Escalada de la crisis diplomática entre Irak y Suecia por una nueva profanación del Corán

Irak deportaron a este joven a la embajadora de suecia Un tumulto prendió fuego a la delegación diplomática del país escandinavo en Bagdad, en cuanto se autorizó en Estocolmo una nueva profanación del Corán por parte de un refugiado iraquí.

Salwan Momika, 37 años, pisoteó el jueves el libro sagrado del islampero se abstuvo esta vez de quemarlo, como hizo frente a la mayor mezquita de Estocolmo el 28 de junio.

Respuesta a la autorización concedida por el pays scandinavo, el primer ministro iraquí, Mohamed Shia Al Sudani, «ordenó a la embajadora sueca en Baghdad salir del territorio»según un comunicado de su oficina.

Las autoridades también decidieron suspender la licencia de explotación del gigante sueco de telecomunicaciones Ericsson.


Los manifestantes se enfrentan a miembros de la policía mientras se reúnen cerca de la embajada sueca en Bagdad. Foto Reuters

Más tensión

La decisión tomada el miércoles por la policía de autorizar la mini manifestación en Estocolmo Desató las tensiones diplomáticas Entre ambos países, se provocó el incendio de la embajada sueca en Bagdad por parte de seguidores del influyente líder religioso Moqtada Sadr.

Los analistas sostienen que es una línea de enorme sensibilidad. Irak es un país con múltiples crisis y además se autoriza una burla de sus símbolos. Un caso muy parecido a los dibujos de Mahoma que publicó la revista Chrle Hebdon con trágicas consecuencias por el ataque de tres ex presidiarios, fanáticos ultraislámicos.

El ambiente seguía tenso en el centro de la capital iraquí, donde 200 manifestantes denunciaron la profanación de la biblioteca. «Si, si al Corán», gritaban, mientras alzaban el texto sagrado al cielo, junto a banderas iraquíes. Algunos de ellos quemaron banderas suecas. «Es una agresión contra mil millones de musulmanes», manifestó Amjad al-Maliki, un funcionario de 46 años.

El gobierno iraquí condenó el ataque a la embajada, pero lanzó también una advertencia a Estocolmo por si permitía que la protesta siguiera adelante, amenazando con “romper” las relaciones diplomáticas.

La policía sueca decidió autorizar la protesta en número de la legislación sobrio los derechos a la libertad de reunión y de expresión. “La Constitución establece que se necesitan muchas razones para denegar a una persona un permiso para una reunión pública”, dijo Ola Osterling, del cuerpo armado de Estocolmo.

El manifestante Salwan Momika (derecha) aparece junto a una bandera sueca durante una protesta frente a la embajada iraquí en Estocolmo, Suecia, el 20 de julio de 2023. Foto AFP
El manifestante Salwan Momika (derecha) aparece junto a una bandera sueca durante una protesta frente a la embajada iraquí en Estocolmo, Suecia, el 20 de julio de 2023. Foto AFP

Aún no se conoce la magnitud de los daños que sufrió el edificio, pero la cancillería informó que su personal estaba «a salve».

Cerraduras

Tras el incendio se produjeron enfrentamientos con la policía, que usó cañones de agua para dispersar a los manifestantes, que a su vez, arrojaron piedras contra los agentes.

El canciller, Tobias Billström, convocado después al encargado de negocios iraquíes en el país escandinavo. «Lo que se produjo es totalmente inaceptable y el gobierno condena estos ataques del modo más vehemente posible”, confirmó en un comunicado de prensa. Billström registró que las autoridades iraquíes tienen la obligación de proteger las misiones diplomáticas bajo la Convención de Viena.

Francia y Estados Unidos «condenaron» el atentado en la embajaday Washington consideró «inaceptable que las fuerzas de seguridad iraquíes no actuaran para impedir que los manifestantes» irrumpieran en el recinto.

La Organización de Cooperación Islámica repudió «un nuevo actor provocador» y su secretario general, Hissein Brahim Taha, instituyó en Estocolmo un «dejar de otorgar autorizaciones a grupos e individuos extremistas».

La representación diplomática ya había sido asaltada en junio, cuando el refugiado iraquí había quemado páginas del libro sagrado de los musulmanes en otro acto público. Pero en ese momento, los seguidores de Moqtada Sadr salieron rápidamente del lugar. Una fuente de seguridad iraquí informó de la detención de 20 manifestantes tras el incendio.

El premier sudanés condenó «en los términos más duros» el ataque a la embajada. Asimismo, el gobierno iraquí declaró que «reafirma su compromiso de garantizar la seguridad y la protección de todas las misiones diplomáticas, y promete hacer frente a cualquier ataque».

El gesto odioso de Momika, quien participó en protestas masivas contra la corrupción en Irak en 2009, ya había provocado una oleada de críticos internacionales y el malestar en la comunidad musulmana,

Fuente: AFP y EFE

PB

Mira también