“Quieren borrar nuestra historia para reemplazarla por otra”

Es importante insistir en un problema importante que vivimos con el patrimonio y la historia de nuestro distrito, que nadie ve o si lo ve se hace el tonto o es complaciente del régimen que gobierna. Ahora es necesario que vean lo que pasa en Lomas de Zamora.

Primero la situación en que se encuentran los edificios históricos, están abandonados a su suerte a la espera de la solución final de las autoridades que se caigan o mandados a demoler, sin saber cuáles son las causas de tal decisión, situación que amenaza a lo poco que se preserva. En estos últimos meses hizo su presentación un nuevo convenio entre propietarios y la municipalidad para restaurar un edificio, no declarado de valor histórico, esto nos hace que quien financia esa puesta en valor y no hace las mismas tratativas para restaurar piezas arquitectónicas importantes con la Capilla del Hospital Español, sin uso, cerrada, en ruinas. Continuamos con el abandono del Palacio Sansinena, expropiado en 1982 por la Provincia de Buenos Aires cuyo pedido de restauración fue de los vecinos.

Capilla del Hospital Español, sin uso, cerrada, en ruinas. Foto: Clarín

Igual situación se produjo en el caso del Castillo de Banfield, denominación que le dan los vecinos y la política, en este caso por interés político, parece que el proyecto avanza. Esta sería una de las promesas que se concretaría para el Centro Cultural y Plaza Pública (ambos necesarios para los vecinos ), pero en realidad sería destinado a nuevo centro partidario. No digan que no pueden, porque cuando quieren pueden. Hace 7 años se sancionó la ordenanza municipal 16087/ 2016, que protegió unos 70 edificios y ahora ya se demolieron dos inmuebles sin explicación alguna. Eso nos mantiene en alerta.

El Palacio Sansinena tiene más de 130 años y fue escenario de grandes acontecimientos históricos.El Palacio Sansinena tiene más de 130 años y fue escenario de grandes acontecimientos históricos.

Es importante hacer mención que aun existe una Comisión de Patrimonio, residuo del Programa Municipal de Preservación del Patrimonio Arquitectónico Paisajístico, que “trabaja”, que es el idóneo en responder por esta situación y corregir la normativa para que no ocurran más demoliciones. Esto nos debe interesar a todos los vecinos, sin miedo de reclamar. No me digan que no pueden, pues meten las narices en todo. Eso sí, no hacen nada.

También está la Reserva Natural provincial de Santa Catalina, un sitio de valor histórico y ambiental que hace 12 años espera ser reglamentada para su preservación y para así abrir este espacio a los vecinos como en antaño. Como se puede ver, Lomas de Zamora tiene mucha historia que hoy no se defiende como corresponde y se puede perder debido a la acción de manos oscuras y especulativas. Parece que para los vecinos este predio no les sirve, pues no se movilizan para que sea de una vez por todas Reserva Natural Provincial de Santa Catalina, siempre fue un espacio educativo desde hace muchos años y ahora es privado, antes abierto y hoy cerrado.

La casa original de Julio Cortázar de Rodríguez Peña 585, en Banfield
La casa original de Julio Cortázar de Rodríguez Peña 585, en Banfield

En este caso descubren la pólvora y justo antes de las PASO prometieron la expropiación del predio aduciendo que en este tiempo no se logró que los propietarios de áreas en el sectores de la reserva no se avienen al considerar que su propiedad mantenga el verde propio de esta. La inteligencia les brotó muy tarde, ¿no les parece? No digan que no pueden hacer nada, ya lo prometieron. Pero esto sigue.

Hablamos desde el principio de nuestro Patrimonio Histórico Arquitectónico y después agregamos el Natural. En este distrito no tenido en cuenta aún sabiendo cuál es la situación del cambio climático, que ya lo estamos sufriendo. Cumplan con los convenios que firman. La última tiene que ver con nuestra historia, la escrita, en esta vemos el interés manifiesto en borrar la historia para reemplazarla por otra historia, un ejercicio que se practica desde hace un tiempo.

