Erdogan se enfrenta a una segunda vuelta en las elecciones residenciales de Turquía

Erdogan se enfrenta a una segunda vuelta en las elecciones residenciales de Turquía

ANKARA, Turquía (AP) — Las elecciones presidenciales de Turquía parecían dirigirse a una segunda vuelta el domingo después de que el actual presidente Recep Tayyip Erdogan no obtuviera la mayoría de los votos, un resultado que dejó al líder de toda la vida luchando por evitar el desafío político más difícil de su carrera.

El resultado de la votación allanó el camino para una batalla de dos semanas entre Erdogan y Kemal Kilicdaroglu, el líder de la oposición, para asegurar la victoria en la segunda vuelta del 28 de mayo que podría remodelar el panorama político de Turquía.

Con el recuento no oficial casi completo, Erdogan obtuvo el 49,4% de los votos frente al 44,8% de Kilicdaroglu, según la agencia oficial de noticias Anadolu.

Pero ambos lados afirmaron estar por delante.

«Aunque aún no se conocen los resultados finales, estamos liderando por mucho», dijo Erdogan a los partidarios reunidos frente a la sede de su partido en la capital, Ankara.

Hablando en la sede de su propio partido, Kilicdaroglu dijo que la votación expresaría la «voluntad de la nación». Él dijo: “Estamos aquí hasta que se cuente cada voto.

Los reclamos en competencia llegaron el lunes temprano después de una noche mordaz en la que cada lado acusó al otro de anunciar información engañosa. Erdogan advirtió a la oposición en Twitter contra la «usurpación de la voluntad nacional» y pidió a los leales a su partido que «no abandonen los colegios electorales, pase lo que pase, hasta que los resultados no sean definitivos».

Los políticos de la oposición cuestionaron los totales preliminares informados por Anadolu, diciendo que sus propias cifras recopiladas directamente de los colegios electorales mostraban a Kilicdaroglu a la cabeza.

Está en juego el viaje de un miembro de la OTAN que logró desestabilizar a muchos de sus aliados occidentales al mantener cálidos lazos con el Kremlin. Turquía, una de las 20 economías más grandes del mundo, tiene una variedad de vínculos políticos y económicos que abarcan Asia, África, Europa y Medio Oriente, y sus políticas internas y externas podrían cambiar profundamente en función de ganador.

Después de convertirse en primer ministro en 2003, presidió un período de tremendo crecimiento económico que transformó las ciudades turcas y sacó a millones de turcos de la pobreza. A nivel internacional, ha sido aclamado como un nuevo modelo de islamista democrático, proempresarial y deseoso de estrechar lazos con Occidente.

Pero durante la última década, las críticas a Erdogan han aumentado tanto en el país como en el extranjero. Enfrentó protestas masivas contra su estilo de gobierno en 2013 y en 2016, dos años después de asumir la presidencia, sobrevivió a un intento de golpe de Estado. En el camino, aprovechó las oportunidades para dejar de lado a sus rivales y acumular más poder en sus manos, lo que generó acusaciones de la oposición política de que estaba inclinando al país hacia la autocracia.

Desde 2018, la caída de la moneda y la inflación, que según cifras oficiales superaron el 80 % el año pasado y el 44 % el mes pasado, han erosionado el valor de los ahorros y salarios turcos.

La incapacidad de Erdogan para asegurar una victoria en la primera ronda el domingo confirmó un declive en su posición entre los votantes enojados por su manejo de la economía y su consolidación en el poder. En su última elección, en 2018, ganó frente a otros tres candidatos con el 53% de los votos. Su retador más cercano recibió el 31%.

El domingo, una votante, Fatma Cay, dijo que había apoyado a Erdogan en el pasado pero que no lo hizo esta vez, en parte porque estaba enfadada por el alto precio de alimentos como las cebollas.

«Olvidó de dónde venía», dijo Cay, de 70 años. «Esta nación puede levantar a alguien, pero también sabemos cómo derribar a alguien».

Sin embargo, no recurrió al Sr. Kilicdaroglu, sino que votó por un tercer candidato, Sinan Ogan, que obtuvo alrededor del 5 % de los votos. Eliminar a Ogan podría darle a Erdogan una ventaja en la segunda ronda, ya que es más probable que los partidarios nacionalistas de derecha de Ogan lo favorezcan.

