cómo la CIA ayuda en secreto a Ucrania a luchar contra Putin

Enclavada en un denso bosque, la base militar ucraniana parece abandonada y destruida, su centro de mando es una cáscara quemada, víctima de un bombardeo de misiles rusos al principio de la guerra.

Pero eso es en la superficie.

No muy lejos, un discreto pasadizo desciende a un búnker subterráneo donde equipos de soldados ucranianos rastrean satélites espías rusos y escuchan conversaciones entre comandantes rusos.

En una pantalla, una línea roja seguía la ruta de un dron explosivo que atravesaba las defensas aéreas rusas desde un punto en el centro de Ucrania hasta un objetivo en la ciudad rusa de Rostov.

El búnker subterráneo, construido para sustituir al centro de mando destruido en los meses posteriores a la invasión rusa, es un centro neurálgico secreto del ejército ucraniano.

Y hay un secreto más: la base está financiada casi en su totalidad, y equipada en parte, por la CIA.

«Ciento diez por ciento», dijo en una entrevista en la base el general Serhii Dvoretskiy, un alto mando de los servicios de inteligencia.

A punto de entrar en el tercer año de una guerra que se ha cobrado cientos de miles de vidas, la colaboración en materia de inteligencia entre Estados Unidos y Ucrania es uno de los pilares de la capacidad de este país para defenderse.

La CIA y otras agencias de inteligencia estadounidenses proporcionan información para ataques selectivos con misiles, rastrean los movimientos de las tropas rusas y ayudan a mantener las redes de espionaje.

Pero esta asociación no se creó en tiempos de guerra, ni es Ucrania la única beneficiaria.

Echó raíces hace una década, formándose a trompicones bajo tres presidentes estadounidenses muy diferentes, impulsada por personas clave que a menudo asumieron riesgos audaces.

Ha transformado a Ucrania, cuyas agencias de inteligencia se consideraron durante mucho tiempo totalmente comprometidas por Rusia, en uno de los socios de inteligencia más importantes de Washington contra el Kremlin en la actualidad.

El puesto de escucha en el bosque ucraniano forma parte de una red de bases de espionaje apoyada por la CIA y construida en los últimos ocho años, que incluye 12 emplazamientos secretos a lo largo de la frontera rusa. Antes de la guerra, los ucranianos demostraron su valía a los estadounidenses al recopilar interceptaciones que ayudaron a demostrar la implicación de Rusia en el derribo en 2014 de un avión comercial, el vuelo 17 de Malaysia Airlines.

Los ucranianos también ayudaron a los estadounidenses a perseguir a los agentes rusos que se entrometieron en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016.

Alrededor de 2016, la CIA comenzó a entrenar a una fuerza de comandos de élite ucraniana -conocida como Unidad 2245- que capturaba drones y equipos de comunicaciones rusos para que los técnicos de la CIA pudieran aplicarles ingeniería inversa y descifrar los sistemas de cifrado de Moscú.

(Uno de los oficiales de la unidad era Kyrylo Budanov, actual general que dirige la inteligencia militar ucraniana).

Y la CIA también ayudó a entrenar a una nueva generación de espías ucranianos que operaban dentro de Rusia, por toda Europa y en Cuba y otros lugares donde los rusos tienen una gran presencia.

La relación está tan arraigada que los oficiales de la CIA permanecieron en un lugar remoto del oeste de Ucrania cuando el gobierno de Biden evacuó al personal estadounidense en las semanas previas a la invasión rusa de febrero de 2022.

Durante la invasión, los oficiales transmitieron información de inteligencia crítica, incluyendo dónde estaba planeando Rusia ataques y qué sistemas de armas usarían.

«Sin ellos, no habríamos podido resistir a los rusos ni vencerlos», afirma Ivan Bakanov, entonces jefe de la agencia de inteligencia nacional de Ucrania, la SBU.

Los detalles de esta alianza de inteligencia, muchos de los cuales revela The New York Times por primera vez, han sido un secreto muy bien guardado durante una década.

En más de 200 entrevistas, funcionarios y ex funcionarios de Ucrania, Estados Unidos y Europa describieron una asociación que estuvo a punto de fracasar por la desconfianza mutua antes de ampliarse constantemente, convirtiendo a Ucrania en un centro de recopilación de inteligencia que interceptó más comunicaciones rusas de las que la estación de la CIA en Kiev, Ucrania, podía manejar inicialmente.

Muchos de los funcionarios hablaron bajo condición de anonimato para hablar de inteligencia y asuntos de diplomacia sensible.

