julio 19, 2024

China ve espías en todos lados, pide ayuda a los ciudadanos y ofrece millonarias recompensas para quienes los denuncien

China ve espías en todos lados, pide ayuda a los ciudadanos y ofrece millonarias recompensas para quienes los denuncien

China ve fuerzas empeñadas en debilitarlo en todas partes: incrustadas en empresas multinacionales, infiltrándose en las redes sociales, rodeando a estudiantes ingenuos. Y quiere que su gente también los vea.

Las universidades chinas exigen que los profesores tomen cursos sobre protección de secretos de Estado, incluso en departamentos como el de medicina veterinaria. Un jardín de infantes en la ciudad oriental de Tianjin organizó una reunión para enseñar al personal cómo “comprender y utilizar” la ley antiespionaje de China.

El Ministerio de Seguridad del Estado de China, un departamento generalmente encubierto que supervisa la policía secreta y los servicios de inteligencia, incluso abrió su primera cuenta en las redes sociales, como parte de lo que los medios de comunicación oficiales describieron como un esfuerzo por aumentar la participación pública. Su primer mensaje: un llamado a una “movilización de toda la sociedad” contra el espionaje.

“La participación de las masas”, decía el post, debería “normalizarse”.

El gobernante Partido Comunista de China está reclutando a gente común y corriente para protegerse contra las amenazas percibidas al país, en una campaña que desdibuja la línea entre la vigilancia y la paranoia. La economía del país enfrenta su peor desaceleración en años, pero el líder autoritario de China, Xi Jinping, parece más obsesionado con la seguridad nacional y la prevención de amenazas al control del partido.

«Debemos estar preparados para los peores y extremos escenarios», dijo Xi a la Comisión de Seguridad Nacional de China en mayo. Pidió a los funcionarios que «mejoren el seguimiento en tiempo real» y «se preparen para el combate real».

La sensación de urgencia puede verse acentuada por el hecho de que Beijing enfrenta algunos de sus mayores desafíos desde la ascensión de Xi hace más de una década. Más allá del pesimismo económico, las relaciones de China con Occidente son cada vez más tensas. Y los cambios de personal inexplicables en los niveles más altos de poder (incluida la repentina destitución en julio del ministro de Relaciones Exteriores de China y de dos generales de alto rango) sugieren que Xi pudo haber temido amenazas a su control.

En julio, China revisó su ley antiespionaje para ampliar un alcance ya amplio de actividades que considera espionaje. Ofrece recompensas de decenas de miles de dólares a las personas que denuncien a los espías.

Un empleado de limpieza de la CIA mientras trabaja en la sede de la CIA en Langley, Virginia. Foto EFE

Si bien el llamado a una vigilancia masiva ha inspirado una cautela generalizada, no está claro en qué medida esto se está traduciendo en acciones sobre el terreno. En el último mes, las autoridades anunciaron la captura de al menos cuatro espías, incluidos dos hombres reclutados por la CIA, pero algunos de los casos parecían ser casos antiguos anunciados tardíamente, como el de un matrimonio arrestado en 2019.

Las autoridades también dijeron a principios de este año que habían condenado a un ciudadano estadounidense a cadena perpetua por espionaje y arrestaron a un editor de alto rango de un periódico chino mientras cenaba con un diplomático japonés. (La familia del editor ha calificado los cargos como falsos).

«El impulso refleja los profundos desafíos de legitimidad y la crisis que enfrenta el régimen«, dijo Chen Jian, profesor de historia moderna de China en la Universidad de Nueva York. Chen dijo que el llamado a la acción masiva tenía ecos de las amplias campañas que Mao Tse Tung desató en parte para consolidar su propio poder. La más notable fue la Revolución Cultural, un período de caos y derramamiento de sangre que duró una década en el que los líderes chinos instaron a la gente a denunciar a sus maestros, vecinos o incluso familias como “contrarrevolucionarios”.

En todos lados

La sociedad china no se vería tan fácilmente arrastrada a un frenesí mafioso ahora, dado cómo se ha modernizado el país, señaló Chen. Y China tiene motivos para mostrarse cautelosa: el director de la CIA, William Burns, dijo recientemente que Estados Unidos estaba reconstruyendo su red de espionaje en China.

China tampoco es la única que adopta advertencias cada vez más graves sobre la influencia extranjera. Algunos han advertido que Washington está avivando un nuevo Terror Rojo, como a través de la ahora desechada Iniciativa China del Departamento de Justicia dirigida a académicos. Estados Unidos y otros países occidentales también están trabajando para restringir el acceso a TikTok, la aplicación de videos cortos de propiedad china, alegando preocupaciones de seguridad.

