Donald Trump y Joe Biden podrían sellar esta semana sus nominaciones

El presidente Joe Biden y su probable rival republicano, Donald Trump, van camino de obtener suficientes delegados esta semana para convertirse en los presuntos candidatos de sus partidos, iniciando una dura campaña de ocho meses por la Casa Blanca.

Las elecciones del martes en cuatro estados probablemente den a Biden y Trump los delegados que necesitan para hacerse con las nominaciones. Sus trayectorias difícilmente estén en duda después de que sus desempeños definitorios en las contiendas del Supermartes de la semana pasada obligaran a los últimos retadores importantes en las primarias a abandonar la carrera.

Pero para muchos votantes que no están en sintonía con las vicisitudes diarias de la turbulenta política del país, esta semana podría ser un momento de cristalización, lo que ratificaría que otra campaña Biden-Trump está prácticamente garantizada, la quieran o no los estadounidenses. Y ese desquite, el primero en una elección presidencial estadounidense desde 1956, está a punto de profundizar hondas divisiones políticas y culturales.

Esto es lo que estamos viendo:

¿Trump conseguirá la candidatura?

Este martes debería ser una llamada de atención para quienes todavía dudan de que Trump, que enfrenta 91 cargos por delitos graves en cuatro causas penales, represente al Partido Republicano en las elecciones generales de este otoño.

Trump va rumbo a obtener suficientes delegados para convertirse en el presunto candidato presidencial del Partido Republicano. Foto: Reuters

El expresidente va rumbo a obtener suficientes delegados para convertirse en el presunto candidato presidencial del Partido Republicano, si continúa dominando como lo ha hecho durante la temporada de primarias. Y al no haber una oposición importante en las elecciones, hay muchas razones para creer que lo hará.

Hasta el domingo, a Trump le faltaban 140 delegados de los 1.215 necesarios para ganar la nominación republicana en la convención nacional del partido de este verano. Hay 161 delegados republicanos en juego el martes en Georgia, Mississippi, el estado de Washington y Hawái.

Con un buen desempeño el martes, Trump puede arrasar con todos los delegados en Georgia, Mississippi y el estado de Washington. Hawái asigna delegados en forma proporcional para que otros candidatos puedan obtener algunos, incluso con un pequeño porcentaje de los votos.

¿Qué pasa con Biden?

Los demócratas que no querían que Biden se postulara nuevamente van a quedar decepcionados.

Al igual que Trump, Biden está a punto de conseguir suficientes delegados para convertirse en el presunto candidato presidencial del Partido Demócrata.

Al igual que Trump, Biden está a punto de conseguir suficientes delegados. Foto: ReutersAl igual que Trump, Biden está a punto de conseguir suficientes delegados. Foto: Reuters

El presidente llega al martes con 102 delegados menos de los 1.968 necesarios para obtener la candidatura demócrata. Hay 254 delegados demócratas en juego el martes en Georgia, Mississippi y el estado de Washington, además de las contiendas gestionadas por los partidos de las Islas Marianas del Norte y los Democrats Abroad que concluyen ese día.

Sin adversarios importantes, Biden va camino de alcanzar esa marca. Pero también enfrenta una resistencia continua del flanco izquierdo de su partido que amenaza con empañar el logro.

Un grupo de activistas progresistas y líderes religiosos de Georgia y otros estados están alentando a los participantes de las primarias demócratas a no votar por ningún candidato presidencial. Esto ocurre después de que una votación de protesta por los “no comprometidos” en Michigan recientemente lograra dos delegados.

La protesta simbólica pretende ser una advertencia sobre la reelección de Biden por su apoyo a la guerra de Israel contra Hamas en Gaza.

Si bien el equipo de campaña de Biden dice no estar preocupado, el presidente debe unir a su partido detrás de su candidatura si espera derrotar a Trump en noviembre.

Luego de un encendido discurso sobre el Estado de la Unión que, según él, impulsó donaciones por la asombrosa suma de 10 millones de dólares en sólo 24 horas, Biden tiene la oportunidad de generar nuevo ímpetu con un sólido desempeño el martes.