Les ejemplifico los casos: desmantelamiento de los monumentos de la Plaza Comandante Espora, con pérdidas en los monumentos y con la autorización municipal de una intervención pictórica; seguimos con la plaza principal de Banfield, que ya cumplió 150 años y en ese espacio se demolió un monumento recordatorio a los Caídos en Malvinas, se destruyó, abandonó o perdió con total impunidad y manifiesta irresponsabilidad los objetos junto con el busto a nuestro máximo héroe naval Almirante Guillermo Brown. Pero para qué todas estas acciones, sólo para construir un espacio temático para los jugadores del Club Atlético Banfield, que podían haber construido en otro sitio, terminando esto con el cambio de nombre de este espacio público como Plaza del Campeón, un nombre de más de 90 años de antigüedad.

Esto llamó la atención y mereció una aclaración que salió por ordenanza municipal, pero esto no se reconoce, es un capricho que lo vemos plasmado en los carteles y en la señalización.

Como podemos ver, es importante que pongamos los ojos sin miedo en la defensa del patrimonio y la defensa de nuestra historia, y no permitir que la cambien, es otra manía del poder político, siempre a favor de la continuidad de su poder. Los que conocemos nuestra historia no toleramos más estas burlas que se cometen por ignorancia e ideología barata. Lo dramático de esto es que la comunidad toda no reclame lo que sucede en nuestro distrito.

Luis C. Letizia / ARQUITECTO, INVESTIGADOR, DIVULGADOR Y DIBUJANTE / luiscletizia@gmail.com

La identidad edilicia como huella digital

Lomas de Zamora es el municipio del Conurbano con más bienes históricos protegidos a nivel nacional. “Conviven allí construcciones que resaltan todas las tendencias arquitectónicas: inglesas, españolas, alemanas. Todo eso se debe preservar para que el negocio inmobiliario no destruya la identidad. A fines del 50 y 60, el arquitecto Alberto S. J. De Paula se dedicó a la fotografiar la ciudad y sus edificios, porque sabía que se demolerían importantes residencias que se destacaban por su valor arquitectónico y paisajístico. Todo esto desapareció cuando el concepto de conservación del patrimonio, no estaba difundido”, afirma el lector Letizia.

Lomas aún conserva el Cine Teatro Español, que cumplió el 29 de junio pasado 118 años, catalogado como monumento histórico mediante la Ordenanza Nº 16.087; cuenta con 700 butacas y aún se puede observar en la sala el proyector original. La Ordenanza 10.743/04 establece como patrimonio “a aquellos bienes que por su significación intrínseca y convencionalmente atribuibles se consideren de importancia para el conocimiento del pasado y para el desarrollo cultural de la comunidad”.

Pero en Lomas advierten sobre la destrucción de otro patrimonio histórico y arquitectónico. En junio comenzaron a derrumbar la histórica casa “La Beatriz”. Denuncian que no se respetan las normas de conservación de edificios de alto valor patrimonial. Se trata de una histórica quinta, que a la vez fue uno de los centros destacados de lucha contra la poliomielitis en la epidemia de 1956, comenzó a ser desguazada, pese a que una ordenanza municipal protegía su conservación.

La casa que fuera de Cortázar desde sus 4 hasta sus 17 años, en Rodríguez Peña 585, en Banfield, es otra de las víctimas de la destrucción. Desde el 2004 está señalada por una plaqueta en su homenaje. “Banfield fue mi reino, un paraíso en el que yo era Adán”, decía el autor del cuento Casa tomada del libro “Bestiario”.

Así como atesoramos nuestro patrimonio cultural en los libros, debiera resguardarse el patrimonio arquitectónico como huella digital de nuestro pasado. Es que la ignorancia de la dirigencia política, el accionar y el acecho económico de grandes inversores inmobiliarios y la falta de interés del Estado municipal, son las principales causas de la pérdida de los patrimonios históricos de Lomas de Zamora, y de muchos otros que hoy están en la mira.