Ahora estas redes de inteligencia son más importantes que nunca, ya que Rusia está a la ofensiva y Ucrania depende más del sabotaje y de los ataques con misiles de largo alcance que requieren espías lejos de las líneas enemigas.

Y están cada vez más en peligro:

Si los republicanos del Congreso ponen fin a la financiación militar de Kiev, la CIA podría verse obligada a reducirla.

Para tratar de tranquilizar a los dirigentes ucranianos, William Burns, director de la CIA, realizó el jueves una visita secreta a Ucrania, la décima desde la invasión.

Desde el principio, un adversario común -el Presidente Vladimir Putin de Rusia- unió a la CIA y a sus socios ucranianos. Obsesionado con «perder» Ucrania a manos de Occidente, Putin ha interferido regularmente en el sistema político ucraniano, eligiendo a dedo a los líderes que creía que mantendrían a Ucrania dentro de la órbita de Rusia, pero cada vez le salía el tiro por la culata, llevando a los manifestantes a las calles.

Hace mucho tiempo que Putin culpa a las agencias de inteligencia occidentales de manipular Kiev y sembrar el sentimiento antirruso en Ucrania.

Hacia finales de 2021, según un alto funcionario europeo, Putin estaba sopesando si lanzar su invasión a gran escala cuando se reunió con el jefe de uno de los principales servicios de espionaje de Rusia, quien le dijo que la CIA, junto con el MI6 británico, estaban controlando Ucrania y convirtiéndola en una cabeza de playa para operaciones contra Moscú.

Pero la investigación del Times descubrió que Putin y sus asesores malinterpretaron una dinámica crítica.

La CIA no presionó para entrar en Ucrania.

Los funcionarios estadounidenses se mostraban a menudo reacios a participar plenamente, temiendo que no se pudiera confiar en los funcionarios ucranianos y preocupados por provocar al Kremlin.

Sin embargo, un estrecho círculo de oficiales de inteligencia ucranianos cortejaron asiduamente a la CIA y poco a poco se hicieron vitales para los estadounidenses.

En 2015, el general Valeriy Kondratiuk, entonces jefe de la inteligencia militar ucraniana, llegó a una reunión con el jefe adjunto de la CIA y, sin previo aviso, le entregó una pila de archivos de alto secreto.

Ese primer lote contenía secretos sobre la flota del norte de la armada rusa, incluida información detallada sobre los últimos diseños de submarinos nucleares rusos.

Residentes locales asisten a una ceremonia conmemorativa bajo un puente destruido en Irpin, al noroeste de Kiev, el 24 de febrero de 2024, en el segundo aniversario de la invasión rusa de Ucrania. (Fotografía de Roman PILIPEY / AFP)

Al poco tiempo, equipos de agentes de la CIA salían regularmente de su despacho con mochilas llenas de documentos.

«Comprendimos que teníamos que crear las condiciones de confianza», dijo Kondratiuk.

A medida que la alianza se profundizaba a partir de 2016, los ucranianos se impacientaron por lo que consideraban una excesiva cautela por parte de Washington, y comenzaron a organizar asesinatos y otras operaciones letales, que violaban los términos que la Casa Blanca pensaba que los ucranianos habían acordado.

Enfurecidos, los funcionarios de Washington amenazaron con cortar el apoyo, pero nunca lo hicieron.

«Las relaciones se hicieron cada vez más sólidas porque ambas partes vieron el valor que tenía, y la embajada de Estados Unidos en Kiev -nuestra estación allí, la operación fuera de Ucrania- se convirtió en la mejor fuente de información, señales y todo lo demás, sobre Rusia», dijo un ex alto funcionario estadounidense.

«No podíamos tener suficiente de ello».

Esta es la historia no contada de cómo sucedió todo.

Un comienzo cauteloso

La asociación de la CIA en Ucrania se remonta a dos llamadas telefónicas en la noche del 24 de febrero de 2014, ocho años antes de la invasión a gran escala de Rusia.

Millones de ucranianos acababan de derrocar al Gobierno pro-Kremlin del país y el presidente, Víktor Yanukóvich, y sus jefes de espionaje habían huido a Rusia.

En el tumulto, un frágil gobierno prooccidental tomó rápidamente el poder.

El nuevo jefe de espionaje del gobierno, Valentyn Nalyvaichenko, llegó a la sede de la agencia de inteligencia nacional y encontró una pila de documentos ardiendo en el patio. En el interior, muchos de los ordenadores habían sido borrados o estaban infectados con malware ruso.

«Estaba vacío. Sin luces. No había dirigentes. No había nadie», declaró Nalyvaichenko en una entrevista.

