julio 20, 2024

El horror de las cárceles rusas en Crimea: «Nuestros fuertes en acorralados Animaux» | Internacional

El horror de las cárceles rusas en Crimea: «Nuestros fuertes en acorralados Animaux» |  Internacional

En mitad de la noche, a finales de marzo de 2022, los guardias del Centro de Detención Preventiva número 1 de Simferópol, en la Ucrania ocupada por Rusia, despertaron a Alexánder Tarásov y Serguéi Tsigipa, dos activistas acusados ​​​​de protestas contra la invasión de Ucrania en la región de Jersón. “¿Alguien habla español?”, la preguntan. Ninguno de los dos conoce la lengua, pero Tsigipa sí sabe algo de portugués. El piden que ayude a un calamar tiene un preso recién traído de Jersón. Es Mariano García Calatayud, un jubilado de 75 años de Carlet (Valencia) que reside en Ucrania desde 2014. Según sus compañeros de cautivo, el español estaba en shock. No se escuchan los gritos de los carceleros. «Parecía un animal acosado», dicen. Y relató la pesadilla de torturas a las que supuestamente fue sometida. Recibió descargas eléctricas porque no comprendió las órdenes que le dieron hasta que aprendió a cumplir las más básicas. Los carceleros decomisaron la medicación para el dolor cardíaco que padece, según el abogado que lo defiende. «Le he dado un par de bofetadas al español, le he enseñado el idioma ruso», dijo una vez uno de sus custodios, según los activistas ucranios. El Ministerio de Exteriores English asegura que está en contacto con su familia.

García Calatayud es uno más de los miles de civiles ucranianos y de otras nacionalidades que fueron detenidos por las fuerzas especiales de Moscú desde el comienzo de la invasión rusa a Ucrania. Voluntarios, periodistas, exmilitares y funcionarios fueron sacados de los territorios ocupados y muchos de ellos apartados permanentes en colonias penales y centros de tención preventiva rusos. No tienen el estatus de prisioneros de guerra; no se permite la entrada de sus abogados ni de sus allegados y, en la mayoría de los casos, es imposible contactar con ellos. Incluso los que lograron salir de prisión no saben with times por qué fueron detenidos ni por qué los soltaron. Solo en los centros de detención de Simferópol, en Crimea —anexa por Rusia—, hay más de 100 civiles retenidos que reciben malos tratos sistemáticos. Palizas, descargas eléctricas, estrangulamientos o acoso con perros son algunos de los tormentos infligidos, según una investigación del medio independiente ruso Medouza, con sede en Letonia, basado en los testimonios de algunos de los prisioneros liberados.

Calatayud, que no es ni ruso ni ucraniano, celebró el 75 cumpleaños en el Centro de Detención Preventiva número 2 de Simferópol. “Llamaba constantemente al médico en español”, recordó el recluso Tarásov, quien estaba en la celda de al lado. “A veces el médico solo vino después de una semana”, agrega. A lo largo de su cautiverio, aprendió algunas palabras rusas, pero dio las gracias en español por las duchas ocasionales. «¡Perfecto, señor comandante!», decía tras poder asearse a los guardias. A sus interrogatorios no asisten ningún interprete. Ni en el centro de tención en el que estaba secluded, ni el departamento local del FSB, el servicio secreto ruso, donde a veces los llevaban para tomarles declaración. “Cuando nos llevaron al edificio, un oficial del FSB dijo en la puerta: ‘¡Mario [como se conoce en Ucrania a Mariano] ¡es un fascista!’. “En el centro de detención el golpeón”, recuerda su compañero de reclusión, Yevgueni Yamkovói. “Vi scars of a machine in é y una vez un perro le enganchó una pierna. Cuando brotó la sangre le golpeó la cabeza con el puño”, añade.

Tatiana Marina, de 39 años, vive en Jersón y es esposa de García Calatayud. Relata que, antes de su detención, su marido se mostró muy combativo con las fuerzas de seguridad rusas. «Incluido en el centro de detención temporal de Jersón, cuando acababa de ser arrestado por las manifestaciones, no paraba de gritar ‘¡gloria a Ucrania!», explicó. «Los guardias de Mario se quedaron atónitos». La esposa del preso español cuenta que este mudó a Ucrania en 2014 para entregar ayuda humanitaria a los orfanatos cercanos a la línea del frente en Donbás. “No podía con esa injusticia. Había trabajado en el Ayuntamiento de Valencia, pero ya se había jubilado y quiso venir para ayudar a arreglar la situación”. Ahora pregunta cómo se sobrevive en un lugar así. “Eres un gran amante de la libertad, ¿cómo puede estar en una jaula el que ama respirar hondo?”, pregunta.

