Prueba: ¿Tienes alma de perro de chato?