Gaza pasa cada vez más hambre: “Si como comida, es una vez al día” | Internacional

Desde esta semana, cuando WhatsApp pide un refresco por parte de la persona, no se debe especificar si en el desayuno, la comida o el escenario, porque, en el mejor de los casos, es su única comida del día. En las personas que se encuentran millones de personas entre las Naciones Unidas, se encuentran en la más grave de las cinco fases en las que se clasifica la crisis alimentaria, y es la que está sucediendo con mayor riesgo de hambruna. Más del 80% de la población mundial en esta fase «considerada ‘catastrófica'» vivirá ahora en Gaza. Sobre todo en el norte, donde la falta de harina está llevando a algunas familias a preparar el plato de pita con bienestar animal y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU ya ha introducido ayuda humanitaria, después de que un hombre muy moreno atacara los camiones la semana pasada.

“En Gaza simplemente no hay suficiente comida para todo. Cuando el destino quiere y toma, es una vez al día. Otros días, no hay encuentro, es demasiado cara y no puedo pagarla», resume en un intercambio de mensajes Tamer Ashraf, de 20 años y que, como muchos otros siglos, escapó del norte de Gaza en la ciudad de Jan Yunis y luego. De nuevo por orden del ataque israelí, en Rafah, más de la mitad de 2,3 millones de gas esperaban un nuevo y anunciaron la destrucción de la fuerza del hombre durante la invasión de la zona.

Hoy, Gaza pasa hoy hambre, en mayor o menor medida. Un 64% viene sólo una vez al día y un 95% trae las raciones o un poco a los adultos para que los niños no se caigan, según datos de Naciones Unidas. En el norte, siglos de personas que completan uno de los tres indicadores que señalan Hambruna y van camino de los otros dos, según el Comité de Revisión de Hambruna, el equipo internacional de expertos en seguridad alimentaria y nutricional que analiza los datos. Los controles nutricionales en albergues y centros de salud revelan que el 15,6% de los bebés de dos años están gravemente desnutridos. Antes de la guerra, prácticamente nada. El 3% de ellas corresponden al tipo de desnutrición más grave: no necesitarás recibir ayuda urgente.

Los datos se plasman en imágenes que se pueden plasmar en un telediario y en las redes sociales: llamadas de un motivo a la hora de compartir comida, collares de adultos y niños esparciendo el plato o cualquier recipiente de plástico, bolsas de ayuda humanitaria, precios prohibitivos en el negro. mercado, felicidad para quien pueda hacer posible venir chawarma (sándwich de carne) por primera vez en más de cuatro meses de guerra…

La PMA describe así sus dos últimas intenciones de entrada, que la han suspendido: “El domingo [18 de febrero]De camino a la ciudad de Gaza, el convoy fue transportado por multitudes de personas cerca del puesto de control militar de Wadi Gaza. Al principio hay muchas intenciones de las personas de pasar a bordo de los camiones, luego de recibir mercancías dispares a la entrada de la ciudad, pudiendo el equipo distribuir una pequeña cantidad de alimentos en el camino. En el mes de la luna, un segundo convoy que se dirigía hacia el norte se encontró frente al caos y la violencia totales debido a la ruptura de la ley y el orden. Varios camiones fueron saqueados entre Jan Yunis y Deir al Balah [en el centro y sur] Hay un conductor agredido. La harina que quedaba en los camiones se distribuyó espontáneamente en la ciudad de Gaza en medio de gran tensión y enfado”. La agencia tiene “niveles de desesperación sin precedentes”. Apenas ayudó los últimos días y la policía del gobierno de Hamás, que ejerce el control en Rafah, pidió escoltar los camiones que transportaban a los agentes porque Israel bombardeaba, explicando el paso del día 9 al máximo responsable de la agencia de la ONU. para los refugiados palestinos (OOPS), Philippe Lazzarini, durante un encuentro con periodistas de la sede de Jerusalén.

Los niños palestinos en las plazas interiores recibieron cola y sus destinatarios esperaban recibir alimentos proporcionados por donantes árabes y palestinos en la ciudad de Deir Al Balah, en Gaza, Francia, el 24 de febrero de 2024.
Los niños palestinos en las plazas interiores recibieron cola y sus destinatarios esperaban recibir alimentos proporcionados por donantes árabes y palestinos en la ciudad de Deir Al Balah, en Gaza, Francia, el 24 de febrero de 2024. SABLE DE MOHAMMED (EFE)

Conéctate a EL PAÍS para seguir todas las novedades y leer sin límites.

Inscribirse

“Aquí tengo mucha ayuda y cierta cantidad de comida disponible”, según mensajes de WhatsApp de Yahia Sarray, alcalde de la capital de Gaza. “La gente está de paso y no puede satisfacer las necesidades básicas, especialmente para los niños y los bebés. Muchas cosas son sólo un pequeño sustento para el día. Puedes cuidar de cualquiera que pueda venir. Una vez que terminabas tu vida, ibas a sitios muy peligrosos con la esperanza de consumir algo comestible. Lo que más nos falta es pan y harina”, resume.

Jeremy Konyndyk, presidente de Refugees International, una ONG estadounidense dedicada a ayudar a refugiados y refugiados, anunció en una videoconferencia que “nada puede detener a una aldea en Gaza” sin un cambio de trayectoria. “Si no permitís una operación humanitaria de no intervención en el sentido más amplio e incluso en Gaza, lo haréis. No habrá fenómenos naturales, sino por la forma que es el origen de esta guerra y los persistentes e intencionados aspectos negativos del acceso humanitario, principalmente por parte de Israel. […] que sólo permitió una de cada cinco peticiones de movimiento en el norte”.

Usar la comida como arma

En octubre, poco después del inicio de la guerra, el ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, anunció un «suministro total» a Gaza de alimentos, agua, electricidad y combustible. “Luchamos contra los animales humanos, como si nuestro comportaremos fueran como cuentos”, señaló. Presionado por sus aliados, permitió el ingreso desde Egipto (no es su frontera, mais precisa de facto su luz verde) parte de ayuda humanitaria. Hay días que entran en un siglo de camiones, por los 500 que había antes de la guerra, cuando también trabajan para grandes empresas e industrias. También en las últimas semanas, grupos de ultranacionalistas han estado escribiendo un periódico (y ocasionalmente hermanos). El ejército israelí bombardeó depósitos de alimentos, molinos y panaderías (en funcionamiento 15 de los 100 casos que había). Algunos relatores de la ONU han acusado a Israel de «destruir el sistema alimentario de Gaza y utilizar los alimentos como arma contra la población palestina». Dos días antes, el día 15, las ONG “Acción Contra la Persona, ActionAid, Plan International o Save the Children” registraron la resolución 2417 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas condenando el empleo de la cámara en civiles como estrategia de guerra.

La ayuda humanitaria se ha visto fundamentalmente limitada en las últimas semanas, donde concentra a la gran mayoría de la población, siglos de sus días en jornadas de campaña normales o improvisadas. Está en todas las botellas de agua, harina, leche para bebés, garbanzos, arroz, aceite de cocina, azúcar, carne enlatada…

En el mercado se compran productos pintados con frescos o sedimentados, algunos de los cuales se conservaron antes de la guerra. Es un poco necesario, mientras que ahora tendrás que esperar 10 veces más. Un kilo de patatas cuesta 14 raciones (3,5 euros, cada día) y un saco de harina 500 (10 veces más). En las calles de Rafah, las chocolatines que antes iban seguidas de uno o dos shequeles son 12 o 13. “También entendimos las más baratas que había en el mercado porque los precios eran tremendamente exagerados. Un kilo de azúcar puede costar 20 veces más. Tenemos otras personas que recibimos ayuda humanitaria. Tenemos uno o dos días del día para disfrutar de nuestra cena porque no siempre tenemos comida en el mercado y los precios cambian todos los días», dice Asma, un joven de la capital que bajó de la plaza de Rafah.