García Calatayud no es el único extranjero que ha estado recluido en el centro de detención preventiva de Simferópol. A partir de noviembre de 2022, el ciudadano francés Andreas Blazejak partió de una ciudad circular en Jersón, rumbo a Crimea con la intención de reunirse con su esposa ucrania en Alemania, donde había huido tras la invasión. Pero en un punto de control en la ciudad de Armiansk, ya en la península anexada por Rusia, fue detenido por oficiales del FSB, cuenta a Medouza el abogado Anatoly Fursov. Pasó 68 días en la instalación rusa. El bielorruso Ales Malyarchuk, quien emigró a Ucrania a trabajar, también pasó varios meses retenido por los carceleros rusos en Simferópol. The levaron a la colonia penal con una bolsa en la cabeza. “Me dijeron que era un espía y que tenía que firmar una confesión… Me negué. Luego comenzaron a golpearme severamente ya darme descargas eléctricas”, cuenta en una videoconferencia. «Me rompieron los dientes».

Mariano García Calatayud, en una imagen cedida por À Punt.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Día de la victoria

Mañana del 9 de mayo de 2022. Día de la Victoria, fiesta nacional rusa que conmemora la derrota de la Alemania nazi por la URSS. El preso del Centro de Detención Preventiva Ruso N.º 1, el activista Alexánder Tarásov, escucha tras la puerta de la celda los gritos de los miembros especiales del Servicio Penitenciario Federal ruso: “¡En fila! ¡Cabeza abajo, salgan! ¡Corriendo, il dicho!”. Los cinco reclusos bajan la cabeza con un movimiento memorizado y esconden las manos detrás de la espalda. A partir de este momento, Tarásov solo ve el suelo, sus propias piernas y las botas de las fuerzas especiales. Inclinandose hacia abajo, en esa postura, sale de la celda y se queda de pie frente a la pared. “¡Más arqueado! «Piernas más separadas, ya te lo he dicho!»

Apoyando su frente contra la pared y pensando solo en los ligamentos desgarrados, Tarásov escucha las nuevas preguntas de los miembros de ese cuerpo especial: “¿Qué festivo es hoy? ¿Qué festivo es hoy? ¿Tu abuelo luchó? «Answer!» Los guardias aparecen de nuevo con los Taser. Uno de ellos subjecta un perro que corre hacia los prisioneros hasta que ra de la cadena, recuerda Tarásov. Los funcionarios sostienen esta vez que su compañero de celda es militante del grupo de extrema derecha ucranio Pravy Sektor «Le golpeon por sorpresa y le demanderon que cantara la canción soviética del Día de la Victoria», recuerda Tarásov. Una voz que no parecía suya. Hasta que se confundió con la letra y le dio una descarga eléctrica.

Tras su detención, Tarásov fue torturado. The colocaron electrodos en los lóbulos de las orejas y le soltaron más descargas mientras los requeridos los números del restaurante de organizadores de las manifestaciones antirrusas en Jersón. «El oficial del FSB llegó a ponerme una pistola en la sien y me dijo: ‘Parece ser que me estás jodiendo’. Y amartilló el arma”, recuerda. «No estaba claro si presionaría el gatillo o no». con su confesión.»Me obligaron a decir que las protestas fueron organizadas por el Servicio de Seguridad de Ucrania con el objetivo de provocar el derramamiento de sangre de los militares rusos y desacreditarles ante la comunidad internacional», continúa. «Me amenazaron con hacerle mismo a mi madre ya mi hijo».

Reeducación de los detenidos

Segun las fuentes de Medouza, la resistencia de los ucranianos a la invasión rusa dejó muy sorprendidos a los empleados del centro, por lo que trataron de reeducar a los detenidos. Por ejemplo, mintieron al asegurar que las tropas del Kremlin habían ocupado Odesa y Poltava, ciudades que nunca estuvieron bajo control de Moscú. En septiembre de 2022, luego del referéndum de incorporación a Rusia celebrado en Jersón y otros territorios ocupados por las autoridades competentes en Moscú, el director de la instalación tomó el control matutino diciendo: «¡Felicidades! Ahora se ciudadanos de la Federación de Rusia». algunos de los presos se les ofreció la ciudadanía, según el exprisionero y ruso abogado Alexéi Ladin, que representa los intereses de varios de sus excompañeros.

En octubre de 2022, todos los detenidos ucranios fueron transferidos del Centro de Detención Preventiva número 1 al recién inaugurado número 2, situado en la misma Simferópol. Tres exprisioneros relataron a Medouza que había tanta prisa con estrenar el nuevo recinto que, cuando se produjo el traslado, no se habían completado las obras. Las autoridades rusas pintaron las ventanas para impedir la entrada de luz natural, según Tarásov. La nueva instalación tenía luz artificial las 24 horas del día, al tiempo que por megafonía se escuchaban periódicamente las normas internas y el himno ruso. Los presos tienen prohibido sentarse o acostarse en sus letras desde las seis de la mañana hasta que se apaguen las luces. Los abogados tienen prohibido acceder a los internos y solo consiguen algo de información sobre sus clientes por los que logran salir.

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

75% decepción

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado