julio 20, 2024

Presión, violencia y ganancias económicas: las dificultades de la prensa para informar sobre Ucrania | Internacional

Presión, violencia y ganancias económicas: las dificultades de la prensa para informar sobre Ucrania |  Internacional

El 24 de febrero de 2022 medios de comunicación de todo el mundo dieron la noticia de que Rusia lanzó sus tropas y tanques en Ucrania. “Putin lanzó un ataque masivo contra Ucrania. El conflicto más grave de Europa alarmó al mundo hace 80 años”, tituló EL PAÍS del día siguiente. Hace dos años que la guerra se intensificó copiando los puertos de la época con información sobre la crudeza de este conflicto. A nombre de Efemérides, Reporteros Sin Fronteras (RSF) denunció que los periodistas estuvieron “en el punto de mira” de la expulsión rusa desde el inicio de la invasión y, según nuestros datos, cien años de comunicadores fueron atacados por bombarderos. o en fuego cruzado en los últimos años y 11 años después. “Los medios de comunicación son víctimas directas de la invasión rusa de Ucrania. RSF exige que los autores de los crímenes se opongan al avance de la justicia por parte de Sean”, instó a la organización.

El primer ataque documentado en la prensa tuvo lugar el 26 de febrero de 2022, apenas dos días después de iniciada la invasión. Los periódicos daneses Stefan Weichert y Emil Filtenborg se reunieron en la localidad de Ojtirka, en el norte de Ucrania, para informar sobre un ataque ruso a una guardería, en el que murieron un niño y otras personas. Allí, un hombre vestido de civil, se dispersó con un rifle de caza cuando se encontraba en su vehículo marcado con la palabrería “prensa”. Nos quedamos con la pelota en la mano, pero mi compañero recibió la parte pequeña y fue impactado por la piedra y la cuchilla.

“Habia sangre por todos los lados. La sensación que vi en mi auto y pensé que faltaba en mi cabeza, pero fue por los tres videoclips incrustados en mi marco”, dijo Weichert por teléfono. “Conducir muy rápido como forma de perderse de vista [del tirador] para poder ayudar a Emil, que tiene los pantalones empapados de sangre”, recordemos. El cargador se detuvo unos minutos después de perder de vista al atacante y fue rescatado junto con su acompañante del ejército ucraniano. “No tengo idea ni idea si está tratando con un ucraniano o un ruso”, apunta.

El periódico danés Stefan Weichert, al cubrir la guerra de Ucrania, tiene una imagen única.Oficina de Prensa de la Brigada 72 de Ucrania

Desde entonces, los ataques se han sucedido en otro día del centenario, según informa RSF. La organización, además, enumeró a 11 comunicadores «locales y extranjeros» caídos durante la guerra en el ejercicio de su profesión, dato que fue elevado al 17 Comité de Protección de Publicaciones Periódicas. La Unesco informó que los periodistas de Ucrania -entre aquellos con más de 15.000 trabajadores acreditados para medios internacionales, entre ellos de PAÍS- estaban «operando bajo una presión considerable, provocando violencia física, trauma psicológico e inestabilidad económica».

Según la opinión de Guillaume Briquet, fotógrafo del periódico, le sorprende la guerra en Ucrania porque un asesinato nacional, en este caso se refiere al ruso, ataca a los periódicos de «una forma muy directa y cruda». “Sé que en la guerra hay acciones sucias, pero nunca he visto a nadie más. Cuando actúo, no puedo crearlo», dice. Briquet fue heredado por un comandante ruso en marzo de 2022 en la segura ciudad de Mikolaiv. Conducía a un hombre ciego cuando los disparos lo alcanzaron y se vio obligado a frenar. Un grupo de militares, cuya foto se identifica como rusa, se enfrentó y dejó su pasaporte, 3.000 euros en vigor y el ordenador portátil antes de abandonarlo.

Conéctate a EL PAÍS para seguir todas las novedades y leer sin límites.

Inscribirse

Los periodistas están protegidos por el derecho internacional con el mismo estatus que los civiles, porque los ataques deliberados contra estos profesionales durante un conflicto armado pueden constituir un crimen de guerra. RSF ha presentado algunas denuncias ante el Tribunal Penal Internacional de La Haya por crímenes de guerra cometidos por los rusos contra publicaciones periódicas ucranianas. Hoy es la última vez que ocurrió lo pasado, tras la muerte del francés Arman Soldin, de la Agence France Presse, y del comunicador ucraniano Bohdan Bitik, colaborador del periódico italiano. La republica.

María Senovilla, periodista española que se prepara para la guerra a partir de julio de 2022, asegura que “la posibilidad” de un ataque “es muy real”. “Además hoy las sirenas antiaéreas no suenan, y en Kramatorsk llevan varios días bombardeados cerca de mi casa”, escribió en el mensaje de texto. Sin embargo, dice que «las víctimas son los humanos de aquellos que son invasores y que han insistido en tener sus hogares por millones».

Libertad de prensa

La ley marcial, impuesta por el presidente ucraniano Volodimir Zelensky, convirtió la información en una “cuestión de seguridad nacional”. Varios círculos locales denuncian que cada día hay menos voces críticas contra el gobierno. El ejemplo más reciente son los medios de investigación. Bihaus.Info, que informó a principios de estos meses que el Servicio de Seguridad de Ucrania vigilaba los modos ilegales de sus periódicos y publicó un vídeo de ellos en una fiesta privada en el que consumían drogas con fin de prestigio. Radio Europa Libre / Radio Liberté interrogado en noviembre sobre la restricción impuesta a los periodistas para acceder al Parlamento. La única forma de acceder es el canal público Rada TV, que retransmite las sesiones desde hace horas, incluso por motivos de seguridad.

Dos manifestantes apoyaron un cartel en memoria de los periodistas fallecidos durante la invasión rusa de Ucrania en Cracovia (Polonia), en mayo de 2022.
Dos manifestantes apoyaron un cartel en memoria de los periodistas fallecidos durante la invasión rusa de Ucrania en Cracovia (Polonia), en mayo de 2022.Richard Wright (Imágenes SOPA/LightRocket vía Gett)

Los profesionales consultados en este periódico confirmaron que no podían censurar fuertemente a Ucrania, pero admiten que cuentan con monitores exhaustivos con el argumento de la seguridad, también para acceder al frente de batalla. Senovilla señala que estos procesos “han perdido mucho tiempo”. “Podemos llamar burocracia, pero no censura”, indica. En la misma línea, Stefan Weichert, que retrocedió en Ucrania tras su recuperación en Dinamarca, no se presentó como víctima de la censura, pero percibió menos restricciones para sus colegas ucranianos. “La ley marcial llega a ser un inconveniente”, recordamos.

Desde el inicio de la guerra, sus principales canales de televisión «cuatro privados y dos públicos» transmiten el mismo mensaje informativo las 24 horas del día. Si bien un principio fue reconocido como una medida necesaria para contrarrestar la ola de desinformación rusa, ahora ha sido convertido a otros puntos del debate sobre la libertad de prensa. Organizaciones de medios especializados, entre ellos RSF, Denuncia que el programa “es demasiado indulgente con el Gobierno” sí, este es un escenario razonable para la autocensura. Un hecho que se reduce a la desconexión del cable de tres canales de la oposición, que ahora limita la información del transmisión en línea.

La libertad de representación es uno de los “valores fundamentales comunes” de los estados miembros de la Unión Europea, lo que bloquea a quienes aspiran a unirse a Ucrania a partir de junio de 2022.

Sigue todas las noticias internacionales en FacebookXfrecuentemente Nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_