Fue a un despacho y llamó al jefe de la CIA y al jefe local del MI6.

Era casi medianoche, pero los citó en el edificio, les pidió ayuda para reconstruir la agencia desde cero y les propuso una colaboración a tres bandas.

Médicos militares atienden a un soldado ucraniano herido en un hospital de campaña de primera línea, en un lugar no revelado de la zona de Avdiivka, región de Donetsk, este de Ucrania, el 25 de febrero de 2024 (publicado el 26 de febrero de 2024), en medio de la invasión rusa. Las tropas rusas entraron en Ucrania el 24 de febrero de 2022 iniciando un conflicto que ha provocado destrucción y una crisis humanitaria. (Rusia, Ucrania) EFE/EPA/VITALII NOSACHMédicos militares atienden a un soldado ucraniano herido en un hospital de campaña de primera línea, en un lugar no revelado de la zona de Avdiivka, región de Donetsk, este de Ucrania, el 25 de febrero de 2024 (publicado el 26 de febrero de 2024), en medio de la invasión rusa. Las tropas rusas entraron en Ucrania el 24 de febrero de 2022 iniciando un conflicto que ha provocado destrucción y una crisis humanitaria. (Rusia, Ucrania) EFE/EPA/VITALII NOSACH

«Así empezó todo», cuenta Nalyvaichenko.

La situación no tardó en volverse más peligrosa.

Putin se apoderó de Crimea.

Sus agentes fomentaron rebeliones separatistas que se convertirían en una guerra en el este del país.

Ucrania estaba en pie de guerra, y Nalyvaichenko pidió a la CIA imágenes aéreas y otros datos de inteligencia para ayudar a defender su territorio.

Ante la escalada de violencia, un avión sin distintivos del gobierno estadounidense aterrizó en un aeropuerto de Kiev en el que viajaba John Brennan, entonces director de la CIA.

Brennan dijo a Nalyvaichenko que la CIA estaba interesada en desarrollar una relación, pero sólo a un ritmo con el que la agencia se sintiera cómoda, según funcionarios estadounidenses y ucranianos.

Para la CIA, la incógnita era cuánto tiempo aguantarían Nalyvaichenko y el gobierno prooccidental.

La CIA ya se había quemado antes en Ucrania.

Tras la desintegración de la Unión Soviética en 1991, Ucrania obtuvo la independencia y luego osciló entre fuerzas políticas enfrentadas: las que querían permanecer cerca de Moscú y las que querían alinearse con Occidente.

Durante su anterior etapa como jefe del espionaje, Nalyvaichenko inició una colaboración similar con la CIA, que se disolvió cuando el país volvió a inclinarse hacia Rusia.

Ahora Brennan explicó que para desbloquear la ayuda de la CIA, los ucranianos tenían que demostrar que podían proporcionar inteligencia de valor para los estadounidenses.

También tenían que purgar a los espías rusos; la agencia nacional de espionaje, la SBU, estaba plagada de ellos. (Un ejemplo:

Los rusos se enteraron rápidamente de la visita supuestamente secreta de Brennan.

Los medios de propaganda del Kremlin publicaron una imagen photoshopeada del director de la CIA con peluca y maquillaje de payaso).

Brennan regresó a Washington, donde los asesores del entonces presidente Barack Obama estaban muy preocupados por no provocar a Moscú.

La Casa Blanca elaboró normas secretas que enfurecieron a los ucranianos y que algunos dentro de la CIA consideraron esposas.

Las normas prohibían a las agencias de inteligencia prestar cualquier tipo de apoyo a Ucrania del que pudiera «esperarse razonablemente» que tuviera consecuencias letales.

El resultado fue un delicado acto de equilibrio.

La CIA debía reforzar las agencias de inteligencia ucranianas sin provocar a los rusos.

Las líneas rojas nunca estuvieron precisamente claras, lo que creó una tensión persistente en la asociación.

En Kiev, Nalyvaichenko eligió a un antiguo ayudante, Kondratiuk, como jefe de contraespionaje, y crearon una nueva unidad paramilitar que se desplegaba tras las líneas enemigas para llevar a cabo operaciones y recabar información que la CIA o el MI6 no les proporcionaban.

Conocida como la Quinta Dirección, esta unidad se llenaría de oficiales nacidos después de la independencia de Ucrania.

«No tenían ninguna relación con Rusia», dijo Kondratiuk.

«Ni siquiera sabían lo que era la Unión Soviética».