Erdogan sigue siendo popular entre los votantes rurales, de clase trabajadora y religiosos, que le atribuyen el desarrollo del país, la mejora de su posición internacional y la ampliación de los derechos de los musulmanes devotos en el estado incondicionalmente secular de Turquía.

“Amamos a Erdogan”, dijo Halil Karaaslan, un jubilado. “Él construyó todo: carreteras, puentes y drones. La gente está cómoda y en paz.

Eso, dijo Karaaslan, era más importante que el aumento de precios. «No hay una crisis económica», dijo. “Por supuesto, las cosas son caras, pero los salarios son casi igual de altos. Se equilibra. »

Buscando capitalizar la frustración de los votantes, una coalición de seis partidos de oposición se unió para desafiar a Erdogan, respaldando a un candidato común, Kilicdaroglu.

El Sr. Kilicdaroglu, un ex funcionario que dirigió la administración de seguridad social de Turquía antes de liderar el partido de oposición más grande de Turquía, hizo campaña como la antítesis de Erdogan. En contraste con la retórica de tipo duro de Erdogan, Kilicdaroglu filmó videos de campaña en su modesta cocina, hablando de temas cotidianos como el precio de las cebollas.

La votación del domingo también se llevó a cabo para determinar la composición del parlamento de 600 miembros de Turquía, aunque los resultados de esos escaños no se esperaban hasta el lunes. El parlamento perdió un poder significativo cuando el país cambió a un sistema presidencial después de un referéndum respaldado por Erdogan en 2017. La oposición se comprometió a devolver el país a un sistema parlamentario.

Además de la importancia de estas elecciones para muchos turcos, 2023 marca el centenario de la fundación del país como república después del colapso del Imperio Otomano. Para el aniversario, el 29 de octubre, está prevista una celebración nacional, presidida por el presidente.

La elección también estuvo impulsada por cuestiones que han polarizado durante mucho tiempo a la sociedad turca, como el lugar que le corresponde a la religión en un estado comprometido con el laicismo estricto. En sus 11 años como primer ministro y nueve como presidente, Erdogan amplió la educación religiosa y relajó las reglas que restringían la vestimenta religiosa.

Derya Akca, de 29 años, citó su deseo de cubrirse el cabello como la razón principal por la que apoyó al Partido Justicia y Desarrollo de Erdogan. «Están defendiendo mi libertad de llevar un velo, que es el factor más importante para mí», dijo Akca, que trabaja en una tienda de ropa de Estambul.

Recuerda sentirse tan avergonzada después de que un profesor universitario la humillara frente a la clase que abandonó la escuela, una decisión de la que ahora se arrepiente. «Me sentí como un extraño», dijo. «Ahora desearía haberme quedado y peleado».

Pero en otra parte de la ciudad, Deniz Deniz, copropietario de un bar popular entre la comunidad LGBTQ de la ciudad, lamentó la disminución del número de establecimientos de este tipo en la última década del mandato de Erdogan.

“Tengo muchas ganas de cambiar”, dijo Deniz. “Quiero un país donde las personas LGBT+ y las mujeres no sean rechazadas. Quiero un país igualitario y democrático.

En la región sur de Turquía, que fue devastada por fuertes terremotos en febrero que mataron a más de 50.000 personas, muchos votantes expresaron su enojo por la respuesta del gobierno en las urnas.

“Tuvimos un terremoto y el gobierno ni siquiera intervino”, dijo Rasim Dayanir, un sobreviviente del terremoto que votó por Kilicdaroglu. «Pero nuestras decisiones se tomaron antes del terremoto».

Dayanir, de 25 años, había huido de la ciudad de Antakya, que quedó en gran parte destruida por el terremoto, pero regresó con ocho familiares para votar el domingo.

Se paró en medio de cientos de votantes que se habían alineado para votar dentro de una escuela primaria. Otros votaron en contenedores de envío que se habían instalado para reemplazar los colegios electorales destruidos. Dayanir dijo que su tío, su tía y otros miembros de la familia murieron en el terremoto.

«Tenemos esperanzas», dijo. «Creemos en el cambio».

ben hubbard informado desde Ankara, y gulsin harman de Estambul El informe fue proporcionado por elif ince de estambul, Safak Timur de Ankara y Nimet Kirac de Antakya.