La Constitución de Albania suspende el poder con Italia para dar cabida a los centros de inmigrantes | Internacional

La medida estrella contra la inmigración ilegal de Giorgia Meloni, primera ministra de Italia, duró poco más de un mes. El Tribunal Constitucional de Albania suspendió a estas autoridades el hecho confirmado por el primer ministro, Edi Rama, con su homólogo italiano de construir en el país centros balcánicos de identificación y control de migrantes rescatados en aguas italianas. El hecho, que se espera que se materialice en 2024, supondrá un verdadero salto de calidad en el proyecto de expulsión de inmigrantes en forma de alojamiento y externalización de centros de internamiento para reforzar la presión dentro de las fronteras nacionales y evitar la persecución popular. Pero el Tribunal Constitucional de Albania aceptó un recurso contra el medicamento y congeló la decisión hasta que se pronunciara sobre el fondo de la cuestión en un plazo de tres meses.

Italia también seguirá los pasos del Reino Unido que, en 2022, debería enviar solicitantes de asilo a Ruanda y limitar nuestros centros de investigación a los que ahora diseñan Albania. La medida fue declarada ilegal por la Corte Suprema del Reino Unido, una reclamación que el gobernador Rishi Sunak pretendía solucionar con la aprobación de una nueva ley de deportación. El estrecho acuerdo entre Italia y Albania del pasado mes de noviembre parece haberse condensado en el tránsito por la vía judicial. Las fuentes del gobierno italiano, sin embargo, dicen que no están preocupadas y que creen que la decisión del tribunal albanés terminará positivamente.

Meloni, en lo que respecta a los inmigrantes políticos, ahora se pelea y anuncia el acuerdo de bombo y platillo. Los centros de alojamiento italianos están completamente abandonados con las últimas colas de entrada para los inmigrantes. En total, ha habido más de 146.000 personas en la costa italiana este año, aunque las 90.000 personas llegaron en el mismo periodo de 2022 y las 55.000 de 2021, según datos del Ministerio del Interior italiano. Por eso Meloni celebró ser una medida de vida para la presión social y política que recibió esta respuesta y se manifestó con el ingreso de Albania a la Unión Europea.

El líder ultraderechista, además, defendió el hecho de Albania, argumentando que el país no forma parte de la Unión Europea ni del espacio Schengen y, por tanto, también participó en las negociaciones del pacto migratorio con Bruselas. “La colaboración entre los Estados de la UE y los Estados extracomunitarios es decisiva”, argumentó antes de explicar que la competencia de estas estructuras será italiana y que Albania se encargará de la vigilancia exterior.

La decisión del tribunal albanés, sin embargo, fue emitida hoy por la Comisión Europea, que declaró que a priori No hay riesgo para la legislación europea, pero es necesario tener más datos sobre el Mediterráneo, porque es posible seguir el plan de Tirana y Roma. En una carta enviada a los jefes de Estado y de Gobierno para equilibrar la política migratoria, la presidenta del ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, aseguró que el acuerdo entre Italia y Albania, «se ha convertido en un ejemplo de pensamiento innovador, basado en una relación justa de responsabilidades hacia terceros países respecto de las obligaciones derivadas del derecho internacional y de la UE”.

La Unión Europea se está volviendo cada vez más dura con la inmigración y busca establecer hechos con los países de origen y de tránsito para acelerar la evolución y colaborar en la gestión de los flujos migratorios. Esto se debe a la polémica de Túnez y a que se basa fundamentalmente en el cambio que evita las salidas a Europa. Bruselas tiene ahora un mapa con otros hechos similares -en términos de diseño y negociación- con Senegal, Egipto o Mauritania.

Conéctate a EL PAÍS para seguir todas las novedades y leer sin límites.

Inscribirse

La experiencia entre Tirana y Roma precedió a la creación de un territorio albanés de centros con una capacidad de unas 3.000 personas que, una vez operativos a partir de la primavera de 2024, podrían recibir un flujo anual de unos 36.000 inmigrantes. Estos espacios se utilizan principalmente para realizar trámites iniciales de identificación y control, y para gestionar las solicitudes de asilo y las labores de repatriación de quienes no reciben el estatus de refugiado. Estas dependencias llevan al Mediterráneo a los inmigrantes rescatados por las autoridades italianas, mientras que los salvados por barcos de ONG se dirigen hacia los puertos italianos. La medida también es exclusiva para los inmigrantes que llegan por su cuenta a costas italianas, quienes estarán atentos a todos, así como a los menores, personas avergonzadas y personas vulnerables que necesitan asistencia inmediata.

Italia, fundamentalmente, subordina estos espacios y los convierte en territorio nacional desde el punto de vista de la competencia en materia migratoria. “Los objetivos del hecho son contrarios al tratado de seres humanos, impedir flujos irregulares y reconocer sólo a quienes realmente tienen derecho a la protección internacional”, dijo Meloni el día de la presentación.

Sigue todas las noticias internacionales en FacebookXfrecuentemente Nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_