Ese verano, el vuelo 17 de Malaysia Airlines, que volaba de Ámsterdam a Kuala Lumpur (Malasia), estalló en pleno vuelo y se estrelló en el este de Ucrania, matando a casi 300 pasajeros y tripulantes.

A las pocas horas del accidente, la Quinta Dirección produjo interceptaciones telefónicas y otros datos de inteligencia que rápidamente atribuyeron la responsabilidad a los separatistas apoyados por Rusia.

La CIA quedó impresionada y asumió su primer compromiso significativo proporcionando equipos de comunicaciones seguras y formación especializada a los miembros de la Quinta Dirección y a otras dos unidades de élite.

«Los ucranianos querían pescado y nosotros, por razones políticas, no podíamos dárselo», dijo un ex funcionario estadounidense, refiriéndose a la inteligencia que podría ayudarles a combatir a los rusos.

«Pero estuvimos encantados de enseñarles a pescar y entregarles equipos de pesca con mosca».

Un amigo invisible

En el verano de 2015, el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, sacudió el servicio doméstico e instaló a un aliado para sustituir a Nalyvaichenko, el socio de confianza de la CIA.

Pero el cambio creó una oportunidad en otro lugar.

En la remodelación, Kondratiuk fue nombrado jefe de la agencia de inteligencia militar del país, conocida como HUR, donde años antes había comenzado su carrera.

Sería un ejemplo temprano de cómo los lazos personales, más que los cambios políticos, profundizarían la implicación de la CIA en Ucrania.

A diferencia de la agencia nacional, la HUR tenía autoridad para recabar información fuera del país, incluso en Rusia.

Sin embargo, los norteamericanos habían visto poco valor en cultivar la agencia porque no estaba produciendo ninguna inteligencia de valor sobre los rusos – y porque era vista como un bastión de simpatizantes rusos.

Tratando de generar confianza, Kondratiuk organizó una reunión con su homólogo estadounidense en la Agencia de Inteligencia de Defensa y le entregó una pila de documentos secretos rusos. Pero los altos cargos de la DIA desconfiaban y desaconsejaban estrechar lazos.

El general necesitaba encontrar un socio más dispuesto.

Meses antes, cuando aún trabajaba en la agencia nacional, Kondratiuk visitó el cuartel general de la CIA en Langley, Virginia.

En esas reuniones conoció a un oficial de la CIA de porte jovial y barba poblada que había sido seleccionado para convertirse en el próximo jefe de estación en Kiev.

Tras un largo día de reuniones, la CIA llevó a Kondratiuk a un partido de hockey de los Washington Capitals, donde él y el nuevo jefe de estación se sentaron en un palco de lujo y abuchearon ruidosamente a Alex Ovechkin, el jugador ruso estrella del equipo.

El jefe de estación aún no había llegado cuando Kondratiuk entregó a la CIA los documentos secretos sobre la marina rusa.

«Hay más de donde ha salido esto», prometió, y los documentos fueron enviados a los analistas de Langley.

Los analistas concluyeron que los documentos eran auténticos, y después de que el jefe de estación llegara a Kiev, la CIA se convirtió en el principal socio de Kondratiuk.

Kondratiuk sabía que necesitaba a la CIA para reforzar su propia agencia.

La CIA pensó que el general también podría ayudar a Langley. Le costaba reclutar espías dentro de Rusia porque sus oficiales de casos estaban sometidos a una fuerte vigilancia.

«Para un ruso, dejarse reclutar por un estadounidense es cometer la traición más absoluta», dijo Kondratiuk.

«Pero para un ruso ser reclutado por un ucraniano, no es más que amigos hablando con una cerveza».

El nuevo jefe de estación empezó a visitar regularmente a Kondratiuk, cuya oficina estaba decorada con un acuario donde peces amarillos y azules -los colores nacionales de Ucrania- nadaban en círculos alrededor de una maqueta de un submarino ruso hundido.

Los dos hombres se hicieron íntimos, lo que impulsó la relación entre las dos agencias, y los ucranianos dieron al nuevo jefe de la estación un apodo cariñoso: Papá Noel.

En enero de 2016, Kondratiuk voló a Washington para reunirse en Scattergood, una finca en el campus de la CIA en Virginia donde la agencia suele agasajar a los dignatarios visitantes.

La agencia acordó ayudar a la HUR a modernizarse y a mejorar su capacidad para interceptar las comunicaciones militares rusas.

A cambio, Kondratiuk accedió a compartir toda la inteligencia bruta con los estadounidenses.

Ahora la colaboración era real.

Hoy en día, la estrecha carretera que conduce a la base secreta está rodeada de campos de minas, sembrados como línea de defensa en las semanas posteriores a la invasión rusa.

