La pelea final de los marineros negros conocida como «Philadelphia 15»

Poco más de un año antes del ataque a Pearl Harbor, 15 marineros asignados al USS Philadelphia escribieron una carta a un periódico negro detallando los abusos e indignidades que habían enfrentado en el buque de guerra únicamente por el color de su piel.

Cuando se alistaron, la Marina les había prometido capacitación y puestos que los llevarían a ascender, pero los marineros negros rápidamente descubrieron que estas oportunidades no existían para ellos. Fueron obligados a ser sirvientes de los oficiales del barco, «limitados a servir mesas y hacer camas» como los llamados asistentes de comedor, escribieron.

Por atreverse a hablar, algunos de los hombres fueron encarcelados y todos fueron expulsados ​​de la Marina con licencias que los calificaron para siempre como no aptos para el servicio.

El destino del grupo, conocido como «Philadelphia 15», se desvaneció de la atención pública cuando estalló la Segunda Guerra Mundial. Pero la injusticia que enfrentaron y el estigma que conllevaron sus documentos de liberación duró más de 80 años.

En una ceremonia en el Salón de los Héroes del Pentágono el viernes, cuatro familiares sobrevivientes de dos de los hombres, los hermanos John y James Ponder, aceptaron una disculpa formal de la Marina por el trato racista que soportaron sus seres queridos como marineros a bordo de su barco. .

El servicio también presentó a la familia descargas honorables recientemente emitidas para los hermanos Ponder y anunció que las descargas para el resto de los 15 de Filadelfia también se habían mejorado.

«Es algo, algo que no debería haber sucedido», dijo en una entrevista Larry Ponder, de 72 años, hijo de John Ponder. «Mi papá y los 15 de Filadelfia eran solo informantes. Todo lo que hicieron fue hacerle saber al público en general que estaban siendo maltratados.

«Trataron de hacer lo correcto a través de la cadena de mando, pero no llegó a nada, así que escribieron esta carta».

Ponder dijo que su padre nunca habló sobre su tiempo en la marina. Se enteró de lo que había sucedido cuando descubrió los documentos de alta después de que su padre muriera en 1997.

Años más tarde, el Sr. Ponder encontró un artículo en The Philadelphia Inquirer sobre un veterano negro al que se le concedió una baja honorable 75 años después de haber sido expulsado injustamente del ejército. Se puso en contacto con un abogado, elizabeth kristenquien se había hecho cargo de este caso, y accedió a ayudar al Sr. Ponder a buscar justicia para su difunto padre.

La Sra. Kristen ayudó a Larry Ponder a presentar una solicitud para corregir los documentos de baja de su padre en 2021. Dijo que John Ponder y otros marineros negros sufrieron «abuso y represalias sancionados por compañeros y oficiales en el ‘USS Philadelphia’.

“Mi padre nació y creció en Alabama”, dijo Ponder. “Pasó por mucho en ese entonces. Solía ​​mencionar algunas de las cosas por las que tuvieron que pasar, la discriminación, ya sabes, así que no era nuevo para él. Creció en este ambiente. Fue a la Marina con la esperanza de poder tener una carrera para poder desarrollarse. Fue allí para servir como todos los demás.

Los hermanos Ponder se encontraban entre solo 18 hombres negros en la tripulación de 750 en Filadelfia, según un relato.

De acuerdo a una historia naval del barcoel crucero estaba involucrado en operaciones de flota fuera de Pearl Harbor en el momento en que los 15 hombres firmaron la carta, que atestiguaba su trato e instaba a las madres y padres negros a no ayudar a sus hijos a alistarse en el ejército.

En lugar de poder elegir su propia rama del servicio como sus pares blancos, los hombres negros estaban «restringidos a servir mesas y hacer camas para los oficiales» en su barco como los llamados asistentes de comedor, se dijo, escribieron.

Durante los seis meses anteriores, según la carta, nueve marineros negros que servían como mozos de comedor habían recibido uno de los castigos más oscuros y brutales de la Marina: tres días de detención sin comer más que pan y agua. El motivo era pelear y discutir con otros soldados, lo que los marineros castigados creían que era consecuencia de los malos tratos que habían sufrido.

