Esta investigación se realiza en español para combatir los cánceres infantiles más raros

MADRID, 17 de febrero (EUROPA PRESS)-

Cada año se diagnostican 280.000 nuevos casos de cáncer infantil en todo el mundo y más de 1.000 en España. Aunque las tasas de supervivencia han mejorado al 82 por ciento a los 5 años, hay algunos cánceres pediátricos cuya investigación ha durado años, afectando negativamente su supervivencia.

Este es el caso del osteosarcoma. Durante los últimos 40 años, la tarea de sobrevivir no ha cambiado ni ha alcanzado su punto máximo. El tumor maligno es más común en la infancia y la adolescencia, y en la edad adulta es el más común después del mieloma. De hecho, los niños y adolescentes son muy sensibles al diagnóstico de sarcomas porque sus síntomas se confunden con los dolores habituales asociados al desarrollo.

Precisamente, la oncohematóloga infanto-juvenil Cristina Mata, que desarrolla su trabajo en el Hospital Materno Infantil Gregorio Marañón, forma parte del equipo de investigación creativo del Consorcio Europeo FOSTER, que investigará y mejorará la curación de los pacientes con esta enfermedad. .

«Es un tumor muy agresivo. Los sarcomas son, de hecho, muy raros. Sus casos son muy variables (con más de 60 subtipos) y muy agresivos, en el sentido de que se investiga poco sobre la pequeña incidencia», introdujo el médico.

En concreto, en el osteosarcoma, «la incidencia es de dos, tres casos para millones de habitantes, porque es muy raro», explicó Mata, en declaraciones a Europa Press.

En total, los 3 del centro oncológico infantil son osteosarcomas. También es un cáncer que se presenta en adultos, en la séptima década de la vida, pero es la mayor incidencia en la segunda década de la vida.

La supervivencia gira hacia los 70 años en niños y adolescentes a partir de 5 años cuando se realiza un diagnóstico de forma localizada. Sin embargo, cuando la enfermedad se prolonga, la supervivencia es aproximadamente del 20 por ciento a los 5 años. Es esta cita la que permanece inamovible durante cuatro décadas. «No hay una investigación suficiente y es cierto que, además, es una enfermedad que, por sus características, es difícil de tratar», dijo el experto, en declaraciones a Europa Press.

Por todo ello, hace tres años creó un consorcio europeo para investigar el osteosarcoma, FOSTER, que es una enfermedad «un poco humana, al sentir que no se está avanzado en la investigación», afirmó el doctor.

No tengo hábitos farmacéuticos que demuestren su eficacia. Sin embargo, dentro de los pequeños fármacos que han funcionado en pacientes, se encuentra una familia llamada inhibidor de tirosina quinasa.

Ahora, en el marco del Consorcio Europeo FOSTER, se pondrá en marcha el ensayo clínico ‘FosterCabOS’ cuyo principal objetivo es conocer la administración de uno de estos productos farmacéuticos, cabozantinib, como tratamiento de mantenimiento según el tratamiento estándar de Enfermedad, reducirá la atención y, por tanto, mejorará la supervivencia de estos pacientes.

«Esperamos que, añadiendo este fármaco a lo largo de un año, se curen más pacientes porque no volverán. Porque, con frecuencia, la recuperación se producirá en este año, en los primeros años», explica a Europa Press.

Pero recibí ayuda de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) para que esta fase III, “FOSTER-CabOS”, se pusiera en marcha en España y otros países europeos.

«Es un estudio con orígenes europeos y que comenzará este mismo año. Participará en un total de 19 países, pero, en ese momento, estará operativo en cuatro: Francia, que dirige la escuela, Bélgica, Holanda y España. «En definitiva, nos unimos a otros 15 países», explicó el investigador. También es posible que en un futuro próximo existan Nueva Zelanda y Australia.

LEUCEMIA LACTANTE

En el cáncer infantil, la leucemia linfática aguda (LLA) es la más común. Su incidencia es de aproximadamente 1,5 casos por cada 100.000 habitantes aproximadamente en los países desarrollados, según datos de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC).

En cuanto a su supervivencia, la carga de los pacientes de 1 a 16 años es más del 80 por ciento. Sin embargo, dentro de menos de un año no compraré el 50 por ciento. Así es como la mitad de los pacientes con leucemia linfoblástica no supera la enfermedad a esta edad.

Por ello, un grupo de investigadores de la Red Interfant, con la participación del Doctor Álvaro Lassaletta, jefe de sección del Servicio de Oncohematología Pediátrica del Hospital Universitario Niño Jesús de Madrid, crearon el protocolo “Interfant-21”, una organización clínica internacional. destinado a mejorar el pronóstico de la enfermedad en estos bebés.

“Durante el año el pronóstico es muy malo, porque la enfermedad es más agresiva, hay más alteraciones en las células”, explicó el médico, para agregar que diagnostica uno de estos casos como este año en España.

Al igual que su compañera Cristina Mata, Lassaletta recibió asistencia de la AECC para llevar a cabo esta investigación, que espera comenzar después del verano en España. «Las ayudas permitirán abrir esta terapia clínica y que los niños españoles menores de un año con LLA puedan recibir tratamiento de inmunoterapia, además de la terapia convencional, que se les administrará previamente. Estamos seguros de que podremos mejorar su supervivencia». ”, explicó, en declaraciones a Europa Press.

Como en el caso anterior, este estudio también es internacional. “Esta enfermedad es muy común, en muchos casos, en ciertos grupos, o en muchos casos no podemos evaluar la dependencia de un medicamento en el tratamiento”, dijo el médico. En definitiva, participan tanto en los países europeos como en los americanos -Norte y Sur-; como Australia o países asiáticos, como Japón.