Los misiles rusos que alcanzaron la base la habían desactivado aparentemente, pero sólo unas semanas después los ucranianos volvieron.

Con dinero y equipos proporcionados por la CIA, los equipos bajo el mando de Dvoretskiy empezaron a reconstruirla, pero bajo tierra.

Para evitar ser detectados, sólo trabajaban de noche y cuando los satélites espías rusos no sobrevolaban la zona.

Los trabajadores también estacionaban sus coches a cierta distancia de las obras.

En el búnker, Dvoretskiy señaló equipos de comunicaciones y grandes servidores informáticos, algunos de ellos financiados por la CIA. Dijo que sus equipos utilizaban la base para piratear las redes de comunicaciones seguras del ejército ruso.

Dijo que sus equipos utilizaban la base para piratear las redes de comunicaciones seguras del ejército ruso.

«Esto es lo que entra en los satélites y descodifica las conversaciones secretas», dijo Dvoretskiy a un periodista del Times durante una visita, añadiendo que también estaban pirateando satélites espía de China y Bielorrusia.

Otro oficial colocó sobre una mesa dos mapas elaborados recientemente, como prueba de cómo Ucrania está rastreando la actividad rusa en todo el mundo.

El primero mostraba las rutas aéreas de los satélites espía rusos que sobrevolaban Ucrania central.

El segundo mostraba cómo los satélites espía rusos pasan por encima de instalaciones militares estratégicas -incluida una instalación de armas nucleares- en el este y centro de Estados Unidos.

La CIA comenzó a enviar equipos en 2016, después de la reunión crucial en Scattergood, dijo Dvoretskiy, proporcionando radios encriptadas y dispositivos para interceptar las comunicaciones secretas del enemigo.

Más allá de la base, la CIA también supervisó un programa de formación, llevado a cabo en dos ciudades europeas, para enseñar a los agentes de inteligencia ucranianos cómo asumir de forma convincente falsas identidades y robar secretos en Rusia y otros países que son expertos en descubrir espías.

El programa se denominó Operación Pez Dorado, que deriva de un chiste sobre un pez dorado de habla rusa que ofrece a dos estonios deseos a cambio de su libertad.

El chiste consistía en que uno de los estonios golpeaba la cabeza del pez con una piedra, explicándole que no se podía confiar en nada que hablara ruso.

Los oficiales de la Operación Pez Dorado no tardaron en ser desplegados en 12 bases de operaciones avanzadas recién construidas a lo largo de la frontera rusa.

Desde cada base, dijo Kondratiuk, los oficiales ucranianos dirigían redes de agentes que reunían información de inteligencia dentro de Rusia.

Los agentes de la CIA instalaron equipos en las bases para ayudar a recopilar información y también identificaron a algunos de los graduados ucranianos más cualificados del programa de la Operación Pez Dorado, trabajando con ellos para acercarse a posibles fuentes rusas. A continuación, estos graduados entrenaron a agentes durmientes en territorio ucraniano destinados a lanzar operaciones de guerrilla en caso de ocupación.

A menudo la CIA tarda años en desarrollar la suficiente confianza en una agencia extranjera como para empezar a realizar operaciones conjuntas. Con los ucranianos había tardado menos de seis meses. La nueva asociación empezó a producir tanta información en bruto sobre Rusia que tuvo que ser enviada a Langley para su procesamiento.

Pero la CIA tenía límites. No ayudaría a los ucranianos a llevar a cabo operaciones letales ofensivas.

«Hicimos una distinción entre las operaciones de recopilación de inteligencia y las cosas que explotan», dijo un ex alto funcionario estadounidense.

Este es nuestro país

Era una distinción que molestaba a los ucranianos.

Primero, Kondratiuk se enfadó cuando los estadounidenses se negaron a proporcionar imágenes por satélite desde el interior de Rusia.

Poco después, solicitó ayuda a la CIA para planificar una misión clandestina destinada a enviar comandos de la HUR a Rusia para colocar artefactos explosivos en depósitos de trenes utilizados por el ejército ruso.

Si el ejército ruso intentaba tomar más territorio ucraniano, los ucranianos podrían detonar los explosivos para frenar el avance ruso.

Cuando el jefe de estación informó a sus superiores, éstos «perdieron la cabeza», como dijo un antiguo funcionario. Brennan, el director de la CIA, llamó a Kondratiuk para asegurarse de que la misión se cancelaba y de que Ucrania respetaba las líneas rojas que prohibían las operaciones letales.

