“No existe una receta única”

MADRID, 19 de febrero (EUROPA PRESS)-

El catedrático de Psicología y experto en la especialización de la Universidad Europea de Canarias, Jorge Pastor, explicó que la «cocaína rosa» o «tusi» proviene de una sustancia nutricional compuesta, principalmente, de ketamina, cafeína y otros componentes psicoactivos, aunque “su composición puede variar” según lo que se prepare, porque “no existe una receta única” para este medicamento.

Así lo demostró Pastor en una entrevista con Europa Press, para asegurar que gracias a la composición de la “cocaína rosa” podría contener diferentes sustancias, los efectos también podrían ser diversos. «Por ejemplo, si acudimos a la ‘cocaína rosa’ compuesta de ketamina, la persona que la consume tendrá efectos depresivos, que adoran, y que despresurizan el sistema nervioso, provocando sensación de somnolencia», explicó el experto.

En cambio, si este tipo de medicamentos se elaboran con otras sustancias psicoestimulantes diferentes, como la de cafetería, «nos encontraremos con una sobreactivación del sistema nervioso», indicó Pastor, quien añadió que «si tenemos ambas sustancias, sedante y activa , puede tener efectos muy diferentes.

A finales de semana, un joven de 14 años cayó en Getafe por embriaguez tras consumir un café con leche de «Red Bull» que rivalizaba con dos gramos de «cocaína rosa» o «tusi».

En ese momento, el experto aseguró que el “tusi”, combinado con bebidas energéticas, puede generar “aún más estimulación del cuerpo”. “Hay que hay una razón por la que las fuentes de energía, a causa del sol, podrían causar algún tipo de infarto, como si en composición con algún tipo de sustancia pudiera dañarse”, escribió.

COCAÍNA ROSA Y COCAÍNA

Respecto a la comparación entre “cocaína rosa” y cocaína, Jorge Pastor explicó que los dos alimentos “no tienen nada que ver entre sí”, sino que “sólo están en el común del número”.

“La ‘cocaína rosa’ es un compuesto de diferentes nutrientes, durante el cual la cocaína se obtiene principalmente de la planta de coca, que luego se procesa. Además, la cocaína tiene otros efectos, es estimulante, y la «cocaína rosa» puede ser un representante del sistema nervioso», matizó.

Por otro lado, el consumo de “cocaína rosa” es “relativamente nuevo” en España respecto a la cocaína, porque se desarrolló “hace unos 10 o 15 años”.

TIPO DE ADICCIÓN

Respecto a la dependencia que puede provocar el «tisú», el pastor registró que «cualquier fármaco individual, si se presenta por un tiempo prolongado, puede generar dependencia», mientras que «depende de la tolerancia y dependencia de cada persona».

«Quando está consumiendo una droga, que se graba en el núcleo Accumbens, que es la región de nuestro cerebro que se encarga de clasificar las sensaciones que percibimos. Esta “cocaína rosa” sólo se forma para la comida, sino para varias cosas. Por lo que tiene en cuenta que, sólo la cafeína, genera dependencia por sí misma, además de sumar los efectos de la ketamina y otras sustancias, que generan diferentes tipos de sensaciones».

El experto en peritaje de la Universidad Europea de Canarias también manifestó que el consumo de «cocaína rosa» conlleva «diversos» riesgos para la salud. “Podemos encontrarnos con paro cardíaco, hipertensión, problemas de salud, incluso si no consumimos en una gran superficie”, añadió.

«Si los alimentos que consumen estimulantes pueden tener pérdida de salud, vigilia constante, vigilancia y posibles tics», afirmó Pasteur, quien aseguró que el consumo prolongado de este tipo de medicamentos podría generar una «falta de autovaloración, pérdida de relaciones sociales y económicas». pérdida, que es culpable».

CONSUMO DE DROGAS ENTRE LOS JÓVENES

El párroco aseguró que todos los jóvenes son conscientes de su consulta respecto a ayuda para el consumo de medicamentos, aunque el experto en redes sociales, quien «conecta con los demás» y quien «facilita» el acceso a este tipo de alimentos.

«La disponibilidad de medicamentos es mucho más accesible en las redes sociales. Nadie publica en Facebook o Instagram para vender ‘cocaína rosa’, pero ella genera contactos entre unos y otros que pueden comunicarse con ellos», afirmó.

En ese momento se le informó que es necesario que los jóvenes tengan amplia información sobre los medicamentos y los efectos que pueden presentar en el organismo.

«Sobre todo, necesitamos educar sobre el tema de la sintomatología, qué puede tener éxito en el organismo y el impacto que podemos tener. Tenemos una montaña de campañas publicitarias, por ejemplo, con el tabaco, con imágenes en las cajas, y “Al final, el consumo está ahí. Pero con una educación emocional central en el contexto de lo que se necesita, podemos mejorar la situación”, explicó.

Asimismo, el experto aseguró que los jóvenes deben buscar ayuda psicológica cuando «se encuentran en control de la situación», y afirman «que por muchas cosas que se proponían hacer, no lo siguieron».