Encapuchados vinculados con los 43 de Iguala pretenden ser salados en el Palacio Nacional de López Obrador

Actualizado

Un grupo de jóvenes encapuchados. vinculados en la Escuela Normal de Ayotzinapala misma de lo que desaparecieron 43 alumnos en 2014, quiso ocupar Palacio Nacional donde vive Andrés Manuel Lépez Obrador (AMLO) y despacha. Los manifestantes de Llevan varias semanas exigiendo una reunión con el presidente Mexicano por querer avanzar en la investigación, desde hace 10 años sin respuesta.

Tras varios minutos de tensión, la policía militar encargada de custodiar la sede presidencial logró dispersar a los agentes que seguían movilizándose en los barrios. El presidente mexicano los acusó de “provocadores” y rechazado se reúne con ellostal y cómo reclamar desde hace meses.

El ataque se produjo al mismo tiempo que López Obrador ofrecía, al interior de Palacio Nacional, su habitual calle de prensa matutina, conocida popularmente como “Maañera”. Va a uno de los lados del edificio del gobernador, los que están cubiertos Han se topó con una de las puertas de acceso. Utilice un camión pesado de la Comisión Federal de Electricidad como secadora.

Después de varias intenciones, llegó la puerta de madera y los manifestantes la hicieron. empacado para entrar al edificio, pero se encuentra frente a una barricada humana levantada por el número de policías militares, armados con escudos y porras. La tensa escena, que estuvo a punto de convertirse en tragedia, duró unos 10 minutos para los jóvenes que la presenciaron. roto ventanas variasHan pintadas hechas y han lanzado piedras con tirachinas En el interior del edificio, antes de ser dispersados ​​con gases lacrimógenos.

Advertido por un periodista, el presidente mexicano confirmó que el subsecretario de Gobierno, Arturo Medina, iba a reunirse con los manifestantes, pero que no los habría recibido: “No, ustedes están analizando y conduciendo todo lo que a mí me importa. Conocemos a los (43) jóvenes”.

“No es que podamos enfrentarnos unos a otros”

AMLO también deploró la postura crítica con la que ha tomado el comportamiento de las víctimas en los últimos meses, «la acción, no de padres, abogados y organizaciones que supuestamente defienden los derechos humanos, es acción, en el mejor de los casos». de los casos, política, muy de confrontación en contra nuestra, de provocación, y No nos puede importar menos la confrontación«.

El presidente mexicano acusó a quienes conocen su profesión de manipular a grupos jurídicos conservadores contratados por gobiernos extranjeros que quieren hacernos entender políticamente (…) lo que quiere decir que no queremos saber la verdad y que dicen justicia, si hay uno como bandera contra nuestro nosotros».

Asimismo, AMLO sostuvo su importancia al ataque, que vio poner en evidencia el descontento generalizado de los ciudadanos con su gobierno, y reiteró que está seguro «en cualquier parte del paso, en mi corazón el pueblo».

durante su campaña para la presidenciaLópez Obrador hizo bandera del caso de los 43 estudiantes desesperados En Iguala, comprométanse a reunirse con sus cuerpos y responder a los familiares de las víctimas. Sin embargo, ni siquiera gestos simbólicos, para catalogar el caso como un crimen de Estado o destruir la «verdad histórica» ​​que su antecesor, Enrique Peña Nieto, vendió como testimonio del incidente, la investigación se propuso muchos avances.

En julio, el Grupo Independiente de Expertos (GIEI) arremetió contra México al denunciar la opacidad del Estado, que se había negado a ingresar en los centros de espionaje militar documentos que, según el denunciante, podrían guardar la clave para desactivar la investigación. El próximo El 26 de septiembre termina el 10 de agosto de esta tragedia.uno de los símbolos de la historia reciente de México, y todo esto significa que el gobierno de AMLO no puede cumplir su promesa de resolución.