Kondratiuk canceló la misión, pero también aprendió otra lección. «En adelante, nos esforzamos por no hablar de estas cosas con sus hombres», dijo.

A finales de ese verano, espías ucranianos descubrieron que las fuerzas rusas estaban desplegando helicópteros de ataque en un aeródromo de la península de Crimea ocupada por Rusia, posiblemente para organizar un ataque sorpresa.

Kondratiuk decidió enviar un equipo a Crimea para colocar explosivos en el aeródromo y detonarlos si Rusia atacaba.

Esta vez no pidió permiso a la CIA. Recurrió a la Unidad 2245, la fuerza de comandos que recibió entrenamiento militar especializado del grupo paramilitar de élite de la CIA, conocido como Departamento de Tierra.

La intención del entrenamiento era enseñar técnicas defensivas, pero los oficiales de la CIA comprendieron que, sin su conocimiento, los ucranianos podían utilizar las mismas técnicas en operaciones letales ofensivas.

Por aquel entonces, el futuro jefe de la agencia de inteligencia militar de Ucrania, Budanov, era una estrella en ascenso en la Unidad 2245.

Era conocido por sus audaces operaciones tras las líneas enemigas y tenía profundos vínculos con la CIA.

La agencia le había entrenado y también había dado el extraordinario paso de enviarle a rehabilitación al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed de Maryland después de que recibiera un disparo en el brazo derecho durante los combates en el Donbás.

Disfrazado con uniformes rusos, el entonces teniente coronel Budanov condujo comandos a través de un estrecho golfo en lanchas inflables, desembarcando de noche en Crimea.

Pero un comando de élite ruso les estaba esperando.

Los ucranianos contraatacaron, matando a varios combatientes rusos, incluido el hijo de un general, antes de retirarse a la costa, zambullirse en el mar y nadar durante horas hasta el territorio controlado por Ucrania.

En un discurso público, Putin acusó a los ucranianos de tramar un ataque terrorista y prometió vengar la muerte de los combatientes rusos.

«No hay duda de que no dejaremos pasar estas cosas», dijo.

En Washington, la Casa Blanca de Obama estaba lívida.

Joe Biden, entonces vicepresidente y defensor de la ayuda a Ucrania, llamó al presidente ucraniano para quejarse airadamente.

«Causa un problema gigantesco», dijo Biden en la llamada, cuya grabación se filtró y publicó en Internet.

«Todo lo que le digo como amigo es que ahora me resulta mucho más difícil argumentar aquí».

Algunos de los asesores de Obama querían cerrar el programa de la CIA, pero Brennan los convenció de que hacerlo sería contraproducente, dado que la relación estaba empezando a producir inteligencia sobre los rusos mientras la CIA investigaba la intromisión rusa en las elecciones.

Brennan se puso al teléfono con Kondratiuk para insistir de nuevo en las líneas rojas.

«Este es nuestro país», respondió, según un colega.

«Es nuestra guerra y tenemos que luchar».

La reacción de Washington le costó el puesto a Kondratiuk.

Pero Ucrania no se echó atrás.

Un día después de que Kondratiuk fuera destituido, una misteriosa explosión en la ciudad de Donetsk, en el este de Ucrania, ocupada por Rusia, destrozó un ascensor en el que viajaba un alto comandante separatista ruso llamado Arsen Pavlov, conocido por su nombre de guerra, Motorola.

La CIA pronto supo que los asesinos eran miembros del Quinto Directorio, el grupo de espionaje que recibió entrenamiento de la CIA.

La agencia de inteligencia nacional ucraniana incluso había repartido parches conmemorativos a los implicados, cada uno de ellos cosido con la palabra «Lift», el término británico para ascensor.

Una vez más, algunos de los asesores de Obama estaban furiosos, pero eran patos cojos -las elecciones presidenciales que enfrentaban a Donald Trump y Hillary Clinton estaban a tres semanas de distancia- y los asesinatos continuaron.

Un equipo de agentes ucranianos instaló un lanzacohetes no tripulado, disparado desde el hombro, en un edificio de los territorios ocupados.

Estaba justo enfrente de la oficina de un comandante rebelde llamado Mikhail Tolstykh, más conocido como Givi.

Utilizando un disparador remoto, dispararon el lanzacohetes en cuanto Givi entró en su despacho, matándolo, según funcionarios estadounidenses y ucranianos.

Una guerra en la sombra estaba ahora en marcha.

Los rusos utilizaron un coche bomba para asesinar al jefe de la Unidad 2245, el comando de élite ucraniano.

El comandante, el coronel Maksim Shapoval, se dirigía a una reunión con oficiales de la CIA en Kiev cuando su coche explotó.

