una movida para contar con interpretes fieles

De los 137 purpurados en condiciones de voto, 99 fueron creados por el actual pontífice, o sea, el 72%. y 29 de ellos por Benedicto XVI y 9 por Juan Pablo II.

Después de más de una década de pontificado en que no había llevado argentinos al Vaticano ni creado casi ningún cardenal de su patria, el papa Francisco llegó a tener muy en cuenta a la Iglesia argentina ya proyectar su legado en el catolicismo criollo más allá de su paso por este mundo. Hace una semana apareció con el nombramiento del arzobispo de La Plata, Víctor Manuel Fernández –en buena medida su mente teológica- al frente de uno de los ministerios más importantes de la Curia Romana.

Este domingo anunció que creará cardenales a muy compatriotas: el propio Fernández; el arzobispo de Córdoba, Ángel Rossi, y el frágil capuchino Luis Pascual Dri.

Fernández, de unos 61 años, y Rossi, de 64, se suman al cardenal Mario Poli, de 75, como argentinos purpurados en condiciones de votar para la elección de un pontífice dado que los tres tienen menos de 80 años, la edad límite para sufragar. A cuarto, el cardenal Leonardo Sandri, llegará a esa edad en noviembre.

En cuanto al padre Dri, que fue uno de los principales confesores de Jorge Bergoglio y hoy vive en el santuario porteño de Nuestra Señora de Pompeya, se trata de un cardenalato honorífico porque tiene 96 años es el caso de los que ostentan actualmente en Paraná Estanislao Karlic, de 97 años, y en Tucumán Luis Villalba, 89.


El Papa anunció que creará cardenales a tres compatriotas: el propio Fernández; el arzobispo de Córdoba, Ángel Rossi, y el frágil capuchino Luis Pascual Dri. Foto AP

El avance de los jóvenes

Con la salvación de que un futuro papa podrá reemplazar a Fernandez de su flamante cargo de prefecto de la congregación para la Doctrina de la Fe, el dato más significativo es que con él y Rossi, más el designado arzobispo de Buenos Aires y seguro cardenal en algún momento, Jorge García Cuerva, 55 años, Francisco contará con un nivel mundial y nacional con los intérpretes en lugares clave por mucho tiempo.

En rigor, vives sorprendiendo encumbrando a prelados jovenes that syntonizan con su profile como acaba de ocurrir con José Cobo, de 57 años, que pasó de ser obispo auxiliar a arzobispo de la arquidiócesis de Madrid.

Habrá que ver hasta donde se proyecte en el colegio de cardenales la impronta de Francisco, caracterizada por la promoción de una Iglesia más abierta -por ejemplo, hacia los divorciados en nueva unión y los gays-, austera y especialmente preocupada por los pobres.

De los 137 purpurados en condiciones de votar –sumando los nuevos 21- 99 fueron creados por papá real, o mar, el 72%; 29 de Benedicto XVI y 9 de Juan Pablo II. Además, hay que considerar que se convirtió en más colegio internacional con purpurados de regiones periféricas en detrimento de la fuerte presencia que tuvo Europa.

El caso de Fernández es especialmente relevante non sólo por el cargo que ocupará, sino porque es un teólogo claramente progresista. Entre sus inmediatos antecesores se cuenta el cardenal alemán Gerard Müller, un severo crítico de Francisco que, por caso, se opuso a que los católicos divorciados en nueva unión pueden comulgar bajo ciertas condiciones.

El hasta ahora arzobispo de La Plata, del argentino Víctor Manuel Fernández.  Foto EFE
El hasta ahora arzobispo de La Plata, del argentino Víctor Manuel Fernández. Foto EFE

resistencias

elección de Fernández provocó la resistencia inmediata de los sectores más conservadores. Pero este no se amilana. Llegó ha decidido a finales de semana que «no estaría mal repensar» la prohibición de la bendición a las parejas de homosexuales.

En cuanto a la Iglesia en la Argentina la expectativa papal parece no ser sólo que Rossi y García Cuerva sean fieles a su línea religiosa, sino también que lleven a la institución a tener a más activo Papel en la vida pública promoviendo el diálogo y la búsqueda de consensos.

Y si bien la preocupación por los pobres será central, debemos desactivar todo foco de ideologización o partidización, tarea que seguramente no resultará fácil. Por lo pronto, tendrán que contribuir a la creación de un mejor clima político postelectoral ante la proyectada visita de Francisco al país el año que viene.

PA

Mira también