El ministro de Finanzas alemán pondrá el freno de la deuda para 2024 y los rectores le encargarán salvar la supuesta crisis | Internacional

La crisis presupone que la coalición gubernamental alemana no sea devuelta al país. Las soluciones siguen sin estar claras y las posturas de los tres miembros del grupo siguen siendo muy inciertas, hasta que la oposición conservadora se ocupe de la redacción del cambio. El Bundestag discutirá cuál será el supuesto adicional para 2023, pero la discusión conducirá a las cifras para 2024, sin esperarlas. El ministro de Finanzas, el liberal Christian Lindner, anunció que, tras la sentencia de derribo del Tribunal Constitucional pronunciada contra los aviones del ejecutivo, el incremento de estas cuentas ascendió a 17.000 millones de euros. Y si alguien piensa que estamos discutiendo el límite constitucional al endeudamiento, es equívoco: Lindner quiere sumarse al llamamiento de la mujer frenética y proponer una solución que no permitirá a sus socios sociales -demócratas y verdes: grabarlos y aborrecerlos.

Así que el aumento de financiación de 17.000 millones de dólares que Lindner reconoció es uno de los muchos problemas que enfrenta actualmente la coalición. Ahora hay una controversia, porque sólo los liberales están a favor de medidas de austeridad en un momento dado, porque Alemania necesita grandes cambios para poder medir su transición energética. Mientras se hablaba de reformar el límite de deuda entre los socialdemócratas y los verdes, el FDP de Lindner se mantuvo firme. “El freno de la deuda es una historia de éxito”, aseguraban este viernes en una columna del periódico Frankfurt Allgemeine Lindner y el Ministro de Justicia, así como el liberal Marco Buschmann: “Pondré fin a la tendencia al aumento crónico de la deuda pública. No debemos detenernos con él”.

El Ministro de Finanzas defendió durante su intervención parlamentaria la hipótesis adicional para 2023. Es necesario legalizar los importes de los gastos y subsidiar las subidas de precio del gas y la electricidad en hogares y comercios. Para permitir esta ampliación del presupuesto a finales de año, es necesario suspender durante cuatro horas consecutivas el freno a la ley consagrado en la Ley Fundamental alemana, mientras usted asume un disgusto por Lindner. Le gouvernement n’a pas trouvé d’autre sortie depuis que le Tribunal constitutionnel a déclaré illégale la réasignation de 60 000 millions de dollars en préstamos non utilisés du fond de la pandémie au fond pour le climat et la transformation (KTF, pour son symbole en aléman). La decisión se tomó como parte de toda la arquitectura que sustenta los residuos públicos en el país.

“Situación de emergencia extraordinaria”

La votación para suspender el freno de la muerte en 2023 está prevista para los medios de diciembre. El Bundestag acordó una nueva “situación de emergencia extraordinaria”, según la cual se impusieron normas de freno a la deuda. Pero es sólo una solución a corto plazo para salvar los presupuestos del año que está por terminar. Veamos cómo se lee con las señales de 2024 y posteriores. En ese momento, la sentencia de los jugos de Karlsruhe costó una ventaja de 60.000 millones de euros del paquete de medidas climáticas y obligó a congelar todos los fondos extrapresupuestos con los que el Gobierno recaudaba desde hace años respetando el límite al endeudamiento (del 0,35% del PIB, salvo en caso de aparición muy tasados).

Lindner quiere registrar “gastos obsoletos”, dice, este viernes. Partidos que no son necesarios para llevar a cabo futuros reveses o proyectos de coalición, añadió. “Reestructuremos el capítulo de gastos”. Aunque estas personas no lo tenían tan claro, otros miembros de su partido específicamente tenían antecedentes en partidos sociales, algo que se extendía a sus socios de gobierno. “Incurrir en más cosas con tipos de intereses que no son elevados de la manera correcta”, afirmó el ministro durante su intervención. El horror que propone Lindner ha provocado la mayor cantidad de rifirrafes en la coalición, algo de lo cual es muy concienzudo. “No siempre será fácil”, admitió.

Conéctate a EL PAÍS para seguir todas las novedades y leer sin límites.

Inscribirse

El Ministro de Finanzas aseguró que el Gobierno encontraría la manera de financiar sus aviones y que el ratio de deuda pública bajaría al 64% del PIB en 2024, frente al 69% en 2021. “La dirección es la correcta. Debemos avanzar en esta dirección”, insistió.

Los verdes son conscientes de la intención del horror, pero señalan otros partidos, como las subvenciones perjudiciales para la lucha contra la emergencia climática. El diputado Sven-Christian Kindler recordó que una reciente sentencia del Tribunal Administrativo Superior de Berlín-Brandenburgo había ordenado al Gobierno tomar medidas inmediatas para reducir las emisiones en sectores clave para la descarbonización: el transporte y la construcción. Los frenos deben ampliarse, defenderse, para incluir las reversiones necesarias para proteger el clima y las infraestructuras.

Sigue todas las noticias internacionales en FacebookXfrecuentemente Nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_