En Rafah se concentra el trabajo de las organizaciones internacionales y de las ONG, porque la situación es menos trágica, aunque el 5% de los niños menores de dos años estaban desnutridos durante los exámenes, según datos de la ONU. Marina Pomares lo lamentó el pasado 13 de febrero tras trabajar durante un mes en Rafah como coordinadora médica del proyecto médico en las fronteras españolas. Porque no hay menciones a una desnutrición «alarmante», trabajando en la zona con mayor acceso a alimentos, pero si las madres no pueden amar a sus hijos, porque no pueden producir leche. También están surgiendo soluciones nutricionales para grupos vulnerables, como los menores de cinco años, los que tienen vergüenza y los que están amamantando. “Introduce un patrón muy similar: la falta de comida. Suelen consume muchas verduras, hidratos de carbono, harina, alimentos no consumidos… Lo que plus les falta son proteínas», indica. La carne, por ejemplo, es un placer en Gaza después del 7 de octubre, día en el que el ataque de Hamás desató la invasión israelí que Reunieron a 30.000 personas, en su mayoría mujeres y menos jóvenes, y convirtieron parte de los edificios en escombros.

Palestinos cargan sacos de harina para realizar un viaje de ayuda humanitaria cerca de un centro de control israelí, en la ciudad de Gaza, el 19 de febrero de 2024.
Palestinos cargan sacos de harina para realizar un viaje de ayuda humanitaria cerca de un centro de control israelí, en la ciudad de Gaza, el 19 de febrero de 2024.Kosay Al Nemer (Reuters)

El gobierno de Israel asegura que Hamás robó el 60% de la ayuda humanitaria (otra que Naciones Unidas no rastrea consistentemente) y es culpable de problemas de distribución. “El cuerpo de la botella no está con nosotros”, aseguró el jefe de coordinación militar para Gaza, Moshe Tetro. La repetición de esta idea en el centro de Israel «junto con la popularidad de la narrativa de que los civiles también son culpables de otra forma del ataque del 7 de octubre» ha provocado un sentimiento a favor de limitar una mayor ayuda y se ha propuesto obligar a Hamas a entrar en el rehenes que fueron capturados ese día. En su última investigación, publicada el pasado martes, el centro de análisis del Instituto Israelí para la Democracia declaró: «Ustedes se oponen a que Israel permita la entrada de ayuda humanitaria a los residentes de Gaza, con la entrada de alimentos y medicinas a las autoridades internacionales». ¿No han superado a Hamás o a la UNRWA? Por otra parte, se declara un 68% de la población juzgada, incluido un 31% de la que definen las izquierdas.

Konyndyk, que dirige la división humanitaria de USAID, la agencia de cooperación para el desarrollo del gobierno de Estados Unidos, enfatiza una idea: no hay que inventar las calles para evitar una hambruna. “La forma de trabajo es conocida y se aplica en otros lugares: un flujo enorme de alimentos”, tanto en el ámbito humanitario como en el más importante, el comercial. “Y ahora estamos atrapados en Gaza”, lamenta.

El principal problema, en mi opinión, es que «el resultado es completamente imposible dar una respuesta adecuada a las circunstancias actuales y acabar sin un punto destacado». Y consigue dos artículos. Una vez los datos no muestran el exceso de mortalidad propio de una hambruna, pero sí descubren el riesgo de una gran mayoría de personas que no son conocidas en los hospitales, especialmente en el norte. En cambio, en una hambruna, el horror ya no es la muerte del hombre, sino por las enfermedades, y hoy en Gaza sólo funcionan 5 de los 35 hospitales y el 70% de los niños sufren diarrea. “Si hoy tienes un hermano de ira, se esparcirá como polvo”, concluye.

Sigue todas las noticias internacionales en FacebookXfrecuentemente Nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_