El Ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, David Cameron, se cruzó directamente con su homólogo ruso, Sergei Lavrov, en la reunión del G20 y acusó a Rusia de oponerse al líder de la oposición Alexei Navalvy. “Tendrá que pagar por ello”, advirtió.

el episodio sucedió durante la reunión de jefes de diplomacia de los países del G20, que tendrá lugar en Río de Janeiro.

Durante el discurso de Cameron, Lavrov evitó el contacto visual con el británico y rastreó su teléfono móvil.