Lo más duro del Partido Conservador exige el cese de Sunak para evitar una derrota electoral | Internacional

La carrera por una derrota electoral que las encuestas anuncian en la práctica como un inevitable estímulo a la audacia, si bien la temeridad, de mayor duración y de la euroceptividad del Partido Conservador, desafía siempre la posibilidad de intentar un atisbo de rebelión interna y tener una Nueva oportunidad al pastel. El ex ministro Simon Clarke fue este defensor nocturno de la intención de derrocar a Rishi Sunak. En una columna publicada en el El telégrafo de hoy, durante el período de referencia del mandato de los conservadores, Clarke anunció a sus compañeros en el hilo el resultado que esperaban en las urnas – en principio, las elecciones generales deben celebrar el final del año – si fueran mantenidas por el actual Primer Ministro. Ministro como candidato. : “La cruda realidad es que si Sunak participa en una elección, vamos enmascarados”, asegura Clarke, que educa con buenas palabras que muchos compañeros vieron como una clara puñalada en la espalda: “Rishi tiene grandes fortalezas. «Es decente hasta la médula, extremadamente inteligente y un trabajador increíble», dijo. Pero “todas estas virtudes no pueden compensar los problemas fundamentales. No necesitas el Reino Unido. Y no entendía lo que pedía la ciudad británica», añadió.

Clarke respondió ante Sunak al candidato a liderar los conservadores de la anterior primera ministra, Liz Truss. Después de un mandato breve y desastroso, que dañó la credibilidad económica del Reino Unido, el Ministro de Vivienda y Gobierno Local fue posteriormente expulsado del Gobierno. Por lo tanto, Arrastra expresó resentimiento por haber liderado la rebelión de la semana pasada contra la ley que apoyaba las expulsiones de inmigrantes en Ruanda.

Pero no es solo. En el otro lado de su acción está el político que contribuyó, porque nadie está allí, a preservar el espíritu del Brexit: David Frost, el negociador de la salida de la UE más odiado por Bruselas, porque la hostilidad va al grano. de interrumpir un proceso turbulento. Las heladas representan lo negativo de los euroescépticos conservantes los más recalcitrantes, incapaces de admitir el conflicto económico y geopolítico de este divorcio y convencidos de que la culpa de todo es de políticos como Sunak, que ceden al pragmatismo en materia de inmigración, bajadas de impuestos o aplicación de la legalidad internacional.

La semana pasada, Frost hizo público un nuevo descubrimiento de la demolición y la primera vez que llegó al misterio. En teoría, la empresa YouGov le puso al frente de una fantástica organización sin sede, sin estatutos ni registro social: la Alianza de los Conservadores del Reino Unido. Se consultó a alrededor de 14.000 ciudadanos de todo el país para extraer diversas conclusiones. En primer lugar, el conservantes Se podrían perder hasta 200 escaleras (en realidad son 349) ante la oposición del trabajador (que actualmente ocupa 197). Pero lo más relevante de la encuesta fue que en 375 distritos electorales, por delante de 200, los votantes conservadores aseguraron que un nuevo candidato desafiaría los bajos impuestos y sería más duro con los inmigrantes irregulares que podrían dejar al trabajador Keir Starmer.

“Hay muchos representantes conservadores que piensan que un nuevo cambio de dirección dará una imagen ridícula. Pero ¿qué podría ser más ridículo que aceptar la idea de viajar como ambulancias hacia una aniquilación inevitable, porque no tenemos ningún problema en que nuestros ciudadanos estén decidiendo modelar con mucha claridad? “, escribió Clarke. Las instrucciones son claras. La respuesta de muchas grandes figuras del partido, sin embargo, a sido quando menos tibia, si no despectiva et dura contra la propuesta del exministro.

De la investigación, que para ordenar la legislación electoral figuraba como encargada por el propio Frost, queda la sospecha de que manipularon a los conspiradores de siempre, como el millonario gestor de fondos Paul Marshall, que financió el canal de televisión de ultraderecha. GB Noticias.

Conéctate a EL PAÍS para seguir todas las novedades y leer sin límites.

Inscribirse

¿1992 o 1997?

Los conservadores finalmente se vieron envueltos en un debate histórico-nostálgico que muchas de sus críticas eran como una forma de regañar al jefe de debate del mismo año: ¿1992 o 1997? ¿Por qué soñarías con lo mismo fascinante que hizo John Major en 1992, contra todo pronóstico, para lograr la cuarta victoria consecutiva del Partido Conservador? ¿O sufrió la misma cosa extraña que sufrió Major, cinco años después, frente al Partido Laborista de Tony Blair?

Los descubrimientos lo llevaron a ser alguien durante más de un año. Todos atribuyen al candidato de la oposición, Starmer, una liquidación en las urnas de más de 20 puntos porcentuales. Pero las diferentes tribus conservadoras se han aferrado a la antigua para mantener la esperanza. La derecha del partido, porque todos gritan que un candidato de su guerra o incluso el más duro, lo salvará de la debacle. Los moderados y realistas saben que el electorado no les permitirá marcharse y plantear otra preocupación desde Downing Street sin acudir a las urnas, y apuestan por el pragmático Sunak como última salvación. Al final, y contrariamente a todo lo pronóstico, se logró esclarecer varios temas de rebelión en poco más de un año.

Priti Patel, ministra del Interior de Boris Johnson y no precisamente admiradora de Sunak, acusó a Clarke de «simplicidad, división y autocomplacencia», y fue expresada por quienes lo habían acusado de estar jugando con la oposición. laborista. El ex ministro de Defensa Liam Fox acusó a Clarke de hablar de “tribalismo” cuyo único objetivo es desestabilizar al partido. Damian Green, uno de los graduados que mejor representa a la modera de los conservantesfue acusado de una mano “equívoca y poco inteligente”.

Lo cierto es que ya ha pasado un año de calvario y que no hay garantías de que siga vivo en el lugar y que finalmente sea el candidato del Partido Conservador. Su principal baza, sin embargo, es el hartazgo extendido entre muchos egresados conservantes Ante las continuas conspiraciones y experiencias que impulsan el día de la fragmentación de la formación, con todo el Reino Unido, con la bandera del Brexit.

Sigue todas las noticias internacionales en FacebookXfrecuentemente Nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_