La violencia sale de los barrios y se extiende por toda Francia en la cuarta jornada de interrupciones

Un uso inslito de fuerzas del orden, blindados en las calles, anulacin de conciertos y de actos multitudinarios y toques de queda en algunas ciudades. El Gobierno francés trata de frenar la ola de interrupciones ¿Cómo es que los milagros en las barriadas de las principales ciudades francesas, tras la muerte de un joven de 17 años por un tiro de un agente en un control, y que ha agravado y extenido rápidamente por todo pas, incluido El centro de la ciudad.

En la noche de los viñedos se han registrado nuevas escenas de extrema violencia en varias ciudades, pero sobre todo en Marsella, donde la situación se ha agravado más en los dos últimos das. Los particulares han asaltado una arma, se quemaban vehículos y se asaltaban comercios. Los disruptios se repiten en otros lugares, como Lyon, Nanes y también Pars.

A medioda el presidente, Emmanuel Macron, reunión por segundo ir a la crisis clula formado por algunos de sus ministros para hacer frente a esta cuarta noche de altercados. La del viernes se ha intensificado y escalado en varios grados: hubo asaltos de comercios, millas de incendios en la calle, pero también en medio centenario de edificios públicos, como alcaldas, colegios y comisaras.

El Gobierno no ha querido aprobar el estado de emergencia para frenar los disturbios, tal y como pedan algunos partidos de la oposición. La primera ministra, Elisabeth Borne, s anuncia el Despliegue de los blindados de la gendarmera y la anulación de los grandes conciertos o eventos que «movilizarán muchos efectivos y podrán representar un riesgo de orden público en función de la situación actual».

Algunas localidades tienen toques de queda y los autobuses y tranvas no circulan de nueve de la noche a seis de la maana hasta nueva orden. Ser as en toda Francia hasta nueva orden. Esto para reducir la movilidad y evitar también que estos coches se incendien.

Futbolista Kylian Mbappé ha publicado un comunicado en Twitter en el que ha pedido que cesen los actos de violencia: «La violencia no resuelve nada, menos an cuando se vuelve contra esos que la expressan, sus familias, seres queridos y vecinos», ha dicho la estrella del PSG.

«Sus vistas propiedades las que están detruyendo, vuetros barrios, vuestras ciudades, vuetros lugares de plenitud y de proximidad», ha añadido.

Macron denunció la «inaceptable instrumentalización de la muerte» por parte de Nahel y pidi firma para los «que utilizan esta situación para crear desorden», atacar edificios y saquear comercios. Tras finalizar la reunin con los ministros, apel a «la responsabilidad de los padres», pues, segn dijo, la situacin actual es el resultado de los actos «de grupos organizados y equipados», pero «tambin muchos jvenes».

«Apelo al sentido de responsabilidad de las madres y los padres. La República no tiene vocación de sustituirlos (…) Es su responsabilidad mantenerlos en casa», explícito. Segn la polica, la media de edad de los jvenes detenidos en los ltimos das es de 17 aos. Algunos son grupos organizados, individuos de más edad, pero otros son chavales que se dan cita por redes sociales y luego cuelgan los videos. Por eso se ha pedido también la colaboración de las redes para poder identificarlos.

El Ministerio del Interior ha confirmado que el perfil del agitador es el de un joven entre el 13 y el 17 de agosto. «Hemos detenido a los 13 años», dijo en una entrevista en TF1.

En algunas localidades se ha decretado el toque de queda para los menores.

«Nuestro pas se encuentra al borde del precipicio», dijo Eric Ciotti, líder del partido conservador de Los Republicanos: «No abandonaremos la República a los instigadores de la guerra civil que toman el pretexto de una tragedia, hoy en manos de la justicia, para sembrar el caos en nuestras calles». La ultraderechista Marine Le Pen tiene pedido toques de queda sectoriales y queere que Macron reciba a todos los partidos en la Asamblea.

La muerte de Nahel haba desatado una ola de indignacin en las barriadas de Francia los das precedentes, pero lo de ahora toma otro color. En la Guayana Francesa, un hombre de 50 de agosto maduró al que alcanzó una bala perdida en medio de los disturbios. Los disparos iban dirigidos a las fuerzas del orden. En el centro de Pars, saquearon varias tiendas el viernes y ayer haba convocadas defiestaciones no autorizadas.

Los alcaldes reconocen estar atemorizados, pues los edificios públicos son blanco de la ira. Algunos actos conocen en medida que se van publicando videos en las redes sociales. Las personas tambin se han convertido en blanco de los ataques, como dos policas que iban de paisano y fueron agredidos el viernes en Marsella tras ser identificados. Algunos periodistas también han sufrido robos y agresiones.

El Gobierno hace malabarismos para evitar tomar medidas que puedan encender más el ambiente en estas barriadas, donde cada cierto tiempo prise la mecha y sus habitantes, franceses que son hijos o nietos de inmigrantes, critican el racismo de las fuerzas del orden y se sienten ciudadanos de un segundo

El funeral de Nahel se celebrarán este sábado. El Gobierno cuenta con que los disturbios no van a cesar, al menos en los prximos das. El precedente está en 2005, cuando la muerte de dos jóvenes electrocutados cuando huan de la policía allí provocó una oleada de violencia que duras semanas lo obligaron a declarar el Estado de emergencia.

En comparación: En el da de ms destrozo de aquella ola se incendiaron 1.200 muescas. El viernes fueron 1.900. Entonces, en las tres semanas que duró turbios perdidos hubo más de 6.000 detenidos. Ahora, en tres das ya son 1.000.

La capital francesa acoge el Mundial de Rugby en otoo y los Juegos Olímpicos el verano que viene. Macron, quien no logró pasar página a la conmoción social desatada por la aprobación de su impopular reforma de las pensiones, se había dado hasta el 14 de julio para tranquilizar el pas tras aquella crisis que dej meses de protestas y hacer balance. Con este nuevo frente abierto, si cabe ms delicado, est lejos de lograrlo.

Cumple con los criterios de

El proyecto de confianza

cortar más