La guerra de Gaza activa una bomba de vigilancia económica en Cisjordania | Internacional

Salvando los kilómetros que separan Jerusalén de Ramala se pueden recorrer más de dos horas en medio del caos de atascos, en un solo camino hasta la capital administrativa palestina que Israel ya ha abierto. “El bloqueo a nuestra economía no se inició el 7 de octubre [cuando Hamás lanzó el ataque desde Gaza]pero desde entonces ha empeorado», afirmó Atef Alawneh, viceministro de Finanzas y profesor universitario, en la sede de Instituto Palestino de Investigación y Política Económica.

Desde el conflicto en la Francia mediterránea, Cisjordania, parcialmente controlada por la Autoridad Nacional Palestina (ANP), se ha transformado en una bomba de vigilancia económica a punto de estallar. La prohibición de entrada de 200.000 trabajadores palestinos contratados por empresas israelíes y la retención de los tributos que Israel reconoció como parte de la ANP (mil euros al mes, lo que representa un tercio de sus entradas) mejoran la estabilidad del territorio. Palestina. La cuestión del trabajo de los empleados públicos y la desaparición de los 400 millones de euros que los trabajadores transfronterizos inyectaban cada uno a la demanda local han colocado a la economía palestina al borde del colapso, mientras las empresas intercambian correo con mostradores de facturación vacíos. y agobiadas por las deudas.

Alawneh, desde hace 74 años, se ha convertido desde hace tres décadas en uno de los negociadores del Protocolo de París, que regula las relaciones económicas entre Israel y el ANP, en el sentido de que impulsa el shequel como moneda única en el nacimiento del autogobierno en los hechos de Oslo. “Hay varios factores que hacen que la economía palestina esté en plena guerra en Gaza”, explica este experto analista. “La primera es la retención de las transferencias desde Israel por cargos pagados y el IVA que está registrado a nombre de la ANP. Los 200.000 empleados públicos y jubilados que han sufrido represalias no tienen dinero que desperdiciar y la demanda interna es receptiva», añadió. El gasto del gobierno con hospitales privados, compañías eléctricas y proveedores de servicios se aumentó, según sus cálculos, por una suma de 2.500 millones de dólares (más de 600 millones de euros).

“El dinero es nuestro”, dice Suha Awadalá, de 47 años, directora general de relaciones internacionales del Ministerio de Economía palestino, después de que Israel anunciara que pagaría los tributos retenidos, pero no a la ANP, sino al Gobierno de Noruega, como mediador del conflicto. hechos de 1993. El objeto de esta decisión no se transfiere sustancialmente a Gaza.

También afirmó que el bloqueo financiero practicado por Israel es “ilegal”, según los acuerdos alcanzados en Oslo y París, y que por ello recibió la oferta del gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu. Los impuestos y el IVA que cubrirán a Israel en los próximos años sustentarán más del 65% de todos los ingresos palestinos. En detalle, es el ministro responsable, los homenajes locales (20%) y las donaciones recibidas de la comunidad internacional (15%) son las únicas vías que quedan para dotar de fondos a los arcos de la ANP.

Subidas de precios

Conéctate a EL PAÍS para seguir todas las novedades y leer sin límites.

Inscribirse

«A 10 semanas (2,5 euros) de la guerra, se compran tres kilos de tomates en Ramala, ahora sólo por un kilo», recuerda el profesor Alawneh. “La separación económica entre Gaza y Cisjordania a causa del conflicto tiene graves repercusiones”, precisa, “en todo lo que se ha hecho en materia de transacciones agrícolas”.

Según las estimaciones oficiales que sostiene este analista, la economía de Gaza fue destruida en un 85%, y también destruyó toda la infraestructura con un resultado «catastrófico». Mientras tanto, en Cisjordania la tasa de actividad alcanzó el 30% en los últimos tres meses. “No creemos que vayamos a recuperar el terreno de juego”, pronostica, “y tendremos muchos años de trabajo”. Quienquiera que actúe en Gaza está cruzando Cisjordania”. La inflación, que antes del 7 de octubre era del 1,7%, subió al 5%.

El exviceministro y el exconsejero del Banco de Palestina resaltan que la separación interna del impuesto de Israel en Cisjordania ha cortado los flujos entre Nablus (norte), Ramala (centro) y Hebrón (sur), los polos muy grandes Económico: «Ahora hay 600 bares internos, puestos de control y reservas militares que soportarán altas expectativas en las rutas que conectan a las poblaciones palestinas».

En su mensaje desde el Ministerio de Economía, Suha Awadalá admitió que, como el resto de funcionarios palestinos, él no había acuñado el nombre de diciembre. “En octubre recibimos sólo el 50% del salario, y en noviembre lo aumentamos al 66%, con un complemento… pero no estamos seguros de que podremos recibir la remuneración del dinero antes de la situación. Inversiones palestinas.

El responsable de relaciones internacionales no grita, sin embargo, querer crear un entorno social. “Si no tienes ganas de pelear, normalmente te manifiestas en el centro de Ramala, pero todos sabemos que esperamos poder ganar tiempos mejores”, dijo, mientras guiaba la cabeza del referente para que pudiera vivir gracias. a sus amigos familiares. “Todos estamos aceptando el cinturón, la Administración y los ciudadanos”, admite.

Después de ver un arresto contra Israel por pretender deducir de las transferencias a la ANP los subsidios de familias de ingresos palestinos en prisiones israelíes, así como las facturas de los ministros de electricidad y agua de empresas públicas de Israel. “Esto forma parte de nuestros ingresos de cada día y esto también se refleja en los salarios públicos, que les reportan el 80% de sus importaciones reales durante tres años”, precisa.

Destrucción del sector privado

“La Administración palestina ha desaparecido de Gaza, junto con todo el pueblo. Y Cisjordania es un punto de retirada, en paralelo con el aumento del desempleo y la paralización de la economía”, concluye. “También estamos asistiendo a la destrucción de nuestro sector privado, donde los círculos empresariales se concentran en el sector servicios y, en menor medida, en la industria”, afirma Awadalá.

Los trabajadores palestinos en Israel han proporcionado una inyección fundamental de ingresos a la economía de Cisjordania, donde la carga de trabajo ha aumentado del 18% al 29% en tres meses de la guerra de Gaza. Bilal Jaled, de 30 años, en casa y con dos hijos, busca adquirir un terreno y construir una casa en Ramala Futures. Trabajé durante cuatro años en una fábrica de caramelos y golosinas en Atarot, en Jerusalén Este, la zona de la ciudad que fue ocupada por el ejército israelí en 1967. Ganando alrededor de 2.500 euros en mí y dejando dinero con las manos desnudas entre nuestros amigos, y pagaba los estudios de sus hermanos pequeños. “Ese sueño ya se ha desvanecido”, reconoces mientras bebes tragos y preparas cachimbas para fumar en un café de Ramala por menos de 400 euros al mes.

“Mi jefe israelí me llamó el 7 de octubre y me dijo que no podría trabajar hasta nuevo aviso. Hoy no estaré en contacto con nadie más, pero hoy tengo cien personas», fue asesinado a tiros en la esquina del café donde guardaba el cachimbas o pipas de agua. Entre otros, se estima que 200.000 palestinos empleados en Israel, sin ningún contrato legal, son cada vez menos los que trabajan para trabajar durante el mes de invierno pasando por controles de seguridad en el sector industrial de Israel.

Sigue todas las noticias internacionales en FacebookXfrecuentemente Nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_