual autor de las reformas de Milei, pero que no hizo alarde de nada. “No vamos a ningún tipo de reunión que no pase con las autoridades de la Cámara”, añadió.

Es por ello que varias personas han decidido confirmar el proyecto asegurando que el texto de la ley se modificará tras reconocer a sus empresas, sin que usted haya sido anunciado previamente. El diputado Carlos Gutiérrez (también del HCF) dijo que «nos hemos encontrado con modificaciones que no saben quién ni cómo ser escuchado, después de un dictamen firme». La abogada Valeria Carreras, denuncia de esta irregularidad ante los tribunales. «Todos los 55 diputados que dictan el dicta oficial saben que es un tema firme. Es un tema institucional y político serio», añadió.

El titular del HCF, Migel Ángel Pichetto, avisó a Milei que este camino no lleva a ninguna parte. “Si el gobierno en la plaza central no avanza hacia la vía de la coalición, habrá dificultades. Entonces no puede funcionar durante cuatro años.«, declaró. En su opinión, habrá que sacar la Ley Óminibus de las reformas judiciales o del sistema electoral y presentar un proyecto económico solo. Y está claro que las provincias y la oposición no son quienes han votado. por el pueblo: “Se votó Por más diálogo, salir del enfrentamiento. Eso también fue votado, no votamos un modelo autoritario». Y se dirigió directamente a Sturzenegger, la «eminencia gris» de Milei: «Cree que puede venir cada cuatro años con soluciones mágicas. Usted siente un profundo desprecio por parte de la política, el parlamento y los abogados.No sabemos nada de derechos, podemos hacer correcciones a 300 leyes, una locura”, respondió.

Mientras tanto, los tribunales han bloqueado partes de la reforma laboral que incluyen el «decreto» y tienen pendientes más recursos de la oposición. Un caos legislativo que se ve venir ante la minoría parlamentaria del Gobierno. Lo extraordinario es que el caos se crea a un ritmo constante durante al menos dos meses en el poder.

WhatsAppGorjeoLinkedInSer fuerteSer fuerte