Pero el enfoque de China destaca por su escala y ubicuidad.

En los trenes de alta velocidad, un vídeo en bucle advierte a los pasajeros que tengan cuidado al tomar fotografías para las redes sociales, en caso de que capturen información confidencial. En las oficinas gubernamentales donde los residentes realizan trámites de rutina, carteles les recuerdan que deben «construir una línea defensiva del pueblo».

Un gobierno local de la provincia de Yunnan publicó un vídeo de hombres y mujeres con la vestimenta tradicional de los Yi, un grupo étnico de la zona, bailando y cantando alegremente sobre la ley de seguridad nacional de China.

“Quienes no denuncien serán procesados. Cubrir crímenes conducirá a la cárcel”, cantaron los artistas mientras se desplegaban en círculo, mientras las mujeres agitaban sus faldas de color amarillo, azul y rojo brillante.

Otras formas de educación contra el espionaje son más formales. La Administración Nacional de Protección de Secretos de Estado tiene una aplicación con un curso en línea sobre mantenimiento de secretos, que muchas universidades y empresas han ordenado a su personal que complete. La primera lección comienza con una cita de Mao sobre la importancia de la confidencialidad; uno posterior advierte que los iPhone y los dispositivos Android son productos extranjeros y pueden ser vulnerables a la manipulación.

Incluso se han reclutado grupos que parecen tener poco que ver con la seguridad nacional. Un departamento de educación deportiva de una universidad de la provincia de Shandong ordenó a los profesores realizar el curso en línea; lo mismo hizo una facultad de medicina veterinaria en la ciudad de Guangzhou.

Un hotel, en la ciudad costera de Yantai, generalmente anuncia escapadas a la playa y ofertas para cenar en sus publicaciones en las redes sociales. Pero en octubre pasado publicó una infografía sobre los grupos que el Ministerio de Seguridad había considerado con mayor riesgo de cooptación por enemigos extranjeros. Entre ellos había personas que habían estudiado en el extranjero y “jóvenes usuarios de Internet”.

Los jóvenes chinos son un área de especial preocupación, especialmente después de las protestas generalizadas del año pasado contra las duras restricciones de COVID en China. Algunos participantes eran estudiantes universitarios que habían estado encerrados en sus campus durante meses. Y ahora muchos jóvenes enfrentan una serie de otros problemas, incluido un desempleo récord.

Pero las autoridades han atribuido el descontento a instigadores externos. Después de las protestas del año pasado, un funcionario chino dijo que los asistentes habían sido «comprados por fuerzas externas».

Parte de la solución de las autoridades es enseñar a los jóvenes a estar más en guardia. Xi ha pedido ampliar la educación sobre seguridad nacional y las universidades han creado equipos de estudiantes encargados de denunciar a personas que, entre otras cosas, utilizan sitios web extranjeros.

Pero las constantes exhortaciones también recuerdan a los estudiantes que ellos también están siendo observados. La policía o los administradores han interrogado a estudiantes universitarios en Beijing por intercambiar mensajes con periodistas del New York Times, en al menos dos casos, antes de que se publicara ningún artículo.

Quizás el efecto central –u objetivo– de la campaña haya sido hacer que incluso la más mínima conexión con los extranjeros sea motivo de sospecha. Esto se ha extendido a campos culturales donde el intercambio ha sido históricamente más rico. Algunos académicos han dejado de reunirse con extranjeros. Lugares de toda China han cancelado actuaciones de músicos extranjeros.

Algunos chinos han reaccionado con escepticismo al llamado a una vigilancia constante.

Cuando un aeropuerto en la provincia de Hunan recientemente prohibió a los Teslas en sus estacionamientos, argumentando que los autos de la compañía estadounidense podrían usarse para espiar, algunos comentaristas de las redes sociales preguntaron si los aviones Boeing también deberían prohibirse. Incluso Hu Xijin, editor retirado del Global Times, un tabloide del partido nacionalista, escribió en línea que era preocupante que académicos que él conocía estuvieran evitando a los extranjeros.

Pero los funcionarios han restado importancia a las preocupaciones. En un editorial sobre el llamado a la movilización masiva, Global Times dijo que los paranoicos eran los críticos.

«Si no has hecho nada malo», decía, «¿por qué estás tan asustado?»