En el velatorio del coronel, la embajadora de Estados Unidos en Ucrania, Marie Yovanovitch, permaneció de luto junto al jefe de estación de la CIA.

Más tarde, oficiales de la CIA y sus homólogos ucranianos brindaron por Shapoval con chupitos de whisky.

«Para todos nosotros», dijo Kondratiuk, «fue un golpe».

En puntitas de pie alrededor de Trump

La elección de Trump en noviembre de 2016 puso en vilo a los ucranianos y a sus socios de la CIA.

Trump elogió a Putin y desestimó el papel de Rusia en la interferencia electoral.

Sospechaba de Ucrania y más tarde trató de presionar a su presidente, Volodymyr Zelensky, para que investigara a su rival demócrata, Biden, lo que provocó la primera destitución de Trump.

Pero dijera lo que dijera e hiciera lo que hiciera Trump, su administración iba a menudo en la otra dirección.

Esto se debe a que Trump había puesto a halcones de Rusia en puestos clave, incluidos Mike Pompeo como director de la CIA y John Bolton como asesor de seguridad nacional.

Visitaron Kiev para subrayar su pleno apoyo a la asociación secreta, que se amplió para incluir programas de entrenamiento más especializados y la construcción de bases secretas adicionales.

La base del bosque se amplió para incluir un nuevo centro de mando y cuarteles, y pasó de 80 a 800 agentes de inteligencia ucranianos.

Evitar que Rusia interfiriera en futuras elecciones estadounidenses fue una de las principales prioridades de la CIA durante este periodo, y los oficiales de inteligencia ucranianos y estadounidenses unieron sus fuerzas para sondear los sistemas informáticos de las agencias de inteligencia rusas con el fin de identificar a los agentes que trataban de manipular a los votantes.

En una operación conjunta, un equipo de la HUR embaucó a un oficial del servicio de inteligencia militar de Rusia para que facilitara información que permitió a la CIA conectar al gobierno ruso con el denominado grupo de piratas informáticos Fancy Bear, que había sido vinculado a actividades de interferencia electoral en varios países.

Budanov, a quien Zelenskyy designó para dirigir la HUR en 2020, dijo lo siguiente sobre la colaboración:

«No hizo más que fortalecerse. Creció sistemáticamente. La cooperación se amplió a otras esferas y se hizo a mayor escala».

La relación fue tan fructífera que la CIA quiso repetirla con otros servicios de inteligencia europeos que compartían el objetivo de contrarrestar a Rusia.

El jefe de Russia House, el departamento de la CIA que supervisaba las operaciones contra Rusia, organizó una reunión secreta en La Haya.

Allí, representantes de la CIA, el MI6 británico, la HUR, el servicio holandés (un aliado de inteligencia fundamental) y otras agencias acordaron empezar a poner en común más información de inteligencia sobre Rusia.

El resultado fue una coalición secreta contra Rusia, de la que los ucranianos eran miembros vitales.

Marcha hacia la guerra

En marzo de 2021, el ejército ruso comenzó a concentrar tropas a lo largo de la frontera con Ucrania.

A medida que pasaban los meses y más tropas rodeaban el país, la cuestión era si Putin estaba haciendo una finta o preparándose para la guerra.

Ese noviembre, y en las semanas siguientes, la CIA y el MI6 enviaron un mensaje unificado a sus socios ucranianos: Rusia estaba preparando una invasión a gran escala para decapitar al gobierno e instalar un títere en Kiev que cumpliera las órdenes del Kremlin.

Las agencias de inteligencia estadounidenses y británicas tenían interceptaciones a las que las agencias de inteligencia ucranianas no tenían acceso, según funcionarios estadounidenses.

Los nuevos datos de inteligencia incluían los nombres de funcionarios ucranianos que los rusos planeaban matar o capturar, así como los ucranianos que el Kremlin esperaba instalar en el poder.

Zelensky y algunos de sus principales asesores parecían poco convencidos, incluso después de que Burns, el director de la CIA, acudiera a Kiev en enero de 2022 para informarles.

A medida que se acercaba la invasión rusa, los oficiales de la CIA y del MI6 realizaron las últimas visitas en Kiev con sus homólogos ucranianos.

Uno de los oficiales del M16 lloró delante de los ucranianos, por temor a que los rusos los mataran.

A instancias de Burns, un pequeño grupo de oficiales de la CIA quedó exento de la evacuación general de Estados Unidos y fue trasladado a un complejo hotelero en el oeste de Ucrania.

No querían abandonar a sus compañeros.

