“O cambiamos la sociedad, o habrá que hacer tratamientos reproductivos más accesibles”

MADRID, 11 de febrero (EUROPA PRESS)-

En 2021 y 2022, las españolas han sido madres durante 32,6 años de medios en España. Además, en última instancia, no sólo observaremos una disminución en el número de nacimientos, sino también un retorno a la edad de la maternidad.

Además, el número de madres jóvenes de 40 años o más ha alcanzado el 27,9 por ciento en los últimos 10 años en España. Ayer, en septiembre de 2023, hubo más nombramientos de madres alcaldesas de 40 años que de mujeres de 25 años.

Esta situación se explica por el cambio sociocultural y económico ocurrido en los últimos años, que se ha traducido en la inestabilidad y la incertidumbre que atraviesan todos los ámbitos de la vida de los jóvenes: lo mismo ocurre con los ingresos de 30 años y su salario. sin subsidio por 2.000 euros mensuales.

“¿Quién tiene un padre estable desde hace 25 o 29 años, un trabajo estable con su edad o una vida a la que acceder?”, dijo la ginecóloga Silvia Iniesta, especialista en reproducción asistida del Hospital Ruber Internacional y jefa de sección. en el Hospital Universitario de La Paz. “O cambiamos la sociedad, o habrá que hacer más accesible todo el tratamiento reproductivo”, dijo Iniesta.

En este sentido, se ha constatado que, normalmente, la educación biológica óptima para concebir no se corresponde con las prioridades vitales y sociales de la mujer. Por tanto, cuando se plantea la maternidad, pueden surgir problemas de infertilidad porque, con el paso de los años, esto producirá una pérdida de reserva ovárica, por oxidación y disminución de la calidad de los ovocitos.

«Todo el que quiera tener un estudio, escalar su negocio antes de registrar un bochorno y mantener la estabilidad económica y un hogar. Lo que no, en estos momentos todo surge y nunca es buen momento para la maternidad. Entonces, a nivel social, estos Son los cambios que hemos hecho, pero a nivel de óvalo el ritmo no es el mismo”, afirmó.

Por ello, la experta recomienda preservar la ovulación, «para que la mujer pueda disponer de las nadas de su reloj biológico». Se trata de hacer una reserva de óvulos, cuando se tiene una cantidad óptima y aún se mantiene una buena calidad.

Este proceso comienza con la estimulación ovárica controlada, cuyo objetivo es aumentar la producción de óvulos de la mujer. Luego, se extraen los óvulos adultos, previa vitrificación, una técnica de congelación ultrarrápida que minimiza el riesgo de daño celular. Los huevos congelados se mantienen a temperaturas extremadamente bajas para su uso futuro.

En este sentido, el médico insistió en la importancia de «conservar la información» sobre la existencia de este procedimiento y, luego, decidió si proponerlo o no. «Es mejor que no lo sepa y que sepa que, si estoy segura, cambio algo», añadió, para decir que es «común» encontrarse con mujeres de 40 años que no conocen este proceso. , o quienes en el pasado preferieron no hacerlo.

“Hoy no podemos permitir que haya una sola mujer de 32 años que no tenga consecuencias claras por la maternidad e información sobre la posibilidad de vitrificación”, dijo Elena Carrillo de Albornoz, directora de la Unidad de Reproducción Asistida de Ruber Internacional.

«Otra razón es que la persona se separa y no tiene los recursos económicos. Por supuesto, menos por las causas de enfermedades médicas, no están cubiertos por el sistema nacional de salud», dijo Carrillo por Albornoz. El precio de este trámite oscila entre los 2.500 euros.

Los especialistas recomiendan realizar este proceso a los 30, 31 o 32 años. En definitiva, durante 35 años. “A partir del día 30 se cambiará la funcionalidad del ovario”, registró.

INCREMENTO DE ALTERACIONES CROMOSMICAS EN LOS ÓVULOS POR LA EDAD

Por su parte, el doctor en biología molecular Yosu Franco, director del Laboratorio y científico de la Unidad de Reproducción Asistida de Ruber Internacional, explicó que, desde hace 38 años, el porcentaje de alteraciones cromosómicas que tiene un óvulo es del 60. por ciento.

«Cuando llegamos a 40, llegamos a 70 para el siglo. Cuando llegamos a 42, llegamos a 85 para el siglo, y cuando llegamos a 43, llegamos a 90-92 años para un siglo», anunció. . .

De cada año, las posibilidades de tener un hijo en casa se sitúan entre el 5 y el 10 por ciento. «No es posible revertir el envejecimiento ovárico. Hay factores climáticos, factores ambientales y factores nutricionales», registró.

INFERTILIDAD EN LOS HOMBRES

Por su parte, Franco también anunció el aumento de los casos de infertilidad entre los hombres. “La calidad del esperma, principalmente, se ha visto mermada por la contaminación ambiental y el estilo de vida. Vivimos en una sociedad donde todo está perdido, hay un gran ser y hay hábitos de vida que para el hombre son como normales, pero no normales”, expresó el experto.

En este sentido, se anunció la “relación directa” entre el cannabis y el uso de la calidad del esperma. Otros factores de riesgo son beber mucho café o trabajar durante el día y trabajar con sustancias tóxicas y sin protección. “Por ejemplo, las personas que reconocen la basura, que son jóvenes, no usan mascarilla, y están completamente libres de la rata volátil de la basura”, advirtió.

Otro gesto muy común, como colocar el portátil alrededor de piedras, también afecta a la fertilidad. «Si es un día, no hay problema, pero si cada día son cuatro horas, tu temperatura testicular no es inferior a 37 grados, por eso es el testículo, sino es el origen de los testículos. 37. Esto afecta la espermatogénesis. es decir que alrededor de los tres meses en realidad se forman nuevos espermatozoides”, argumentó.

Por ello, hemos asegurado que, de cada 10 donantes de semen que acuden a los bancos de semen, «sólo están con 2, porque los 8 restantes donde tienen una concentración baja, o no tienen suficiente movilidad, o tienen altísima fragmentación, y ese es el estilo de vida que prefiero», afirmó.