julio 15, 2024

Todas las razones por las que llevar a tus hijos andando al cole y no en coche

Todas las razones por las que llevar a tus hijos andando al cole y no en coche

    MADRID, 6 Sep. (EDIZIONES) –

   Está demostrado que el ir caminando o en bicicleta al colegio tiene muchos beneficios para salud de los niños. Según datos de la Asociación Española de Pediatría (AEP), los menores que así lo hacen tienen niveles diarios más altos de actividad física, así como una mejor condición cardiovascular que los que no viajan activamente a la escuela.

   «Caminar al colegio aumenta en un 23% y en un 36% los niveles de actividad física diaria de mayor intensidad en niños y adolescentes respectivamente. Además, aumenta el tono muscular y contribuye a mejorar la estabilidad de la marcha de los niños, y se asocia con una mejora de su composición corporal, aptitud física y cardiorrespiratoria», insisten los pediatras.

   En una entrevista con Infosalus el pediatra en el Hospital General de Valencia Julio Álvarez Pitti, coordinador también del Comité de Promoción de la Salud de la AEP, insiste en que los menores que se desplazan por estas vías al colegio se aseguran parte de la actividad física necesaria a lo largo del día de la que precisan los menores que, según la OMS, al menos debe constar de una hora de actividad moderada-intensa: «De forma que si vive a 15 minutos del colegio, si va a una marcha ligera, se cubriría parte de las necesidades de actividad física de los menores, casi la mitad».

   Por otro lado, la AEP indica que la realización de actividad física de camino al colegio ayuda a reducir la prevalencia de obesidad en niños, y la de otros factores de riesgo cardiovascular, como puede ser la hipertensión arterial y la resistencia insulínica.

AUMENTA SU AUTONOMÍA Y MOTIVACIÓN

   Este experto sostiene a su vez que el ir andando al colegio ayuda a incrementar la autonomía de los menores, así como a desarrollar una serie de habilidades como la conciencia del entorno para evitar peligros, el saber orientarse, conocer por dónde van, a la par que dice que aumenta su autoestima y motivación.

   Desde la AEP indican que la actividad física de camino al colegio igualmente puede ser influyente en la plasticidad y flexibilidad cerebral de los pequeños, ya que en el largo plazo favorece el riego sanguíneo cerebral, así como la creación de nuevas conexiones neuronales, la transmisión neuronal en el hipocampo y la expresión de genes relacionados con factores de crecimiento nervioso.

MENOS CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA

   Aparte de que aumenta la conciencia del medio ambiente si los menores van andando al colegio, según prosigue el doctor Álvarez, ya que cuantos menos coches alrededor circulando, menor contaminación habrá en el entorno; «un aspecto que redundará en la salud de todos».

   «Si vas en bici o andando eres consciente del paso de las estaciones y del alrededor; a la vez que favoreces la sociabilidad de los menores porque se suele compartir camino con otros compañeros de colegio o personas«, subraya este pediatra.

   Asimismo, destaca que esta actividad física les activa de forma que cuando empiezan las clases los que van en coche están adormilados, mientras que estos no, de forma que están más preparados para recibir conocimientos y poderlos transmitirlos.

PRECAUCIONES CON LA BICI

   Ahora bien, el doctor Álvarez subraya que para que los menores vayan en bici o en patinete no eléctrico es importante que sean conocedores de las normas de seguridad de las calzadas, siempre circulen con casco, por el carril bici, y «el niño tiene que saber muy bien montar en bici, desplazarse por la ciudad».

   «La actividad física que se hace en bici no es equiparable a que la que se hace andando rápido, donde sí se hace más ejercicio físico. En una ciudad en llano la energía e impacto de la bici es menor que ir andando rápido. En patinete, si no es eléctrico, el efecto es similar a la bici», apostilla este pediatra.