Sin final

Después de que Putin lanzara la invasión el 24 de febrero de 2022, los oficiales de la CIA en el hotel fueron la única presencia del gobierno estadounidense en el terreno.

Todos los días en el hotel se reunían con sus contactos ucranianos para pasarles información.

Se quitaron las viejas esposas y la Casa Blanca de Biden autorizó a las agencias de espionaje a brindar apoyo de inteligencia para operaciones letales contra las fuerzas rusas en suelo ucraniano.

A menudo, los informes de la CIA contenían detalles sorprendentemente específicos.

El 3 de marzo de 2022, el octavo día de la guerra, el equipo de la CIA ofreció una descripción precisa de los planes rusos para las próximas dos semanas.

Los rusos abrirían un corredor humanitario fuera de la ciudad sitiada de Mariupol ese mismo día y luego abrirían fuego contra los ucranianos que lo utilizaran.

Los rusos planeaban rodear la estratégica ciudad portuaria de Odesa, según la CIA, pero una tormenta retrasó el asalto y los rusos nunca tomaron la ciudad.

Luego, el 10 de marzo, los rusos tenían la intención de bombardear seis ciudades ucranianas y ya habían ingresado las coordenadas en los misiles de crucero para esos ataques.

Los rusos también intentaban asesinar a altos funcionarios ucranianos, incluido Zelensky.

En al menos un caso, la CIA compartió inteligencia con la agencia nacional de Ucrania que ayudó a desbaratar un complot contra el presidente, según un alto funcionario ucraniano.

Cuando el ataque ruso a Kiev se estancó, el jefe de la estación de la CIA se alegró y dijo a sus homólogos ucranianos que estaban “golpeando a los rusos en la cara”, según un oficial ucraniano que estaba en la sala.

Al cabo de unas semanas, la CIA había regresado a Kiev y la agencia envió decenas de nuevos oficiales para ayudar a los ucranianos.

Un alto funcionario estadounidense dijo sobre la considerable presencia de la CIA: “¿Están apretando el gatillo?

¿Están ayudando con la focalización? Absolutamente.»

Algunos de los oficiales de la CIA fueron enviados a bases ucranianas.

Revisaron listas de posibles objetivos rusos que los ucranianos se estaban preparando para atacar, comparando la información que tenían los ucranianos con la inteligencia estadounidense para asegurarse de que fuera precisa.

Antes de la invasión, la CIA y el MI6 habían entrenado a sus homólogos ucranianos en cómo reclutar fuentes y construir redes clandestinas y partidistas.

En la región meridional de Kherson, que fue ocupada por Rusia en las primeras semanas de la guerra, esas redes partidistas entraron en acción, según Kondratiuk, asesinando a colaboradores locales y ayudando a las fuerzas ucranianas a atacar posiciones rusas.

En julio de 2022, espías ucranianos vieron convoyes rusos preparándose para cruzar un puente estratégico sobre el río Dnieper y notificaron al MI6.

Luego, los oficiales de inteligencia británicos y estadounidenses verificaron rápidamente la inteligencia ucraniana, utilizando imágenes satelitales en tiempo real.

El MI6 transmitió la confirmación y el ejército ucraniano abrió fuego con cohetes, destruyendo los convoyes.

En el búnker subterráneo, Dvoretskiy dijo que un sistema antiaéreo alemán ahora defiende contra los ataques rusos. Un sistema de filtración de aire protege contra armas químicas y hay disponible un sistema de energía dedicado en caso de que se corte la red eléctrica.

La pregunta que algunos oficiales de inteligencia ucranianos están planteando ahora a sus homólogos estadounidenses (mientras los republicanos en la Cámara sopesan si recortar miles de millones de dólares en ayuda) es si la CIA los abandonará.

«Ya pasó antes en Afganistán y ahora va a pasar en Ucrania», dijo un alto funcionario ucraniano.

Refiriéndose a la visita de Burns a Kiev la semana pasada, un funcionario de la CIA dijo:

«Hemos demostrado un compromiso claro con Ucrania durante muchos años y esta visita fue otra fuerte señal de que el compromiso de Estados Unidos continuará».

La CIA y el HUR han construido otras dos bases secretas para interceptar las comunicaciones rusas y, combinadas con las 12 bases de operaciones avanzadas, que según Kondratiuk siguen operativas, el HUR ahora recopila y produce más inteligencia que en cualquier otro momento de la guerra, gran parte de ella. que comparte con la CIA.

«No se puede obtener información como esta en ningún lugar, excepto aquí y ahora», dijo Dvoretskiy.

c.2024 The New York Times Company