Georgia, un swing state clave

En los últimos años, Georgia se ha convertido en uno de los principales estados indecisos (swing state) del país. Y ambos candidatos están ansiosos por tener un buen desempeño y mostrar su fuerza organizativa en lo que en la práctica es un ensayo general para las elecciones presidenciales de noviembre, mucho más trascendentales.

El estado fue un campo de batalla fundamental en 2020, tan reñido que Trump está acusado allí por su esfuerzo para “encontrar 11.780 votos” y anular la victoria de Biden.

Ambos candidatos hicieron de Georgia una prioridad en los días anteriores a las primarias del martes. Pero dieron mensajes muy diferentes en un duelo de actos de campaña durante el fin de semana.

El acto del sábado de Trump comenzó con un mensaje en el que pedía a los asistentes que apoyaran a las personas que cumplen condena en prisión por su papel en la insurrección del Capitolio del 6 de enero.

 la representante republicana del MAGA por Georgia, Marjorie Taylor Greene. Foto: Stephen Maturen/Getty Images/AFP la representante republicana del MAGA por Georgia, Marjorie Taylor Greene. Foto: Stephen Maturen/Getty Images/AFP

Luego, el expresidente apareció con la representante republicana del MAGA por Georgia, Marjorie Taylor Greene, a quien llamó “valiente” por gritarle a Biden durante su discurso sobre el Estado de la Unión. Trump también destacó su reunión privada de la noche anterior con el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, quien ha hecho retroceder la democracia en su país.

Biden, que trabaja para dinamizar su coalición de votantes de color, jóvenes y habitantes de los suburbios, llamó la atención respecto de los controvertidos socios de Trump y su apoyo a la extrema derecha.

“Nuestras libertades estarán literalmente sujetas a votación en noviembre”, dijo.

¿Esta competencia está a punto de cambiar?

Como ambos candidatos están en condiciones de obtener su candidatura, Estados Unidos está a punto de pasar formalmente de la fase de elecciones primarias a la fase de elecciones generales de los comicios de 2024.

Pero es justo decir que no sabemos exactamente cómo será eso.

Joe Biden, durante el discurso del Estado de la Unión. Foto: EFE Joe Biden, durante el discurso del Estado de la Unión. Foto: EFE

Normalmente, en este momento, los candidatos cambian su mensaje para dirigirse a un grupo más amplio de votantes, especialmente los moderados e independientes que tienen un papel más influyente en las elecciones generales en comparación con la base de votantes incondicionales que deciden las primarias.

Pero si este fin de semana puede tomarse como indicio, Trump muestra poco interés -o capacidad- en adoptar un tono más inclusivo o moderado. Sigue insistiendo falsamente en que las elecciones de 2020 le fueron robadas y elogiando a quienes irrumpieron en el Capitolio en uno de los días más oscuros de la historia moderna de Estados Unidos.

Prestaremos mucha atención al tono de su respuesta oficial (y a sus publicaciones en las redes sociales) después de que consiga la nominación.

En el lado demócrata, estamos a punto de saber si la coalición de Biden cambia su visión de la contienda conforme queda claro que esta elección es ahora una opción binaria entre Biden y Trump. El equipo de campaña de Biden apuesta fuerte a que eso sea así.

Trump muestra poco interés -o capacidad- en adoptar un tono más inclusivo o moderado. Foto: ReutersTrump muestra poco interés -o capacidad- en adoptar un tono más inclusivo o moderado. Foto: Reuters

En vísperas de las primarias del martes, el presidente demócrata dio a conocer una nueva publicidad de campaña como parte de una inversión de 30 millones de dólares en estados disputados en la que se lo presenta como más eficaz que Trump, a pesar de la preocupación por la edad de Biden.`

Trump no se la hará fácil a Biden. Un súper PAC que respalda a Trump publicó un nuevo aviso en el que se pregunta: “Si Biden gana, ¿podrá sobrevivir hasta 2029?”

Ajústense el cinturón de seguridad. Los próximos ocho meses podrían ser turbulentos.

Traducción: Elisa Carnelli