Estados Unidos y México buscan un acuerdo urgente para frenar los nuevos inmigrantes

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, ha viajado a México en los últimos años con la esperanza de mostrar avances en la lucha contra el Estado.creciente inmigraciónuno de los principales quebraderos de cabeza para que el presidente Joe Biden consiga la reelección en 2024.

La visita del jefe de la diplomacia Estadounidense, inusual al realizarse durante la semana de Navidad, está programada de manera abrupta, en un momento determinado. Partido Republicano insta a Biden a tomar medidas sobre migración un cambio para que nuestros congresos proporcionen nueva ayuda a Ucrania.

Casi 10.000 migrantes, según las autoridades estatales, deben ingresar sin autorización en un periódico a través de la frontera. Esto es el doble que antes de la pandemia.

Washington ha dado ciertos pasos desde la frontera con México para centrar sus esfuerzos en el ingreso de migrantes.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, conversó sobre el tema la semana pasada con Biden, quien concedió el envío a Blinken, acompañado del secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, y la función migratoria de Casa Blanca, Liz. Sherwood.

López Obrador dijo a la gente que México estaba “fortaleciendo medidas” para acelerar el flujo de migrantes a Estados Unidos.

Una enorme caravana de migrantes avanza hacia Estados Unidos por una carretera mexicana. Foto: REUTERS

«Nos sentimos mucho más cómodos, nos moveremos y nos pedirán que cumplamos con nuestra tarea porque también tenemos elecciones en Estados Unidos para estimularse en el tema migrante», declaró el presidente mexicano durante su reunión previa con funcionarios del Estadounid.

El portavoz del Departamento de Estado, Matthew Miller, dijo que la delegación estadounidense abordaría con López Obrador la «necesidad urgente de vías y acciones legales adicionales» en materia de migración.

México acordó tanto con Biden como con su predecesor, el republicano Donald Trump, acoger, en menos tiempo, a los migrantes que quisieran ingresar a Estados Unidos.

Los inmigrantes y la campaña de Donald Trump

Trump, favorito para la nominación republicana para oponerse a Biden en la carrera presidencial de noviembre de 2024, realizó una campaña con un mensaje antiinmigración. Acusar a los extranjeros de “venénar la sangre” de la pays, propias palabras de Hitler, señalando su crítica.

Los republicanos no pueden proponer al Congreso un nuevo paquete de ayuda financiera para Ucrania si no toman medidas para frenar la migración.

La administración Biden anunció que, sin saberlo, Ucrania pronto se vería obligada a proporcionar las armas necesarias a los defensores de la invasión rusa.

La propuesta del Gobierno para convocar a los republicanos contempla Incremento en 1.300 los agentes de la Patrulla Fronteriza.

Ofertas para un nuevo punto de vista.

Andrew Rudman, director del Instituto México del Wilson Center, en Washington, dijo que Blinken tuvo contacto con López Obrador para que le pusiera medicamentos, como otorgarles permisos de trabajo, y que cuidaría a los migrantes en México.

“El gobierno de Biden quiere demostrar que esto es todo lo que es posible” para frenar la migración, afirmó. «Uno de los puntos es que todo el mundo quiere una solución a corto plazo para un problema global a largo plazo», pero «no existe una variedad mágica».

“La mayoría de estas personas migran porque creen que la vida para ellos será mejor en Estados Unidos”, dijo.

Miles de latinoamericanos viven en sus países de origen y buscan oportunidades en los Estados Unidos.  Foto: REUTERS  Miles de latinoamericanos viven en sus países de origen y buscan oportunidades en los Estados Unidos. Foto: REUTERS

La mayoría de los migrantes proceden a Centroamérica, incluso en los últimos meses aumentó el número de venezolanos y haitianos, que sufren pobreza y violencia que asolan sus países.

Una caravana de kilómetros de migrantes salió del país desde México ante la imposibilidad de obtener un permiso que les permita cruzar el país para dirigirse a Estados Unidos.

María Alicia Ulloa, una hondureña que formó parte de esa caravana, estuvo junto a funcionarios estadounidenses y mexicanos que se reunieron con los estudiantes que estaban encontrando formas de ayuda para los migrantes, porque la situación en sus países de origen «también era crítica».

“Emigramos con la esperanza de tener una vida mejor para nuestros hijos y una vida mejor para los familiares que están afuera”, dijo.