La policía brasileña cuestiona la intención del golfista Bolsonaro, que guarda silencio

Jair Bolsonaro, el militar retirado que presidió Brasil entre 2019 y 2022, fue interrogado por la policía federal en Brasilia sobre la intención del golpe de estado que lo acusó de estar asociado con una vena de colaboradores. El exgerente y otros 22 sospechosos, entre ellos varios generales de reserva y otros militares de rango inferior, están invitados a comparecer al mismo tiempo en las comisiones de varias ciudades. Bolsonaro y otros acusados ​​han expulsado su derecho a guardar silencio. El abogado del expresidente afirmó que «ningún tema es posible porque no hay nada» y agregó que «no hay simpatía por ningún movimiento».

El ultrarechista convocó a sus seguidores a una gran acción en São Paulo, este país, para acusar acusaciones que consideran absolutamente infundadas y participar en una persecución político-judicial. Un pastor evangélico pagará la escritura.

Mantener el silencio es la elegante estrategia de la defensa de Bolsonaro ante lo negativo del juego de Darle accediendo a todas las pruebas que existen en su contra. El expresidente solicitó información detallada sobre las confesiones del inquilino Mauro Cid, quien dijo que era presidente para tener su secretario privado. Particularmente valioso fue el teléfono móvil del Cid, repleto de mensajes, audios y documentos incluidos hoy en la investigación. La policía también localizó en un celador de la casa del teniente Cid a un autor de un decreto golpista que prevé la detención del juez del Supremo Alejandro de Moraes, que dirige las principales investigaciones contra el bolsonarismo.

El ex presidente presentó un gran pedido para que se realizara el interrogatorio, pero todos fueron escuchados por el juez Moraes, el mismo que investiga el violento ataque de kilómetros de bolsonaristas contra las sedes de los tres poderes de Brasilia. Décadas de autores materiales de la invasión violenta y festiva se han centrado en la duración de las sentencias en los últimos meses. Pero sólo hoy los partidarios de los instigadores y autores intelectuales se han convertido en el objetivo de la policía.

Bolsonaro y sus supuestos cómplices están acusados ​​de haber intentado impedir el regreso de Luiz Inácio Lula da Silva al poder durante la elaboración de un decreto golpista, con presiones sobre la copa de las fuerzas armadas, campañas de desinformación en las redes sociales para erosionar la credibilidad de el sistema de votación y los incentivos a kilómetros de bolsonaristas permanentes durante la transición de poder de los campos ante los cuatro países del país para exigir una intervención militar contra Lula.

Como medida de precaución en este caso, Bolsonaro prohibió viajar fuera de Brasil y la policía exigió el pasaporte. El Tribunal Supremo y la policía también están investigando a varios generales, un observador adjunto, otros militares y civiles. Cuatro de ellos llevan una semana en prisión preventiva.

El domingo en la Avenida Paulista, principal escenario político de São Paulo, será el primer papel importante que jugará Bolsonaro como quien perdió las elecciones ante Lula. Durante todo este tiempo, pequeños actos políticos han sido protagonistas, pero un mes los partidos le permitieron presentar las elecciones hasta 2030. Varios alias gobernadores anunciaron su presencia en el evento, entre ellos el paulista Tarcisio de Freitas, uno de los El mejor lugar para suceder a Bolsonaro como jefe de la justicia brasileña, si está absolutamente alejado de la primera línea política.

Sigue toda la información de El PAÍS América en FacebookXo en nuestro boletín semanal.