julio 20, 2024

Mujeres ocupadas en el sector de servicios con contrato en vigor, perfil más común que con el SMI

Mujeres ocupadas en el sector de servicios con contrato en vigor, perfil más común que con el SMI

El perfil de cobradora de salario mínimo interprofesional (SMI) es el de una mujer de 25 a 55 años que trabaja en el sector servicios con contrato indefinido y vive en Andalucía, Madrid, Comunidad Valenciana o Cataluña, adquirido con un análisis del grupo parlamentario de Sumar a partir de datos del INE.

Según el documento -que se basa en los datos de la encuesta de población activa y la estructura salarial-, la subvención del 5% del salario mínimo ha beneficiado a 1.134 euros en 14 páginas a 2.466.000 trabajadores, y al 14,4% del total de asalariados.

Los principales beneficiarios serán las mujeres, los jóvenes, los trabajadores agrícolas y los trabajadores temporales.

El 64,6% de los que se benefician del sufrimiento de las mujeres y la incidencia del TMG dentro de este grupo es del 19,3% frente al 9,9% de los hombres. En el caso de los jóvenes, el 29% de los trabajadores menores de 25 años tienen salario mínimo y el 18,1% de los trabajadores entre 25 y 34 años.

La incidencia del SMI en la agricultura es del 36,1%, aunque en la industria y toda la construcción los salarios bajos reciben una remuneración mínima debido a la poca presencia de trabajadores diurnos en estas actividades y más.

Los servicios concentran el 84,2% de los trabajadores que cobran el SMI y la incidencia en este sector es del 15,9%. El incremento que experimentará el salario mínimo entre 2018 y 2022 permitirá reducir la brecha salarial entre mujeres y hombres hasta en un 22,5%.

Las mejoras del SMI también están contribuyendo a reducir las diferencias entre los más y menos habituales en el mercado laboral. En 2022 esta diferencia es la más pequeña desde 2007.