Francia ciega en su Constitución el derecho al aborto

En 1971, la Filsofa y la feminista francesa Simone de Beauvoir En éste publicó un texto, bajo el título “Insistió en abortar”, más de 300 mujeres compartieron su testimonio y legalizaron el aborto. Cuatro años después, en 1975, promulgó la convocatoria «Velo Telúrico«, promovido por la política Simone Veil, que autoriza la interrupción voluntaria del compromiso.

Medio siglo después, su herencia se constitucionaliza: Francia ha aprobado blindar el aborto en la Constitución. Este es el primer paso del mundo para lograrlo y cuenta con un amplio consenso político para ello.

Esta histórica sesión tuvo lugar con las palabras del presidente de la Asamblea francesa, Yal Braun-Pivet, seguidas de una gran ovación. “Por primera vez en la historia este Congreso está presidido por una mujer”, declaró. Los parlamentarios prorrumpieron en aplausos. Este congreso integrado por diputados y senadores renació en el Palacio de Versalles mientras se encuentra en proceso de realizar cambios a la Carta Magna. Llegó la hora alrededor de las 16.

«Para la adopción del texto: 780 a favor y 72 en contra., por encima de los 512 votos necesarios (las tres quintas partes). Las palabras de Braun-Pivet, que en última instancia implicaban la aprobación de la medida, fueron seguidas por nuevas ovaciones durante un minuto por parte de todos los parlamentarios. Algunas mujeres cantaron el himno de la mujer, una canción feminista de los años 70. Mientras, en la plaza parisina del Trocadéro, miles de mujeres celebraban esta canción a los pies de la Torre Eiffel, la dama de Francia.

«La ley determina las condiciones bajo las cuales se garantiza a las mujeres la libertad de reproducirse tras la terminación voluntaria del compromiso». Estas palabras están registradas en la Constitución. Francesa con la firma, por primera vez, d’une femme, Braun-Pivet.

«Francos de Orgullo, mensaje universal». Mientras celebra al presidente Emmanuel Macron, en un mensaje en X (antes de Twitter). Francia ha marcado un éxito en su historia y en el movimiento feminista del mundo. Fue una sesión de tres horas, muy emotiva, con referencias a Simone Veil y Simone de Beauvoir, pero también a todas aquellas mujeres que, en su cumpleaños, sufrieron «la muerte por defender nuestras libertades». Hubo aplausos y ovaciones, se hizo gala de unidad nacional.

A la memoria de Veil, «su lucha» por los derechos de las mujeres, dedicamos estas palabras a todos los ponentes (uno de cada grupo). El Primer Ministro, Gabriel Attal, el primero en hablar, declaró: En 1975, “Veil suba a la tribuna del hemiciclo, entre insultos…”, el que votó la ley que permite el aborto. «Medio siglo más tarde, ante la mirada de su familia, Este as del Congreso por el fin de la justicia tiene Veil y su legado«, declaró. Los parlamentarios se empujaron entre sí.

Es realmente significativo. Es desde las pocas leyes que, en este largo tiempo, han salido adelante sin debates crispados y con Amplia información sobre los partidos de los alcaldes, incluido el de Marine Le Pen., que apunta a este proceso de desabolización de su partido, su normalización en la vida política. El parlamentario no defendió el “no” durante su intervención. También se opone al partido del líder de extrema derecha Eric Zemmour, así como a algunos parlamentarios de otros partidos que sostienen que no es necesario garantizar este derecho.

“Vimos nuestra propiedad y no tenemos más remedio que tener la intención de quedarnos”, dijo Attal: “Tenemos una confianza moral con estas mujeres, las que supieron morir o incluso morir para tener la intención de ser libres. Hoy podemos cambiar el currículum de Historia”.

Esto culminó en un proceso parlamentario de 18 meses. La idea de constitucionalizar el derecho al aborto se adoptará en junio de 2022, mientras que la UE será ilegal en algunos estados. Hay miedo a que esto pueda triunfar en Europa, sobre todo ante el auge de la extrema derecha en ciertos pasosy los derechos adquiridos, que hoy se han consolidado, pueden evaporarse.

Los parlamentarios que hablan tienen algún referente en Hungría, Polonia, Estados Unidos, Argentina o Rusia. «Lo que dice Simone de Beauvoir: Un minuto para que todo lo que hemos conseguido lo perdamos. (…) En una semana, podemos pasar de la prueba a la lucha, de la libertad a la opresión», declaró el Primer Ministro. «Basta con mirar el mundo», con ver cmo «el populismo y el autoritarismo para el poder». Attal citó, por ejemplo, el regreso a la UEU con el aborto o la situación en Irn y otros «lugares donde muchas mujeres libres» ya no lo son.

La semana pasada, la Cámara Alta dio luz verde -tras haberlo hecho la Asamblea-, durante un intenso debate, pudo hacer dudar a ciertos miembros del conservador Partido Republicano de si era necesario incluir la palabrería de «garantía» en la Constitución. Para muchas cosas, se puede estar exento si el Estado no es capaz de proporcionar fondos para que se pueda ejecutar este derecho y así cubrir la salud.

El acto de inscripción en la Carta Magna suele situarse el día 8 siguiente, coincidiendo con el Da de la mujer. Se trata de un acto para ayudar a Emmanuel Macron, presente hoy en el Congreso de hoy, que no está autorizado por la Constituyente, en la labor de una votación. Pasará a la historia como el presidente bajo cuyo mandato se plasma este derecho. En la Torre Eiffel, iluminada y adornada con banderas moradas, se le esta tarde: “mi cuerpo, mi decisión”.