“Esperamos sinceramente desalentar a cualquier otro niño de color que haya considerado unirse a la Marina y haya cometido el mismo error que nosotros”, decía la carta. “En lo único que se convertirían serían cazadores de mar, sirvientas y lavaplatos.

“Nos encargamos de escribir esta carta, cualquiera que sea la acción que tomen las autoridades navales o cualesquiera que sean las consecuencias. Solo sabemos que no pudo superar la crueldad mental que nos infligieron en este barco.

Las consecuencias para los 15 marineros negros fueron realmente graves: rechazos «indeseables», un término para lo que el ejército estadounidense Llama ahora un despido “que no sea honorable”, que separó para siempre a los hombres de los beneficios de los veteranos y entintó sus documentos con un estigma indeleble que hizo que muchos futuros empleadores se avergonzaran.

El crucero Filadelfia fue dado de baja en 1951 y los hermanos hicieron todo lo posible para continuar con sus vidas. Ambos formaron familias y tuvieron hijos que sirvieron en el ejército.

Los hermanos firmaron la carta de 1940 como John William Ponder Jr. y James Edward Ponder, con Ernest Bosley, Arval Perry Cooper, Shannon H. Goodwin, Theodore L. Hansbrough, Byron C. Johnson, Floyd C. Owens, James Porter, George Elbert. Rice, Otto Robinson, Floyd C. St. Clair, Fred Louis Tucker, Robert Turner y Jesse Willard Watford, según la Marina.

Según sus fechas de nacimiento, se cree que los 15 hombres están muertos, y la Marina está tratando de encontrar a los familiares sobrevivientes para que los líderes también puedan disculparse con ellos.

Franklin Parker, el Subsecretario de Marina que aprobó las actualizaciones de descarga, presidió la ceremonia del Salón de los Héroes y se dirigió a la familia Ponder con emoción evidente en su voz.

“A ustedes y a las otras familias de los 15 marineros de Filadelfia, quiero expresarles mi más sincero pesar por el trato que recibieron mientras vestían el uniforme, y también por la demora de décadas en tomar estas medidas”, dijo el Sr. Parker a los miembros de la familia du Ponder. sentado en la primera fila.

«El estándar para la decisión que reconocemos hoy era si había ocurrido un error o una injusticia», dijo. “No se equivoquen: aquí ocurrió la injusticia. Y hoy, en cierta medida, buscamos solucionar este problema.

El maltrato sufrido por los hombres no fue una aberración para la marina ni para todo el ejército de la época.

En diciembre de 1944, los marines estadounidenses lanzaron granadas de humo contra un campamento de marineros negros en Guam para provocar disturbios, en un incidente que no se hizo público hasta meses después.

Unos 1.000 marineros negros que servían en un batallón de construcción en Port Hueneme, California, iniciaron una huelga de hambre de dos días en marzo de 1945 para protestar por la negativa de su oficial al mando de ascender a cualquier miembro negro de la unidad al rango de suboficial en jefe, aunque muchos cumplían con todos los requisitos. requisitos para el ascenso.

No fue hasta 1948 que las fuerzas armadas fueron eliminadas por una orden ejecutiva emitida por el presidente Harry S. Truman, aunque el conflicto racial en los servicios continuó durante la Guerra Fría y más allá.

Este verano, se espera que el Congreso considere la nominación del general Charles Q. Brown como presidente del Estado Mayor Conjunto, quien se convertiría en el segundo oficial negro en servir como el oficial uniformado con más años de servicio en la nación.

De confirmarse, el Pentágono estará encabezado por dos funcionarios negros por primera vez en la historia. En enero de 2021, Lloyd J. Austin III, un general retirado del Ejército de EE. UU., se convirtió en el primer Secretario de Defensa negro.

«Mi padre estaba orgulloso», dijo Larry Ponder. “Estaba orgulloso de su tiempo en el servicio. Nunca dijo nada negativo».

«Estaría orgulloso de ver que otras personas de color puedan tener la oportunidad de tener una carrera y ser promovidas a esos puestos».