julio 15, 2024

El estrés y el insomnio están relacionados con ritmos cardiacos irregulares después de la menopausia

El estrés y el insomnio están relacionados con ritmos cardiacos irregulares después de la menopausia

MADRID, 30 Ago. (EUROPA PRESS) –

Después de la menopausia, se estima que una de cada cuatro mujeres puede desarrollar ritmos cardiacos irregulares (conocido como fibrilación auricular) a lo largo de su vida, siendo los acontecimientos vitales estresantes y el insomnio los principales factores contribuyentes, según una nueva investigación publicada en la revista ‘Journal of the American Heart Association’.

La fibrilación auricular puede provocar coágulos sanguíneos, accidentes cerebrovasculares, insuficiencia cardíaca u otras complicaciones cardiovasculares. Afecta principalmente a los adultos mayores y se espera que más de 12 millones de personas en Estados Unidos desarrollen fibrilación auricular para 2030, según la Asociación Estadounidense del Corazón.

«En mi práctica de cardiología general, veo a muchas mujeres posmenopáusicas con una salud física perfecta que luchan contra la falta de sueño y sentimientos o experiencias psicológicas y emocionales negativas, que ahora sabemos que pueden ponerlas en riesgo de desarrollar fibrilación auricular», afirma la autora principal del estudio, Susan. X. Zhao, cardióloga del Centro Médico del Valle de Santa Clara en San José, California.

«Creo firmemente que, además de la edad, la genética y otros factores de riesgo relacionados con la salud del corazón, los factores psicosociales son la pieza que falta en el rompecabezas de la génesis de la fibrilación auricular», añade.

Los investigadores revisaron datos de más de 83.000 cuestionarios realizados por mujeres de entre 50 y 79 años de la Women’s Health Initiative, un importante estudio estadounidense. A los participantes se les hizo una serie de preguntas en categorías clave: acontecimientos estresantes de la vida, su sentido de optimismo, apoyo social e insomnio.

Las preguntas sobre acontecimientos estresantes de la vida abordaron temas como la pérdida de un ser querido; enfermedad; divorcio; presión financiera; y abuso doméstico, verbal, físico o sexual. Las preguntas sobre los hábitos de sueño se centraron en si los participantes tenían problemas para conciliar el sueño, si se despertaban varias veces durante la noche y la calidad general del sueño, por ejemplo.

Y, las preguntas sobre la perspectiva de los participantes sobre la vida y los apoyos sociales abordaron tener amigos con quienes hablar durante y sobre situaciones difíciles o estresantes; una sensación de optimismo, como creer que hay cosas buenas en el horizonte; y tener ayuda con las tareas diarias.

Durante aproximadamente una década de seguimiento, el estudio encontró que alrededor del 25 por ciento de las mujeres (23.954 mujeres) desarrollaron fibrilación auricular; un sistema de dos grupos (el grupo de tensiones y el grupo de deformaciones); y que, por cada punto adicional en la escala de insomnio, existe un cuatro por ciento más de probabilidad de desarrollar fibrilación auricular. De manera similar, por cada punto adicional en la escala de eventos vitales estresantes, existe un dos por ciento más de probabilidad de sufrir fibrilación auricular.

«La conexión entre el corazón y el cerebro se ha establecido desde hace mucho tiempo en muchas condiciones», afirma Zhao. «La fibrilación auricular es una enfermedad del sistema de conducción eléctrica y está propensa a cambios hormonales derivados del estrés y la falta de sueño. Estas vías comunes probablemente sustentan la asociación entre el estrés y el insomnio con la fibrilación auricular», explica.

Los investigadores observaron que los acontecimientos estresantes de la vida, la falta de sueño y sentimientos como la depresión, la ansiedad o el sentimiento de abrumador por las circunstancias propias, a menudo están interrelacionados. Es difícil saber si estos factores se acumulan gradualmente a lo largo de los años para aumentar el riesgo de fibrilación auricular a medida que las mujeres envejecen.

El estrés crónico no se ha asociado consistentemente con la fibrilación auricular, y los investigadores señalan que una limitación de su estudio es que se basó en cuestionarios de pacientes utilizados al inicio del estudio.

Sin embargo, los acontecimientos estresantes de la vida, aunque significativos y traumáticos, pueden no ser duraderos, señala Zhao. Se necesitan más investigaciones para confirmar estas asociaciones y evaluar si las intervenciones personalizadas para aliviar el estrés pueden modificar el riesgo de fibrilación auricular.

Las participantes fueron reclutados entre 1994 y 1998. La edad promedio de las 83.736 mujeres incluidas en el estudio era de aproximadamente 64 años. Aproximadamente el 88 por ciento del grupo eran mujeres que se identificaban como blancas; el 7,2 por ciento se identificó como mujeres negras; y el 2,9 por ciento se autoidentificó como mujeres hispanas.

A medida que las mujeres viven más, pueden enfrentar un mayor riesgo y peores resultados asociados con la fibrilación auricular. Si bien la presión arterial alta, la obesidad, la diabetes tipo 2 y la insuficiencia cardíaca son factores de riesgo reconocidos, se necesita más investigación sobre cómo la exposición al estrés psicosocial y el bienestar emocional general a lo largo del tiempo pueden afectar el posible desarrollo de fibrilación auricular.